El Ubrique UD consuma su descenso a la Segunda Andaluza

La peor noticia posible se hizo oficial ayer domingo y no hubo que esperar a que le Ubrique UD jugara su partido ante el Algeciras B, ya que la victoria por la mañana del Puerto Real ante el Tesorillo mandaba matemáticamente al equipo ubriqueño a la Segunda Andaluza. Fue la crónica de un descenso anunciado, ya que el Ubrique UD se agarraba a una mínima posibilidad en la que tenía que ganar todos los partidos que restan y todos sus rivales tenían que perder, algo que no durado ni un fin de semana. Aun así, el equipo de Miguel Domínguez saltó al terreno de juego con la intención de competir y de brindarle una victoria a su afición, algo que no pudo ser, aunque al menos pescó un punto en el último suspiro del choque al gracias a un gol de penalti que sirvió para poner el definitivo 2 – 2.

Los ubriqueños salieron con ritmo, presionando arriba e intentando poner en problemas a su rival en la salida del balón. El en minuto 7, Paco combinó a la izquierda para la incorporación de Montero que la puso en el corazón del área donde Peluca, viniendo desde atrás, empujó a la red y puso el 1 – 0. Los ubriqueños controlaban la situación y no pasaban muchos apuros ante un Algeciras que no terminaba de carburar. Un par de acercamientos al área algecireñas fue lo más reseñable hasta que llegó el fatídico minuto 35. Al igual que en partidos anteriores, tras una media hora más que aceptable, el equipo dio la impresión de perder la concentración en un momento en el que el rival aprovechó para darle la vuelta al marcador en apenas tres minutos y en dos jugadas muy parecidas, con centro desde la banda y remate en el área chica de Armenteros en el 1 – 1, y de Iván Chacón en el 1 – 2. Poco más ofreció el Algeciras B en este primer período, pero lo suficiente para irse con ventaja.

La segunda parte no dejó mucho más. El peligro de los ubriqueños llegaba por la izquierda con las internadas de Montero, que nunca dejó de intentarlo, aunque sin que se crearan ocasiones claras hasta que, ya en el descuento, la colegiada sancionó como penalti unas manos en el área algecireñas. Paco fue el encargado de transformar la pena máxima, pero ya no hubo tiempo para más.

El entrenador del Ubrique UD, Miguel Domínguez, ha insistido hoy en que el partido de ayer fue un fiel reflejo de lo que ha sido toda la temporada y se ha lamentado de que nuevamente “con 3 minutos en los que desconectamos un poquito lo pagamos con dos goles”. Buscando lo positivo, ha destacado que “ayer terminamos con 4 jugadores del B, que lo hicieron bastante bien y son las cosas buenas con las que tenemos que quedarnos, viendo que lo que viene por detrás puede ayudar bastante para la próxima temporada”. Domínguez manifestado que “ha sido un periplo de tres años en esta Primera Andaluza en el que hemos llegado a metas más grandes, pero en este último año no ha podido ser y consumamos el descenso”. En este sentido ha reconocido que “una vez que hemos estado ahí abajo nos ha sido bastante difícil conseguir victorias, siendo superiores en la mayoría de los partidos, pero no nos ha dado”. Desde su punto de vista, esta temporada hubo un punto de inflexión: “Los dos partidos aquí contra Guadiaro y San Bernardo nos hundieron del todo, sobre todo mentalmente, porque veníamos de una buena racha y a partir de ahí entramos en una dinámica donde no conseguíamos ganar”. A eso hay que unir el inicio de la fase de descenso, sobre todo los partidos ante Tesorillo y Algeciras, en los que a pesar de jugar bien y ser superior a sus rivales no fue capaz de ganar. En su opinión, “creo que ha sido el agotamiento de todos los años con casi la misma plantilla. Este año las cosas se nos torció y no hemos sabido enderezarla”. “Los tres partidos que nos quedan vamos a ir a competir. Está claro que el escudo hay que honrarlo y hay que terminar de la mejor manera. No nos podemos dejar ir y hay que darlo todo, despedirnos de esta Primera Andaluza con la cabeza alta”, ha añadido. Por último, el entrenador del Ubrique UD ha dicho que “ahora es el momento de reflexionar y sentarnos” y ha aclarado que “llevamos un tiempo trabajando con miras al año que viene y está claro que hay cosas que cambiar. Hay que mirar qué cambios hay que dar”.

Por su parte, el jugador ubriqueño Dani Gago se lamentaba tras el partido de que una vez más, con muy poco les habían hecho mucho daño: “Es la tónica de todo el año, siempre necesitamos un mundo para meter goles y los demás equipos, en 5 minutos buenos que tengan, siempre nos meten dos o tres goles y ahí ya se acaba el partido porque después es muy difícil remar a contra corriente”. Para Gago, “el partido ha estado igualado. Ellos han tenido dos ocasiones y nosotros hemos tenido más, pero tampoco han sido demasiado claras para habernos llevado más renta”. El centrocampista del Ubrique UD se quejó de la actuación arbitral, que terminó desquiciando a ambos conjuntos: “Si tiene que sacar amarilla a quien sea, que la saque. Lo que no puede permitir es que estemos todo el partido peleando. Echa al que tengas que echar y los que quieran jugar que jueguen. No podemos estar 20 minutos de la segunda parte sin jugar para que después añada 5 minutos”. Por último, ha explicado que hay que “intentar en el próximo partido de despedida aquí en el Barbadillo darle una alegría a la afición y a esperarlos para el año que viene”.

El entrenador del Algeciras B, Miguel Tonda, confesó que “nos vamos rotos porque al fin y al cabo nosotros estamos en la pelea y pendemos de un hilo porque todos los equipos están muy cercanos. Es difícil sacar puntos en este campo porque es un rival duro, pero teníamos que haber sido un poquito más maduros e intensos”. “He visto al equipo muy relajado eso ha dado lugar a esa pelea que ha tenido un Ubrique que no se jugaba nada, pero al que le hemos dado motivos para seguir peleando. Al final la veteranía es un grado”, añadió, a la vez que recalcó que tendrán que pelear hasta el final para lograr la permanencia debido a lo apretada que está la clasificación.

El Ubrique UD, virtualmente descendido a Segunda Andaluza

El Ubrique UD dio un paso más en lo que ya parece algo inevitable, la pérdida de la categoría, tras perder ante la UD Tesorilo por 4 – 3, tras un partido en el que de nuevo se hicieron patentes las costuras y defectos de toda temporada que le han llevado a ocupar ahora mismo la última posición del grupo de Descenso de la Primera Andaluza. Matemáticamente todavía no se ha consumado el descenso, aunque parece que solo es cuestión de tiempo. Y eso que ayer, el equipo de Miguel Domínguez no dio una mala imagen e incluso tuvo sus opciones de llevarse los tres puntos, pero la falta de definición y las facilidades atrás le terminaron condenando una vez más.

El Ubrique UD salió de inició con una alta presión arriba para incomodar a un rival que se vio sorprendido por la intensidad visitante. El planteamiento dio resultado muy pronto, cuando la presión arriba de Montero y Peluca le permitió a Lean recuperar un balón en una posición franca  y batir al portero por el palo corto. Tan solo habían transcurrido un par de minutos. El conjunto serrano continuó con su plan y fue creando ocasiones, como las dos que tuvo Peluca. En la primera recogió un balón en largo a la espalda de la defensa local pero su vaselina se fue fuera. En la segunda, Peluca recibió dentro del área una asistencia tras una buena combinación entre Gago, Montero y Aníbal, pero su lanzamiento fue a las manos del portero, en lo que fue la ocasión más clara de este período para los ubriqueños y que le podían haber puesto con una cómoda ventaja. No obstante, en la siguiente jugada, en el minuto 37, una falta botada desde el centro del campo permitió al tesorillero José Antonio González poner las tablas llegando desde segunda línea y batiendo a Pedro Pazo. Todavía dio tiempo a que, antes del descanso, el colegiado pitara un penalti en contra del Ubrique UD que se encargaría de transformar Sergio Álvarez para poner a su equipo en ventaja al descanso.

