El equipo formado por los ubriqueños Sergio Álvarez y Conchi Gil (Renault Clío) consiguió el pasado sábado subir al pódium de la Agrupación 2 del IX Rallye Sliks de Sevilla, sexta y antepenúltima prueba puntuable para el Campeonato de Andalucía de Rallyes de Asfalto. La pareja ubriqueña finalizó en la 14ª posición del scrash y la 3ª de la Agrupación 2, por detrás de Alberto Mateos y Osel Román (Renault Clío Sport) y José Luis Moreno y Aitor Cruz (Citroën Saxo). En esta prueba que se disputó en la Sierra Norte de Sevilla, los también ubriqueños Alberto Domínguez y José Luis López se vieron obligados a retirarse por problemas mecánicos tras los tramos de la mañana, mientras que en la modalidad de Regularidad Sport, José Antonio Chacón y Abraham Espinosa se hicieron con la tercera posición.

Sergio Álvarez y Conchi Gil llegaban a esta cita del calendario andaluz tras la sensacional actuación del pasado año, en la que incluso lograron meterse en el top ten de la clasificación general final. Sin embrago, en esta ocasión la suerte no se alió con ellos y, aunque lograron completar el rallye, estuvieron arrastrando diversos problemas mecánicos desde el primer tramo, incluida una salida de pista en la segunda especial. No obstante, fueron superando los contratiempos para acabar el rallye compitiendo los últimos tramos y terminar al menos con buenas sensaciones. De esta manera, Sergio Álvarez nos ha contado hoy que “nos ha ido no todo lo bien que queríamos, pero por lo menos hemos podido salvar un poco los muebles y acabar el rallye”. Para el piloto ubriqueño, el Rallye Sliks de Sevilla es “uno de los rallyes más esperados del año porque el año pasado nos lo pasamos genial, corrimos todo lo que supimos y se nos dio bastante bien”. De ahí que “la idea era hacer un papel bueno, intentar correr lo máximo que pudiéramos en esos tramos. La suerte es que como pudimos acabarlo corriendo de nuevo otra vez, o sea, con confianza porque el coche ya iba muy bien, nos fuimos con un buen sabor de boca”.

Y eso que no fue precisamente un camino de rosas porque, como ha explicado, “salimos con unas suspensiones que acabábamos de revisar y ya en el primer tramo notamos que el coche no iba como esperábamos porque la regulación de las suspensiones que nos enviaron no eran las correctas”. A esto hubo que añadir que “una mala elección de neumáticos muy blandos con un tramo muy largo” provocó que los mismos se degradaran en exceso y en una de las curvas “el coche se fue recto y nos estampamos con el quitamiedos con la mala suerte de que nos quedamos metidos debajo y el coche no salía marcha atrás”. Este incidente les hizo perder unos tres minutos, pero sobre todo “la confianza que una vez que uno toca algo de chapa ya va con el miedo en el cuerpo”. “La confianza que llevas a la hora de empezar el rallye se te pierde y tienes que ir otra vez remontando y cogiendo la confianza al coche”, ha añadido.

De esta manera finalizaron los cuatro tramos de la mañana y tras la reagrupación y asistencias procedieron a afrontar los tramos de la tarde, en los que aparecieron de nuevo los problemas mecánicos: “Nada más empezar el primer tramo de la tarde, el de El Pedroso, vemos que tenemos problemas de dirección, que el coche se nos sale de la trazada y tenemos que hacerlo, no parados, pero sin correr como queríamos. El segundo tramo lo tuvimos que hacer igual, es decir, pasar los tramos sin correr porque el coche se salía de la carretera”. Tras la asistencia pudieron solucionar finalmente sus problemas y “pudimos completar el resto de pasadas bastante mejor y pudimos rascar algunos puestos”. A pesar de todo, Sergio Álvarez ha dejado claro que “el mejor trofeo que puedes tener en un rallye es acabarlo y luego, acabarlo en la mejor posición posible”. Con este resultado, el equipo logra sumar puntos para la clasificación de la clase IV del Campeonato, en la que tiene opciones de pelear por la segunda plaza.

Por otro lado, el piloto de la escudería RS Sport ha hecho un balance positivo de la temporada a la que tan solo le resta el Rallye de Jerez para darla por finalizada, destacando que “todavía no hemos abandonado ninguna carrera desde que tenemos el Clío. Cada vez que se termina una carrera yo siempre digo que aprendemos cosas nuevas”. Así, ha señalado que esta temporada han dado “un paso grande tanto en la configuración del coche como en la conducción y la compenetración entre copiloto y piloto ya es de diez. Mientras más carreras vas haciendo, más vas aprendiendo a gestionar los rallyes”. Por último ha afirmado que “para nosotros es un sueño poder hacer casi un Campeonato al completo, es algo que hace tres o cuatro años era imposible por el tiempo y el esfuerzo económico, que es muy grande. Me quedo con lo que estamos disfrutando estos años de las carreras”.