En el año 2006 un pequeño grupo de amigos de Ubrique que veraneaban en Benalmádena se acercaron a un campo de golf para conocer un poco cómo era este deporte y practicar en la medida de sus posibilidades. Dieciséis años después, el Ubrique Club de Golf se ha convertido en el club de referencia de la Sierra de Cádiz y cuenta con casi un centenar de socios que compiten de manera regular en los diversos torneos que se organizan por toda la geografía española. A pesar de no contar con un campo de golf en la localidad, a lo largo del año también suelen organizar campeonatos que se celebran en campos cercanos como pueden ser los de Arcos o Montecastillo.

El vicepresidente del Ubrique Club de Golf, Sebastián Zapata, ha recordado que “el club nació en Benalmádena, en donde estábamos cuatro personas de Ubrique de vacaciones. Estando allí aburridos sin hacer nada en la playa fuimos al campo de golf para ver cómo era, nos metimos a practicar allí con un profesor y de ahí empezamos a organizar el equipo”. En esta línea, ha contado que “todos éramos futbolistas retirados, nos gustó y empezamos a dar clase y a aprender. […] Dicen que cuando pruebas el golf sigues para adelante y no te retiras”. En los inicios, estos pioneros iban a practicar a la zona del pantano de los Hurones o a las pistas de atletismo, hasta que obtuvieron la licencia en un curso de tres mases en Rota. Actualmente los socios del Ubrique Club de Golf son abonados de campo en Arcos Garden, en el que pagan una cuota al año para poder jugar todas las veces que le apetezcan. Con anterioridad también lo fueron en Montecastillo, en Jerez, o en El Puerto de Santa María. Hoy en día cuentan con 96 socios en sus filas, de los que 15 de ellos son ubriqueños. El resto, son jugadores de Arcos, Sevilla, Jerez, Cádiz o El Puerto y algunos extranjeros afincados en estos lugares. Sebastián Zapata ha señalado que “al hacer los campeonatos la gente se ha apuntado, han visto que somos gente sana con mucho cachondeo, que vamos a disfrutar y se han apuntado a nuestro club”.

Por su parte, el presidente del Ubrique Club de Golf, Roque Bazán, ha afirmado que “cada uno a su nivel, tenemos gente que va compitiendo en muchos campeonatos y nos trasladamos semanalmente”. De esta manera ha manifestado que buena parte de ellos pueden llegar a participar en una veintena de torneos al año. Desde su punto de vista, “es un deporte muy ingrato ya que, cuando empiezas, darle a la bolita y que vaya más o menos donde tú quieras es bastante difícil”. No obstante, “es cierto que cuando empiezas el golf te lo da todo porque es un deporte en el que vas andando en la naturaleza, puedes ir charlando con los amigos y conoces mucha gente”. Actualmente, Roque Bazán es el jugador con mejor hándicap (8) del club, habiendo sido destacado por sus resultados este último año. Entre ellos, y a modo de ejemplo, ha contado que este pasado año participó en el Torneo Circuito de Golf Avoris, una competición que contó con un calendario anual y hasta 9 sedes repartidas por toda España, en la que llegaron a participar hasta 10.500 personas. El golfista ubriqueño consiguió la victoria en el torneo que se disputó en Salamanca, logrando clasificarse de esta manera para jugar el Match Final que tuvo lugar en Riviera Maya mexicana y al que también accedieron otros 17 jugadores que consiguieron su pase en las restantes sedes. Allí, se enfrentaron 2 equipos que representaron al Norte y Sur de España, resultando finalmente vencedor el conjunto del que formó parte el golfista ubriqueño.

El Ubrique Club de Golf es un colectivo abierto a la incorporación de nuevos socios y facilita el acercamiento al golf de toda aquella persona interesada en este deporte, de manera que cuentan con un profesor en Arcos a través del cual se puede realizar el curso de iniciación y la obtención de la licencia. Además, en la actualidad el club organiza dos torneos al año, el Torneo Barada, en el mes de marzo, y el Memorial Juan Luis Mateos, en julio. Para el presidente del club ubriqueño, las cualidades que hay que tener para jugar al golf son “tener la cabeza fría y mucha paciencia. […] El golf es mucho pensar y tranquilidad. Es un deporte duro porque implica mucho mecanismo del cuerpo, que tiene que ir muy centrado desde los pies hasta los hombros”. “La competición es muy bonita, muy sana porque normalmente tú no juegas contra nadie, tú juegas contra el campo”, ha añadido.

Etiquetado en: