El Ubrique UD estrena 2022 con otra derrota

El Ubrique UD sumó una nueva derrota en el primer partido liguero de 2022 y cayó ante un rival directo como el Recreativo Portuense por 3 – 0 en un choque que calcó el guión de muchos partidos de esta temporada, en los que el cuadro serrano ha dominado el juego, pero en los que la falta de acierto de cara al gol y los errores puntuales en la faceta defensiva le ha terminado costando puntos.

En esta ocasión, el Ubrique UD completó en líneas generales una buena primera parte, en la que controló el juego y llevó la iniciativa, aunque eso no le bastó para crear ocasiones de gol debido a que tuvo muy poca profundidad y apenas llegó a inquietar al meta rival. Por su parte, el Recreativo Portuense tampoco se prodigó por el área ubriqueña, aunque en su única aproximación sacó petróleo, al transformar una pena máxima en el minuto 44 que le permitió irse al descanso con ventaja. Tras el descanso el conjunto de Miguel Domínguez salió con el mismo plan, pero con mucha más llegada y empezando a crear peligro. Sin embargo, cuando mejor estaba, encajó el 2 – 0 en el minuto 60 en un desajuste defensivo en un saque de banda a favor. Para más inri, pocos minutos después el colegiado Rodríguez Serván expulsó de forma rigurosa a Montero, dejando a los visitantes con un hombre menos a falta de una media hora. Ante este panorama, los ubriqueños pusieron defensa de tres y se volcaron en ataque buscando acortar distancia, algo que estuvo a punto de ocurrir en el 75’, cuando Lolo mandó un balón al palo tras una buena jugada de Adriano. Fue la última amenaza seria para los locales, que a la contra sentenciaron el partido en el minuto 80 con el 3 – 0 definitivo.

El entrenador del Ubrique UD, Miguel Domínguez, ha comentado hoy que, en su opinión, el partido tuvo dos fases, “una primera parte en la que dominamos hasta el minuto 44 pero sin tener demasiada profundidad y ocasiones de gol, aunque sí estábamos controlando el partido totalmente y tampoco recibimos ninguna llegada” y “una segunda parte en la que nos echamos un poco hacia arriba, tuvimos más presencia arriba, tuvimos más llegada y en un saque de banda a favor, en un desajuste defensivo nos viene el 2 – 0”. Además, ha considerado como “jugada clave” aquella en la que Lolo estrelló el balón en el poste, ya que “llevábamos 10 minutos jugando con un jugador menos y nos hubiera espoleado”. Domínguez ha criticado que “el colegiado no tuvo nada que ver en el resultado final, pero ya es la tercera o cuarta vez que nos topamos con él y siempre salimos perjudicados”.

Sobre la situación de su equipo, último clasificado y con remotas opciones matemáticas de librarse de la fase de descenso, el técnico ubriqueño ha afirmado que “lo que está claro es que vamos a jugar en la parte de abajo. Lo veníamos diciendo desde semanas atrás. Hay que ser realistas y es lo que nos ha tocado. Y para eso hay que remar todos juntos. Cuando las cosas van bien es todo muy bonito y todo el mundo está montado en el barco. Ahora es cuando hay que ver quién se quiere subir en el barco de verdad y quién es el que de verdad te apoya y quiere que esto siga hacia delante”. “Sabemos que estamos capacitados para hacerlo, sabemos todos los problemas que tenemos, pero estamos juntos que es lo importante”, ha añadido. Para Miguel Domínguez, a pesar de todo, todavía quedan tres partidos de la primera fase y 10 partidos de la segunda, por lo que la situación no es trágica. Su primera ocasión para enmendar la situación la tendrá este próximo domingo, cuando recibe en casa al líder del grupo, el Balón de Cádiz. Miguel Domínguez ha recordado que “ya allí en Cádiz estuvimos a punto de darle una sorpresa y creo que nos trajimos un resultado bastante injusto”, por lo que ha aclarado que “porque nos lleven 27 puntos de diferencia tengan los 3 puntos ya ganados. Si los quieren van a tener que correr y sudar en Ubrique”.