La segunda parte comenzó casi de manera idéntica porque en el 49’, en una contra tras un córner a favor de la UD Tesorillo, Montero lograba el 2 – 2. Poco le duro la alegría, sin embargo, al equipo visitante que tan solo un minuto después recibió el 3 – 2, tras un bote extraño del balón en la arena del área chica que se coló en la portería, e instantes después el 4 – 2 tras una magnífica vaselina de Sergio Álvarez casi desde el córner. Poco después llegó una jugada que llevó el susto en el cuerpo de los ubriqueños, cuando el juvenil Álvaro Prieto recibió un golpe que le produjo pérdida de la conciencia momentáneamente, por lo que tuvo que ser retirado del terreno de juego y trasladado posteriormente a un centro hospitalario para su observación, en donde felizmente, tras unas tres horas, fue dado de alta. Esta eventualidad dejó tocado a los ubriqueños durante unos minutos, aunque pudieron reaccionar. El Ubrique UD recurrió a la defensa de tres y a intentar la machada. Parra acortó distancias en el 81’ con el 4 – 3, pero ya no dio tiempo para más.

En la tarde de hoy hemos hablado con uno de los capitanes del equipo, Carlos Gil, con el que hemos analizado el partido de ayer y la difícil situación en la que se encuentra el equipo. En el primero de los casos, el central ubriqueño ha resaltado que “sabíamos que era un campo difícil y salimos con una mentalidad de intentar dejar los últimos partidos atrás y jugar cada partido como si fuera una final”. En este sentido ha dejado claro que eran conscientes de que tenían que “presionar un poquito arriba y tirar la línea de la defensa hasta el centro del campo” con el fin de “intentar no meternos atrás mucho”. Carlos Gil ha destacado además que “tras el 2 – 2 no tuvimos tiempo ni para tener una ocasión para el 2 – 3” “No sé lo que nos pasa, que nos llegan muy fácil, que todo lo que tiran es gol o que concedemos mucho. La verdad es que cada vez que intentamos remontar nos meten una bofetada”, ha añadido. El capitán ubriqueño ha reconocido que “el descenso hay que tomárselo ya casi por hecho porque ya es imposible. Teníamos que ganar y no lo conseguimos. Los números todavía no marcan que estamos descendidos, pero es prácticamente imposible. Lucharemos hasta el último minuto”. Carlos Gil ha señalado que, a pesar de todo, “tenemos que seguir yendo a entrenar y puede ser que hasta nos liberemos un poquito e intentemos de no jugar con algo de presión, intentar que los chavales se sientan un poco liberados y demuestren todo lo que no han podido demostrar en estos partidos anteriores”. Desde su punto de vista, el principal problema que ha tenido el equipo esta temporada ha sido la falta de efectivos y la necesidad de que el equipo tuviera una estructura sólida dentro del Ubrique UD como el resto de equipos de su categoría.

El Ubrique UD mira ya de frente al descenso

El Ubrique UD dejó escapar buena parte de sus opciones de permanencia el pasado domingo al perder en casa ante un rival directísimo como el Chiclana Industrial por 1 – 3, en un choque en el que los locales no supieron sobreponerse a la tremenda efectividad de los chiclaneros. A pesar de haber llevado la iniciativa y de haber gozado de claras ocasiones de gol, la falta de definición fue un lastre demasiado grande, dando además la sensación de que sus rivales necesitan muy poco para hacerle daño.

