El ubriqueño Rafael Carrillo volvió a subirse a un pódium en una prueba de triatlón el pasado sábado, con lo que últimamente cuenta todas sus participaciones por medallas. En esta ocasión fue en el Triatlón Marbella 2021, una prueba de distancia súper sprint (400 metros de natación, 10 km de bici y 3 km de carrera a pie) en la que se hizo con la tercera posición de la categoría junior con un tiempo de 32’57’’, consiguiendo además la 15ª posición de la clasificación general. El vencedor absoluto fue Juan José Durán, que empleó un tiempo de 30’29’’, mientras que el ganador en la categoría junior fue Rafael Arroyo, con 31’26’’. Esta medalla se suma a la lograda una semana antes en el I Triatlón de San Fernando, en el que también subió al tercer escalón del pódium.

El joven triatleta del AD Sevilla se ha mostrado satisfecho con su actuación: “De los tres triatlones que llevo este ha sido en el que la natación se me ha dado mejor. […] Lo que más perdí fue en la bicicleta. Era un circuito en el que cada trescientos o cuatrocientos metros había un giro de 180°, similar a una rotonda, y ahí no supe mantener la misma intensidad durante los 10 km y fui a trompicones”. Pero sobre todo, lo que ha querido destacar ha sido el segmento de carrera: “De la carrera a pie es de lo que estoy más contento. Creo que tengo ya una base bastante sólida. Me puedo bajar todo lo reventado que sea de la bicicleta que consigo tirar para adelante con la carrera a pie”. Carrillo ha reconocido que no esperaba terminar tan adelante en la clasificación general: “Sí que me esperaba estar en un top 30 o top 25, pero 15º no. Alegrías que te da la vida”

Cabe destacar, que las tres últimas pruebas en las que ha conseguido medalla han sido de distancias diferentes. Si en Guadix fue distancia olímpica y en San Fernando sprint, en esta ocasión afrontó una prueba más corta y explosiva que las anteriores. A este respecto ha afirmado que en esta prueba “no se puede pensar en guardar un poquito para la carrera a pie ni nada. Aquí era todo el rato a piñón” y que pequeños detalles como ponerte mal las zapatillas o dejar el desarrollo en la bicicleta para salir bien de la transición te pueden hacer bajar o subir un puesto en la clasificación. Rafael Carrillo ha reconocido también que ahora se encuentra en mejor estado de forma: “Los entrenamientos de ahora son los que más rápidos estoy metiendo en los 4 años que llevo en el triatlón. Quitando las competiciones, es ahora cuando más fuerte estoy”. Sus próximos compromisos serán un triatlón cross en Sevilla el 5 de junio y el 10 de julio un triatlón de distancia olímpica de San José del Valle.

En otro orden de cosas, el ubriqueño José Antonio Nieto comienza mañana viernes su ‘Reto Solidario 2.200 Kilómetros’ con el que pretende recorrer a pie esa distancia siguiendo varios itinerarios del Camino de Santiago con el fin de dar visibilidad y colaborar con la recaudación fondos que sufraguen la adquisición de unas prótesis que permitan volver a andar al ubriqueño Daniel Gómez Oñate. La idea es recorrer el Camino del Norte, para enlazar después con los epílogos de Muxía y Finisterre, tomar el Camino Francés en dirección contraria hasta Astorga y bajar por la Vía de la Plata hasta Ubrique. De esta manera, mañana arrancará su periplo desde Irún, con una primera etapa de 47 km que le llevará hasta Lezama. José Antonio Nieto tiene la intención de completar los 2.200 km en 48 etapas a una media de entre 42 y 50 km diarios. A pocas horas de comenzar su reto, Nieto ha reconocido que “los nervios están a flor de piel” y que “dormir, he dormido poco, pero estoy preparado física y mentalmente”.

Este componente del Club Senderismo 3 Caminos está totalmente concienciado con la responsabilidad de afrontar una empresa de esta envergadura: “Es un reto complicado, esto no lo he hecho nunca, no soy un profesional de esto y no tengo un equipo detrás que me esté apoyando, aunque sí tengo muchos compañeros del Club de Senderismo 3 Caminos y compañeros del trabajo que ahí están apoyándome y dándome ánimos”. Eso sí, una de sus preocupaciones que tiene a esta hora es el tema de la pernocta: “Lo que más me preocupa es encontrar sitio donde poder descansar y dormir. El 95% de los albergues están cerrados y de las 48 etapas tengo entre 20 y 23 etapas que no encuentro donde dormir. Tengo que ir solucionando el problema conforme se vaya presentado”. José Antonio Nieto va a cubrir una distancia diaria superior a las que marcan las etapas oficiales del Camino porque “si lo marco por etapas iba a necesitar 3 meses para poder terminar. Físicamente creo que estoy bien, pero eso lo van a decir los kilómetros poco a poco”. “Me he marcado un reto, unas etapas y tengo que ir mentalizado de cumplirlas más o menos y llevarlas casi a rajatabla. Todo va a depender de la forma física en la que me vaya encontrando y también un poco de los pies, que son los que van a mandar en el Camino”, ha añadido.

También se ha referido a la última parte del reto, la que le llevará a recorrer las comunidades de Extremadura y Andalucía en pleno verano, con la dificultad añadida de las altas temperaturas y la mayor dispersión existente entre los núcleos urbanos. Por ello ha explicado: “Estoy concienciado de que, si tengo que caminar de noche y descansar de día, lo voy a hacer”. Por último, José Antonio Nieto ha manifestado: “Yo tengo mi reto por delante que son 2.200 km y el pueblo de Ubrique tiene otro reto, que es intentar colaborar con un donativo e intentar que se puedan llevar esos dos retos conjuntamente”.

Las contribuciones económicas a beneficio de la familia Gómez Oñate se podrán realizar en dos números de cuentas de entidades bancarias (Santander y Unicaja) y a través del Bizum 628 735 654.