El Ubrique UD cae otra vez en casa y termina el año como colista

El Ubrique UD no pudo terminar este 2021 dándole una pequeña alegría a sus aficionados en forma de una victoria que le permitiera abandonar la última posición del grupo A de la Primera Andaluza gaditana y terminó sumando su cuarta derrota en casa ante el Jédula CD por 1 – 2. A falta de cuatro jornadas para que finalice la primera fase, el Ubrique UD es el colista del grupo A y, aunque hay que reconocer que está a tan solo 4 puntos de la quinta plaza, las sensaciones no son nada buenas para un equipo que ha encajado 26 goles en 14 partidos y solo ha logrado 17.

El Ubrique UD llegaba a este choque tras caer en casa la semana pasada ante un rival directo como CD San Bernardo y con la intención de revertir la situación antes del parón navideña. En palabras de su capitán Carlos Gil, “después de unos resultados negativos queríamos terminar con buenas sensaciones para irnos a las vacaciones y coger fuerzas para afrontar lo que resta de temporada, pero no pudo ser”. En líneas generales el encuentro fue bastante igualado, si bien los jedulenses salieron un poco más enchufados en los primeros compases del duelo, creando alguna que otra ocasión. Con el paso de los minutos, el Ubrique UD fue asentándose un poco más y llegó a gozar hasta de cuatro ocasiones claras. Peluca se encontró con el portero rival y Álvaro con el larguero en el remate de un córner. Tampoco estuvo acertado Montero en su mano a mano ante el meta rival ni Leandro pudo superarlo con su lanzamiento.

Tras el descanso el partido siguió por los mismos derroteros hasta que, en el minuto 60, Jorge Jiménez adelantó a su equipo con un golazo desde prácticamente el centro del campo. Tras este mazazo el equipo local vivió unos minutos de desazón que volvió a aprovechar el Jédula para, por medio de David José Hernández, poner el 0 – 2. A partir de ahí el Ubrique UD se fue a por todas, adelantó sus líneas y buscó acortar distancias, cosa que hizo Paco en el 75’ con el 1 – 2. El gol espoleó a los ubriqueños que buscaron el empate por mediación de Adriano, Pablo o Paco, pero el marcador ya no se movió. Carlos Gil ha señalado hoy que sabían que el partido “se iba a decantar para quien metiera primero o cometiera menos fallos. […] Tuvimos la mala suerte de que nos metieron un golazo desde el centro del campo y ya a partir de ahí, el equipo no supo reaccionar, se vino un poquito abajo y a los cinco minutos nos metieron el segundo en otra jugada de mala suerte”. En su opinión, “esa fue la clave del partido, el que metiera primero. Metieron ellos, intentamos reaccionar. Echamos el equipo para arriba, metimos el 1 – 2, pero no pudo ser”.

El central ubriqueño ha afirmado que esta temporada “la fortuna no nos está sonriendo” y que “ahora nos está viniendo todo en contra y cuando te ocurre esto tienes que seguir mirando para adelante y seguir luchando”. Desde su punto de vista, “no está todo perdido, se puede mejorar y vamos a luchar por el objetivo de la salvación. Tenemos que levantarnos e intentar salir de esta situación”. La competición liguera descansará hasta el próximo 9 de enero, pero antes, el día 4, el Ubrique UD afrontará el partido de vuelta de las semifinales de la Copa Provincial de Primera Andaluza frente a la Roteña, con la desventaja del 2 – 0 del partido de ida.

Tercera derrota consecutiva de un Ubrique UD que cae hasta la penúltima posición

El Ubrique UD sumó ayer su tercera derrota liguera consecutiva, esta vez ante el Trebujena CF, al que tuvo contra las cuerdas en la primera mitad y al que permitió remontar un marcador adverso para llevarse la victoria por 3 – 1, aprovechando los errores groseros cometidos por la zaga ubriqueña. Con este resultado, el Ubrique UD cierra la primera vuelta en la penúltima posición del grupo 1 de la Primera Andaluza, aunque en lo que a diferencia de puntos se refiere, tan solo está a 4 de la quinta plaza, que es el límite para clasificarse para la fase de ascenso.