La primera parte fue de lo más aburrido que se ha visto este año en el Antonio Barbadillo, a lo que acompañó una lluviosa tarde gris. Ninguno de los dos equipos fue capaz de hilvanar ni una solo jugada de peligro, con un Ubrique UD que se contagió de la propuesta visitante y no fue capaz de imprimirle ese ritmo intenso por el que tendría que dar a entender que es el conjunto anfitrión. Así, los primeros 45 minutos pasaron sin pena ni gloria. Tras el paso por vestuarios el cuadro serrano salió con otro ímpetu y, sobre todo, con un plan, intentando bajar la pelota, jugarla y a provechar las bandas. De esta manera, en el 53’ el Ubrique UD tuvo una clara ocasión para ponerse por delante. Montero se internó por la izquierda, cedió a Parra que, a su vez, la pasó atrás para que Francis llegando desde atrás la rompiera, pero su balón fue sacado bajo palos con algo de fortuna por el portero y un defensa chiclanero. Seis minutos después fue Aníbal el que lo intentó con un fuerte tiro lejano que se marchó rozando el palo derecho de la portería visitante. Así, cuando más peligro estaba creando el Ubrique UD, llegó el 0 – 1 en el minuto 60 con un tiro de Óscar Baldomero desde la esquina del área que se coló por la escuadra de la portería defendida por Pedro Pazo, en lo que fue el primer lanzamiento entre los tres palos del Chiclana Industrial. De nuevo, los ubriqueños comprobaban cómo el balón no quería entrar en la portería visitante y, sin embargo, el rival, con muy poco sacaba petróleo.

No obstante, el equipo no se descompuso y tan solo un minuto después volvió a disponer de una nueva ocasión que le hubiera permitido empatar el partido, pero Parra, tras un pase al hueco de Paco, no supo resolver un mano a mano ante el portero chiclanero que adivinó dónde quería poner el balón. Y de nuevo, tres minutos después se pasó de una clara ocasión del equipo local al 0 – 2, cuando Esteban Marín, desde la frontal del área mandara un tiro raso pegado al palo al que no pudo llegar Pedro Pazo. Este tanto sí que afectó al Ubrique UD, que durante unos diez minutos pareció no asimilar bien la nueva situación, hasta el punto de que el Chiclana Industrial pudo aumentar su renta, con un balón que se estrelló en el larguero. No obstante, en el 76’ Montero acortó distancias con un tiro cruzado, tras pase de Parra, que volvió a meter a su equipo en el partido con tiempo por delante para buscar la igualada. Sin embargo, poco le duró la reacción, ya que en la siguiente jugada el Chiclana Industrial consiguió el 1 – 3, por mediación de Rafael Aragón, que ya sería definitivo ante un Ubrique UD impotente que ya nada hizo para evitar la derrota.

Una derrota dolorosa que casi sentencia al Ubrique UD en su lucha por evitar el descenso. Tras el partido se respiraba la decepción del equipo ubriqueño ante una situación que parece inevitable. Para el entrenador del Ubrique UD, Miguel Domínguez, fue “un querer y no poder”. “Mentalmente es duro y más para jugadores que son ganadores natos. En la situación en la que estamos, hay que acabar con la cabeza alta y lo más dignamente posible”, ha comentado resignado el míster ubriqueño. Para Domínguez, “es la primera vez que nos vemos en una situación así y también tenemos que saber que no podemos bajar los brazos. Hay que seguir luchando hasta el final”. Desde su punto de vista, “el equipo se entregó, lo dio todo y en derrota, justa o no justa, es como terminó el marcador”. “En la primera parte no estuvimos bien, entramos en un juego que no nos convenía, donde teníamos que haber echado el balón al suelo e intentar jugar, como hicimos en la segunda parte. La primera parte se nos fue a lo que ellos quisieron, a que fueran pasando los minutos y que no pasara nada y no le metimos el ritmo necesario que hubo que meterle. En la segunda parte creo que fuimos superiores hasta el 0 – 2”, ha explicado. Miguel Domínguez ha reconocido que la salvación “está bastante complicada. El descenso cada vez se ve más y, hasta que se produzca, si es que ha de producirse, nosotros tenemos que darlo todo y luchar. Mientras matemáticamente no nos digan lo contrario, hay que pelear”. Por último, ha señalado que, “si se desciende, a lo mejor nos viene bien todo esto. A lo mejor tenemos que renovar la ilusión y ver en qué se ha fallado. […] El fútbol con nosotros este año no está siendo demasiado justo, pero el fútbol siempre te lo devuelve, si no puede ser este año será el que viene”.

