El Ubrique CF cayó derrotado por 0-2 en su choque de la 22ª jornada que le enfrentaba al Chipiona CF. El cuadro serrano pudo aguantar 50 minutos a un rival que suma 11 victorias en los últimos 12 enfrentamientos, las últimas ocho de manera consecutiva. Fue el tiempo que estuvieron once contra once, incluida una primera mitad muy seria de los locales en la que incluso tuvieron alguna oportunidad de ponerse por delante en el marcador. Sin embargo, la expulsión de Juan Carlos Montedeoca al inicio del a segunda mitad terminó por desequilibrar el choque y se antojó decisiva. Entre otras cuestiones porque el rival, el Chipiona CF tiene muy claro a lo que juega y con un equipo muy equilibrado en todas sus parcelas logró materializar y plasmar en el resultado esa superioridad numérica. Primero con un tanto de José Antonio Mochón, pocos minutos después de la tarjeta roja. Y posteriormente, y tras alguna ocasión del Ubrique que trató de resarcirse, aunque sin fortuna de cara a gol, sería David Lorenzo en el 77 quien asestaría el segundo y definitivo golpe a los de Miguel Domínguez y Darío Lima.

Sobre el encuentro hemos hablado con Aníbal Rodríguez, quien ha reconocido que en los últimos partidos les están condenando ciertos errores puntuales y acciones que, casi siempre, ocurren en minutos importantes de partido como el inicio y los finales de cada parte. “Lo vivo en primera persona y hay cosas que no nos explicamos”, señalaba el centrocampista, que sostiene que “no he visto ningún equipo que haya sido totalmente superior a nosotros. Hay algunos que juegan bien pero a los que si le igualamos la intensidad, somos capaces de plantarle cara”. Como aspecto positivo, resaltaba la capacidad de reacción tras la expulsión y lamentaba alguna ocasión errada como un mano a mano de Montero. Asimismo, no dejaba de reconocer el mérito del Chipiona, “un equipo de nivel, hecho para ascender como nos dejaron claro en la primera vuelta. Tienen jugadores jóvenes pero la columna vertebral lleva muchos años enfrentándose a nosotros”.

Aníbal cree que el gol siempre es importante, tanto si juegas bien como si juegas mal porque es lo que te da los triunfos, pero confía en que la pelota vuelva a entrar y se muestra optimista de cara al futuro, con unos jóvenes que están entrando muy bien en la dinámica del equipo y que garantizan “un muy buen equipo a largo plazo”. Los ubriqueños quedan novenos en la clasificación con 28 puntos, uno más que Olvera, Tarifa y Chiclana Industrial, y seis más que San José Atlético y Juventud Sanluqueña que, con 22, están en puestos de descenso.

Al margen del primer equipo, esta temporada es la del debut en los banquillos para Aníbal Rodríguez, que está al frente del equipo Benjamín B de 4ª Andaluza. “La gente que me conoce sabe que soy un hombre de fútbol y quería probar. Se me presentó la oportunidad y es una alegría enseñarles valores deportivos y educativos. Es algo que me ha despertado algo nuevo ahí dentro y me va a dar vida”. En su primera experiencia, y con la ayuda de Luis Aguilar, ha constatado lo complicado de dirigir y coordinar un grupo de quince niños a los que intenta inculcarles la importancia de la humildad, el compañerismo y el respeto al rival. Sobre lo futbolístico, ha explicado que es “impresionante la satisfacción al ver la evolución” de niños que comenzaron la temporada sin haber jugado nunca al fútbol y que ya son capaces de hacer diferentes golpeos de balón.