Tras la mala imagen de la pasada semana, el conjunto ubriqueño salió al Antonio Temblador Barrios con la intención de enderezar el rumbo y dar un golpe de efecto que permita al equipo coger la confianza suficiente para volver a pelear con los equipos de arriba. De esta manera, durante los primeros 45 minutos la iniciativa corrió a cargo del equipo visitante, ante un inoperante Trebujena que apenas pisaron el área rival y que no llegó a tirar a puerta. A los 5 minutos d partido, Montero se inventó un gran pase a Peluca que resolvió perfectamente ante el portero trebujenero y puso a su equipo por delante en el marcador. Los ubriqueños no se conformaron con el 0 – 1 y siguieron buscando la portería rival para ampliar la diferencia. Así, en el minuto 12 una buena combinación entre Aníbal, Peluca y Leandro terminó con el lanzamiento de este último que detuvo el meta local. Poco después, Aníbal abrió un balón a la banda para que Leandro loa pusiera en el segundo palo donde Montero remató algo forzado sin percatarse de que Peluca se encontraba detrás en franca posición para haber rematado.

Antes del descanso, Miguel Domínguez se vio obligado a mover el banquillo por las lesiones de Peluca y Juanda y poco más dejó este primer acto. Tras la reanudación vino el partido cogería otros tintes merced a los errores visitantes que permitieron al Trebujena dar la vuelta a la situación en tan solo 10 minutos. En el minuto 50, un remate de cabeza en el punto de penalti sin fuerza y sin peligro alguno se colaba por el centro de la portería de Miguel, que no pudo evitar el gol del empate. Los serranos vieron como tras el buen trabajo de la primera mitad, ahora tocaba remar de nuevo, algo que no les hizo venirse atrás. Lo que terminó d descomponer al equipo fue el 2 – 1, conseguido en el minuto 60, cuando Miguel introdujo involuntariamente el balón en su portería en un córner botado por el Trebujena CF. El golpe anímico fue letal para el Ubrique UD, que ya no volvió a ser el del primer período, en un continuo quiero y no puedo para enmendar un marcador que no solo no cambión, sino que incluso se amplió con el 3 – 1 a cinco minutos del final.

En la tarde de hoy, el entrenador del Ubrique UD, Miguel Domínguez, ha lamentado que los errores propios les hicieran perder otro partido esta temporada y que tras la disputa de la primera vuelta el equipo ocupe la penúltima posición del grupo. Por ello, ha señalado que solo les queda mirar para adelante: “Acabamos en una posición bastante complicada. Nos queda apretar los dientes, luchar para lo que queda en esta segunda vuelta e intentar coger todos los puntos posibles para que en la segunda fase no entremos con pocos puntos en la zona de descenso”. Domínguez ha destacado que “en la primera parte nos fuimos con 0 – 1 y nos pudimos ir con una diferencia más amplia” y, sin embargo los “errores de risa, de chiste, porque hay que tomárselos ya de esa manera, nos hacen perder otra vez un partido. Nos meten dos golpes bastante duros de levantar cuando un equipo sin ser superior a ti y sin crearte ocasiones te remonta un partido”. Por ello, el técnico ubriqueño ha reconocido que están “en una situación delicada y lo único que nos queda es trabajar”. En su opinión, “lo mejor que nos vendría es un resultado positivo porque ya son muchos golpes. Cuando ves que estás haciendo un buen trabajo y por un error se va el partido, la mente se bloquea, la confianza y todo”. Desde su punto de vista, “este año, hay que ser realista, la plantilla se ha debilitado y los que estamos somos los que estamos. […] Está claro que de estos años para atrás la plantilla se ha debilitado, se nos han ido bastantes jugadores importantes, fundamentales como eran Alberto y Fran y se nota, no los hemos podido reemplazar”.

El CD Guadiaro asalta el Barbadillo ante un flojo Ubrique UD

El Ubrique UD cayó sin contemplaciones en el choque que le midió ayer en casa a un CD Guadiaro que en todo momento se mostró superior al equipo serrano, con las ideas muy claras y, sobre todo, con mucha más intensidad que su rival. Los sanroqueños se llevaron la victoria por 1 – 3, si bien pudo haberse ido con más renta si hubiera aprovechado el gran número de ocasiones de las que dispuso, sobre todo en la primera parte.