Por otra parte, para el entrenador del Chiclana Industrial, José Antonio Aragón, el resultado fue “un soplo de aire fresco y de energía a la vez. Es cierto que está la cosa complicada, pero matemáticamente aún hay posibilidades”. Aragón comentó su equipo había estado trabajando específicamente durante toda la semana la semana para adaptarse al Antonio Barbadillo, afirmando que “es un campo muy pequeñito, con unas dimensiones que creo que no deberían estar permitidas. Sabíamos lo que teníamos que hacer. Los balones aéreos y las segundas jugadas las hemos trabajado esta semana. A raíz de ahí creo que hemos estado siempre por encima del rival. Nos han creado poquitas ocasiones y en la segunda parte nos hemos soltado un poquito más y hemos ido por el partido. Creo que merecíamos la victoria”. Del mismo modo, el entrenador chiclanero subrayó que, desde su punto de vista, el Ubrique UD “no merece estar en la situación en la que está, al igual que mi equipo”.

Abonado al empate

El Ubrique UD volvió a empatar en casa ayer domingo ante el CD San Roque en un partido del que los ubriqueños salieron una vez más con la sensación de haber pescado demasiado poco para los méritos que había hecho. Los ubriqueños se repusieron a una mala primera mitad en la que los campogibraltareños entraron mucho mejor y se pusieron por delante en el marcador, consiguiendo empatar en la segunda e incluso haberse llevado la victoria, pero una vez más la falta de definición o de suerte de cara a puerta impidieron que el Ubrique UD sumase su primera victoria en esta Fase de Descenso, en la que ya ha firmado tres empates en las tres primeras jornadas.

El CD San Roque salió con las ideas más claras que su rival, con una defensa fuerte y basando su juego ofensivo a mandar balones hacia sus dos delanteros, mientras que el Ubrique UD tenía muchas imprecisiones, se veía dominado en el centro del campo y su defensa se veía en apuros en los balones largos. El conjunto sanroqueño ya avisó en el minuto 8 con una falta directa que mandó a córner Miguel, pero fue en el 18’ cuando Juan Manuel Ríos recogió un balón suelto en el área ubriqueña para mandarlo a las mallas ante en desajuste de los jugadores ubriqueños a la hora de defender un saque de banda. A partir de entonces, el San Roque se comenzó a sentir cómodo y el Ubrique UD no daba con la tecla para revertir la situación. Un cambio táctico de piezas mejoró a los ubriqueños que en los últimos minutos ya se acercaron con cierta intención al área rival. Con el 0 – 1 se fue el choque al descanso y nada más arrancar el segundo período, Beni, en una de sus subidas, sacó un centro al segundo palo que remató de manera magistral Lolo, cruzándole el balón al portero rival.

El Ubrique UD no se conformó con esto y siguió buscando un segundo gol que le diera la ventaja ante un CD San Roque que se encerró atrás y buscó salir al contragolpe para desactivar a su rival. Así, en el minuto 59, en una rápida contra visitante, Eu despejó in extremis un pase al área. La respuesta la dio Peluca en el 66’ con un fuerte lanzamiento desde fuera del área que Adrián Valero mandó a córner.

