Hoy hemos cerrado la temporada de Tiempo de Deportes con la última entrega del curso de Cara Norte, en la que nuestro compañero Juan Barea ha sugerido una serie de propuestas para disfrutar de lo que la naturaleza ofrece en esta época por el territorio nacional. Así, nos hemos ido a la Comunidad Foral de Navarra para conocer tres rutas de interés. La primera de ella es la recién creada GR 225, una ruta de 53 km que siguieron los protagonistas de la conocida como Fuga de Ezkaba.

El 22 de mayo de 1938 se produjo una de las mayores fugas carcelarias de la historia, y probablemente la mayor de Europa. Ocurrió en la cima del monte Ezkaba, donde el Fuerte de Alfonso XII había sido transformado por los franquistas en una cárcel por la que pasaron miles de prisioneros republicanos. Aquel día, 795 hombres escaparon de la prisión, pero solo tres consiguieron llegar a la muga con Nafarroa Beherea. Todos los demás fueron detenidos o fusilados. Un sendero balizado de 53 kilómetros, que enlaza Ezkaba con Urepel, en Francia.

Del mismo modo Juan Barea nos ha hablado del Espacio BTT Tierra Estella Lizarraldea, un proyecto que aúna más de 2.200 km balizados y homologados por IMBA España, divididos en 36 rutas con recorridos de todo tipo de longitud y dificultad, señalizados con estacas, pintura y paneles en las dos direcciones de marcha. Se trata de uno de los espacios BTT regulados más extenso de la Península y recorre gran parte de la comarca de Estella, de norte a sur y de este a oeste, descubriendo sus rincones más bellos y sorprendentes.

Por último, también nos hemos referido a las rutas que se pueden realizar en Parque Natural de las Bárdenas Reales, un paisaje semidesértico de 42.500 hectáreas en el que la erosión de sus suelos de arcillas, yesos y areniscas ha esculpido caprichosas formas creando un mundo de apariencia casi lunar poblado de barrancos, mesetas planas y cerros solitarios.

Por otra parte, nos hemos desplazado a territorio castellanoleonés para conocer la ruta ‘Pedaleando por el Románico Palentino’ que une a lo largo de 57 kilómetros una docena de iglesias románicas del norte de Palencia y que ha sido ideada por el aventurero Jesús Calleja. Se trata de un recorrido circular que permite no sólo conocer el patrimonio de esa zona del norte palentino sino también disfrutar de la naturaleza, con amigos o en familia. Además la ruta enlaza con los grandes recorridos cicloturistas de la provincia como el GR1 y el Camino Lebaniego Castellano, a la altura de San Cebrián de Mudá donde puede visitarse la Reserva del Bisonte, y tiene también conexión con otras rutas como el Canal de Castilla, el Camino Natural del Románico Palentino o la Ruta BTT de las Cuencas Mineras. La ruta planteada por Jesús Calleja transcurre entre las localidades de Aguilar de Campoo, Corvio, Matalbaniega, Villavega de Aguilar, Cillamayor, Matabuena, Bustillo de Santullán, Villanueva de la Torre, Salinas de Pisuerga, Barcenillas de Pisuerga, Barrio de Santa María y Vallespinoso de Aguilar, para regresar de nuevo a Aguilar de Campoo.

De igual manera hemos ido hasta el norte de Cáceres y el sur de Ávila para disfrutar de los barrancos de la vertiente sur de Gredos, como Madrigal de la Vera, Candeleda o Arenas de San, en las que se puede disfrutar en estas fechas de la práctica del barranquismo.

Por último hemos viajado hasta la sierra portuguesa de la Estrella para seguir el curso del río Zêzere, uno de los principales afluentes de la cuenca del Tajo en Portugal.