Y es que, en el primer cuarto de hora, el CD Guadiaro ya había gozado de cuatro claras ocasiones, llegando a estrellar hasta dos balones en los palos de la portería defendida por Miguel. Los visitantes salieron mucho mejor al terreno de juego, imponiendo un ritmo y una intensidad que los ubriqueños no supieron contrarrestar. Ayala repartía el juego a sus compañeros que llevaban peligro en cada internada por banda. Los ubriqueños lo evitaban como podían: primero fue el poste, después un cruce milagroso de Juanda evitando el remate a placer de un jugador sanroqueño y posteriormente otra clara ocasión que desbarataron entre Miguel y la defensa in extremis. Lo que ya no pudieron evitar fue el remate de cabeza de Keké en un córner que se coló en la portería de Miguel en el minuto 23 y se convirtió en el 0 – 1. El Ubrique UD intentó reaccionar, pero no lograba ni tocar con criterio, ni hacer funcionar sus bandas ni conectar con un solitario Peluca, salvo a balones largos en los que la defensa visitante siempre tenía ventaja. Aun así, el delantero ubriqueño logró enganchar un balón en el 27’ que se fue fuera y probar en el 47’ a Pablo tras recibir un buen pase de Montero, revolverse en el área y cargar un disparo que atajó Pablo en dos tiempos.

Tras el paso por vestuarios el guión no cambió mucho y el Ubrique UD siguió con su misma dinámica, sin apenas inquietar a su rival. Es más, el CD Guadiaro se sentía más cómodo y controlaba la situación hasta el punto de que en el minuto 55 logró el 0 – 2 tras pérdida de balón de la defensa ubriqueña que terminó con una asistencia a Cipri que, solo ante Miguel, resolvió con una vaselina. Con este nuevo varapalo el Ubrique UD era todo impotencia, mientras que el Guadiaro aprovechaba una mal entrega de Miguel para, en el minuto 76, poner el 0 – 3, obra de Pedrito. Peluca maquilló algo el resultado empujando un balón en el 80’ en el único desajuste defensivo de los visitantes, pero el partido ya no dio para mucho más.

El entrenador del Ubrique UD, Miguel Domínguez, no ha puesto paños calientes a la derrota de ayer y en la tarde de hoy ha calificado el partido como “de lo peorcito que hemos hecho en mucho tiempo. Es muy difícil jugar un partido de fútbol si no tenemos actitud ni intensidad”. En su opinión, “hubo un equipo como el Guadiaro, que vino con hambre a por los 3 puntos, y nosotros, que ni nos presentamos en el Barbadillo ni se nos esperó”. Para Domínguez, los sanroqueños ganaron en todos los aspectos y fueron justos vencedores. “Lo peor es que no llegamos a competir y en el momento que dejamos de competir somos un equipo vulgar. […] Lo que más nos duele es que el equipo está entrenando bien y cuando llega el domingo y hacemos el partido que hicimos ayer no son cosas que se puedan explicar”, ha añadido el técnico ubriqueño. No obstante, ha insistido en que “no nos podemos dormir ni lamentarnos, hay que seguir trabajando” y que “sabemos cuál es el camino que tenemos que coger, pero si no lo cogemos lo vamos a pasar mal”. Desde su punto de vista al equipo le urge enlazar 2 o 3 victorias consecutivas para coger confianza y subir a los puestos de arriba.

Por su parte, el entrenador del CD Guadiaro, David Guti, se mostró exultante con la actuación de su equipo, resaltando que había sido “el partido más redondo desde que hemos empezado”. En este sentido ha señalado: “Sabíamos que era un partido muy complicado y que ganar hoy aquí era meternos con 11 puntos, ponernos en la zona de arriba y despegarnos del grupo de los que están con 7 u 8 puntos”. En cuanto al duelo de ayer, el técnico sanroqueño explicó que su idea de inicio era “aprovechar las bandas con Cipri y Ayala, que viene a recibir en la media punta y nos da mucho juego”. De hecho, Ayala fue uno de los jugadores más destacados de ayer y clave en la victoria de su equipo. Sobre su situación en la clasificación, Guti ha contado que “en las 3 primeras jornadas no ganamos y en ninguna nos merecimos perder”, pero que “hemos recuperado a gente que en principio no estaban, como Ayala, que se incorporó hace tres semanas y es un futbolista que viene de más categoría, Nico, que está cogiendo su mejor momento, o Cipri, que está muy bien. Creo que tenemos equipo para ir a los campos a intentar ganar”.