Peluca también sería protagonista de la jugada polémica del día, ya que cuatro minutos después, cuando intentaba llegar a un balón fue arrollado por el portero sin que el colegiado apreciase infracción alguna en lo que fue un claro penalti. Morales Jiménez solventó la situación pitando falta al delantero ubriqueño. No obstante, el Ubrique UD todavía tendría una clarísima ocasión para llevarse la victoria. Fue en el minuto 86, cuando Peluca puso un centro al área desde la izquierda al que llegó Paco desde atrás, enganchándola en boca de gol y viendo como Adrián Valero se encontraba con el balón y lo mandaba a córner.

Poco más dejó el partido para un Ubrique UD que nuevamente se va con la sensación de haber perdido una buena oportunidad para sumar tres puntos tan necesarios a estas alturas de la temporada. En este sentido, el entrenador del Ubrique UD, Miguel Domínguez, señalaba tras el partido que “otra vez nos quedamos con un sabor agridulce después del partido. Una primera parte regularcita que hemos enmendado en la segunda en la que hemos hecho méritos para conseguir los tres puntos, pero no ha podido ser”. “Creo que estamos negados de cara al gol. Lo que se ha visto en la última jugada es el reflejo de la temporada, casi en boca de gol y la saca el portero con una parada que creo que es más encontrada que parada, pero vale igual”, explicó. Para el míster ubriqueño, “si fuera como en el boxeo, a los puntos, hemos merecido ganar, pero otra vez no lo conseguimos, se van acortando los márgenes y hay que ganar ya un partido”. Domínguez aseguró que “el equipo se merece hoy mucho más y no se lleva premio. Creo que esta es la línea, hay que seguir tal como estamos y tiene que llegar la victoria porque los chavales se lo merecen. No obstante, afirmó que “cada vez que tenemos un pequeño fallo lo pagamos demasiado caro”. En su opinión, “en la primera parte hemos tenido muchos desajustes que hemos intentado ir cambiando y ya en los últimos minutos sí se ha visto al equipo con la idea que queríamos. […] En la segunda parte hemos sido claros dominadores, donde, no es que hayamos tenido demasiadas ocasiones claras como en otros partidos, pero sí 3 o 4 que nos podían haber dado el triunfo”. Por último, reconoció que, aunque el equipo ha mejorado sus prestaciones en la faceta defensiva en los últimos partidos, todavía les falta gol y “una pizquita de suerte”.

Por su parte, uno de los componentes de la plantilla, Juanda, insistió en que “parece que la suerte no está de cara” y que “no queda otra que seguir trabajando para intentar conseguir el objetivo de la permanencia”. El defensa ubriqueño explicó que “ellos han salido mejor al partido, nos han metido en el área y han tenido las primeras ocasiones con juego directo a sus dos delanteros fuertes”, pero que el Ubrique UD consiguió “corregir el centro del campo cuando hemos metido a Gabi más al centro y hemos mejorado bastante. A partir de ese cambio parece que mejoró el partido y fuimos superiores”. Sobre los tres empates cosechados en esta Fase de Descenso, Juanda señaló: “Para mí los 3 partidos los hemos merecido ganar”.

Por último, el entrenador del CD San Roque, Raúl Moreno, manifestó que “hemos tenido el partido ganado y de haberlo ganado, lo hemos empatado y por poco lo perdemos”. Para Moreno, “nuestra primera parte ha sido buena, con 3 ocasiones claras de gol, pero también hay que felicitar al Ubrique UD que en la segunda parte ha sido superior a nosotros y han tenido dos muy claras”. Así subrayó que, “un punto es bueno y nos vamos contentos porque en la segunda parte he visto el partido más a favor de ellos que de nosotros”.