Distinta imagen, igual resultado

El Ubrique UD cayó ayer por 4 – 1 ante el Rayo Sanluqueño en un partido en el que los ubriqueños mostraron una imagen mejorada con respecto al partido ante Villamartín, que resultó insuficiente para pescar algo en El Picacho. Con un cambio de dibujo y con dos medias puntas, el Ubrique UD saltó al terreno de juego dispuesto a hacerse con el dominio del juego y a que solo s e jugara en campo rival, sin embargo, en la primera ocasión de las que dispusieron, los sanluqueños cobraron ventaja. Fue en el minuto 3 cuando Javier Martín se aprovechó de un desajuste defensivo de los visitantes para poner el 1 – 0. Esta eventualidad no cambió los planes serranos, que pronto se hicieron dueños del juego y comenzaron a inquietar a su rival gracias a la buena conexión entre Montero, Paco y Aníbal. En una estas, un centro desde la izquierda encontró a Juanmi, que llegando desde la segunda línea batió Iván Merino con un latigazo en el minuto 23. El gol del empate dio ánimos a los ubriqueños que siguieron controlando la situación y creando más oportunidades. Montero y Lolo avisaron en sendas ocasiones en los que fueron los mejores minutos hasta el momento del Ubrique UD. No obstante, en otra jugada aislada el Rayo Saluqueño lograba sacar petróleo. Una falta botada casi desde el centro del campo, sin aparentemente peligro, no fue bien defendida por la zaga serrana y Daniel Sanz remató de cabeza sin oposición alguna para poner el 2 – 1 en el 31’’. Poco más dejó el primer acto. Tras la vuelta de vestuarios, el Ubrique UD salió con los mismos bríos del primer período y a punto estuvo de conseguir el empate al poco de la reanudación, cuando el remate de cabeza de Paco a centro de Montero desde la izquierda se encontró con una intervención sublime de Iván Merino, que evito que los visitantes se metieran en el partido. El guión cambió en la siguiente jugada, en la que David Ibáñez consiguió el 3 – 1 en el 50’, un auténtico jarro de agua fría del que ya no pudo reponerse el Ubrique UD. Y eso que lo intentó y a punto estuvo de recortar distancias, pero, a la contra, el Rayo Sanluqueño amplió la diferencia gracias al gol en el minuto 71 de Javier Martín, que terminó de finiquitar el partido.

A pesar del resultado, el entrenador del Ubrique UD, Miguel Domínguez, se ha mostrado algo más satisfecho que la pasada semana, al asegurar que en esta ocasión su equipo sí tuvo actitud y fue a ganar el partido, aunque la suerte no les acompañara y los errores propios les condenaran.  Sin paños calientes, ha señalado que, aunque “el resultado no refleja lo que sucedió en el terreno de juego, lo que está claro es que es lo que hay, otra derrota abultada”. A pesar de todo, Domínguez ha asegurado que el equipo tiene “ganas de cambiar esta dinámica con la que nos hemos encontrado en este inicio liguero”. En este sentido ha asegurado que “la actitud se cambió, se vio un equipo que luchó y lo intentó hasta el final”, a la vez que ha añadido que “defensivamente, todo el equipo, estamos siendo muy frágiles, con nada nos hacen goles” y que “en la parte de arriba tenemos que ser más efectivos”. Aun así, el entrenador del Ubrique UD considera que “no debemos preocuparnos ni machacarnos en exceso. Esto también es fútbol y no ha hecho nada más que empezar. Está claro que hay que sumar ya y este domingo será la primera oportunidad”. Desde su punto de vista, “hay que estar tranquilos y saber la idea de juego que queremos, que ayer plasmamos”.