 

Un nuevo punto que sabe a poco

El Ubrique UD pescó un punto de su desplazamiento a Algeciras que nuevamente vuelve a saberle a poco después de un partido en el que llevó la iniciativa en todo momento y tuvo más y mejores ocasiones que su rival, pero en el que volvió a adolecer de una pegada que le permita rentabilizar ese dominio. Tras empatar a un gol, los ubriqueños se mantienen en la 8ª posición de la clasificación, a 4 puntos de la salvación, tras la disputa d las dos primeras jornadas de la Fase de Descenso de la Primera Andaluza.

Los ubriqueños, con la imperiosa necesidad de sumar de tres en tres, fueron en todo momento buscando la victoria y, tras un comienzo dubitativo, acentuado con la lesión de Aníbal a las primeras de cambio, poco a poco fueron haciéndose con el control del balón y el dominio de la situación ante un rival que intentó lo mismo pero que no pudo hacer valer su condición de local. Así fueron llegando las primeras ocasiones de gol, siempre de lado serrano. Montero puso a prueba al meta José María Martínez con un libre directo en el minuto 12 y, poco después, Paco haría lo mismo, pero en ambas ocasiones se encontraron con su buena respuesta. En el minuto 25, en su primer acercamiento con cierto peligro, el Algeciras sacó petróleo con el gol logrado por Sergio Palma que puso a su equipo con el 1 – 0. El Ubrique UD no se vino abajo con el tanto local y siguió insistiendo hasta el descanso, destacando un gol anulado a Leandro por un posible fuera de juego, que fue muy protestado por la expedición ubriqueña. Tras el descanso, el Ubrique UD insistió en su misma propuesta y al poco de la reanudación, en el 51’, Paco puso el empate a un gol con un fuerte tiro tras una buena combinación con Lolo. A partir de ahí ambos equipos gozaron de ocasiones para desnivelar el marcador, sobre todo en un último minuto de infarto en el que Pedro Barragán no aprovechó un mano a mano ante José María Martínez para adelantar a su equipo ni en la jugada posterior un jugador algecireño mandó a las nubes un balón sobre la línea de gol que solo había que empujar.

Con el susto en el cuerpo terminó un choque en el que los dos equipos se repartieron los puntos sin que prácticamente este resultado tenga incidencia en la clasificación de ambos. En el día de hoy, el joven Álvaro Prieto ha reconocido que “el punto sabe a poco por la actitud del equipo más que nada”. Para el ubriqueño, “el equipo dio la cara en todo momento, estuvimos ahí y tuvimos muchas llegadas. Casi todo el tiempo la posesión fue parte nuestra y sin mucho sufrir atrás, que es un problema que hemos llevado muchos partidos anteriores. Un partido muy completo, pero en el que no tuvimos suerte de cara a puerta”. Prieto ha señalado que “en la primera parte entramos un poco dudosos en los primeros minutos, pero le dimos la vuelta a la tortilla. Tuvimos las mejores llegadas, ellos apenas llegaron. […] Fuimos bastante serios y atrás hicimos un gran papel”. No obstante, el Ubrique UD tuvo que reponerse al gol inicial del filial algecireño y apretó a su rival en busca de la victoria, aunque “en todo momento fue un partido muy igualado y competido por parte de los dos”. Álvaro Prieto destacó la última jugada que les pudo costar el partido, afirmando que “lo que nos quitó a veces la mala suerte en otros partidos, hoy nos lo ha dado. El fútbol te da y te quita a la vez”. A pesar de todo, ha confesado que, aunque el punto “nos sabe a muy poco, en esta situación todo suma”. El jugador ubriqueño ha aclarado que en estos momentos “el equipo está mucho más unido, todo el mundo cree en el objetivo y eso es lo importante”. Desde su punto de vista, “consiguiendo una victoria esta semana el cielo se pone un poquito más azul y si encadenamos otra pues ya tienes media cabeza fuera del pozo”. Por último, en lo personal se ha mostrado “muy a gusto. Este año estoy disfrutando mucho del fútbol, estoy sacando todo mi rendimiento y me siento muy cómodo y orgulloso de que los 3 equipos quieran contar conmigo”.