La XXVI Subida Ubrique – Benaocaz se tiñó ayer domingo de luto por el fallecimiento de un comisario de ruta como consecuencia de un accidente en el que un participante, tras perder el control de su vehículo, tuvo una salida de pista e impactó en el lugar exacto en el que se encontraba la víctima. Fue en torno a las 14 horas, en la tercera y última manga de carrera oficial, en el puesto de bandera número 21, poco antes de la línea de meta. Inmediatamente, una vez tuvo conocimiento del accidente, la Dirección de Carrera paralizó la prueba y puso en marcha su protocolo de seguridad, dando traslado a los equipos médicos hasta la zona. Allí, los sanitarios constataron la extrema gravedad del comisario y activaron el 061 para que fuera evacuado en helicóptero, aunque lamentablemente no sería necesario debido a su fallecimiento poco después en el lugar del accidente.

Por otro lado, tanto el piloto, que sufrió una herida abierta en uno de sus brazos, como un miembro de Protección Civil presente en el lugar, que salió ileso, fueron trasladados a un centro sanitario. La persona fallecida, Manuel Pantoja de los Santos, era natural de Jerez de la Frontera y formaba parte del equipo de comisarios de ruta del Circuito de Jerez, al que se incorporó hace más de 35 años.

El presidente de Escudería Ubrique, Pedro Carlos García, ha mostrado en el día de hoy su conmoción y pesar por el fallecimiento de uno de sus comisarios, en la que ha calificado la edición más triste de todas las que se han celebrado en Ubrique. “No habíamos tenido nunca nada, pero hemos pasado de no tener nada a tenerlo todo en el mismo tirón”, ha señalado a la vez que ha destacado que “consternación en la que estamos todos. Me ha dado un poco de shock porque es que no te esperas esto y te deja un poco en fuera de juego. Sus familiares, hijos y compañeros más allegados me imagino como tienen que estar. Dar las condolencias me parece demasiado poco. Tiene que estar todo el mundo muy afectado por esta situación”. En su opinión, “ha sido un cúmulo de mala suerte y de que se hayan dado una serie de condiciones que normalmente no hubieran pasado”. “La seguridad plena no existe en el deporte, y mucho menos en el deporte del automovilismo, que tiene un riesgo importante, pero pones todos los medios que tienes a tu disposición y haces una inversión en medios, en dispositivos y todo para evitar que las cosas pasen, y en el caso de que pasen que puedan tener solución. Pero en este caso no ha servido ni lo uno ni lo otro”, ha añadido.

García ha contado que “se estaba cumpliendo el reglamento exhaustivamente, todas las medidas. Parece ser que un rebote de aquí, una cosa de allí, choca con un sitio y se va para otro inesperado y, además, inexplicablemente, parece imposible que llegara a donde llegó y, sin embargo, llegó”. Inmediatamente la organización puso en marcha el protocolo sanitario, trasladadno a sus equipos médicos hasta el lugar del accidente. En este sentido, el presidente de Escudería Ubrique ha afirmado que “la maquinaria funcionó perfecta. Ahí no hay más que elogiar a los equipos médicos que teníamos contratados y a la jefa médica en concreto y al resto de seguridad porque en dos minutos y pico estuvieron allí. […] Se activó el protocolo del 061 porque el equipo médico intuyó la gravedad de la situación. Estuvieron allí en torno a cuatro horas y pico y al final no se pudo hacer nada por este hombre”. Cuando Dirección de Carrera fue consciente de la gravedad de la situación suspendió automáticamente la carrera, la entrega de premios y todos los actos programados. Tras el accidente, la Guardia Civil de Tráfico abrió una investigación, que aún continúa, con el fin de esclarecer las causas del suceso.

Pedro Carlos García ha lamentado profundamente que este siniestro se haya producido en una prueba en la que en sus 25 años anteriores no había registrado ningún incidente de gravedad. En este sentido, ha insistido que la seguridad siempre ha sido un pilar fundamental para Escudería Ubrique, ya que es a lo que más presupuesto y recursos destinan, algo que ha sido reconocido durante muchos años por la propia Federación Española de Automovilismo. Del mismo modo, ha recordado que, en esta edición, a pesar de que solo era puntuable para el Campeonato de Andalucía Montaña, decidieron mantener el mismo protocolo de seguridad que requiere el reglamento del Campeonato de España y que ha regido la prueba en todos los años anteriores. “Para tener la seguridad plena en todo lo que se pueda, nosotros no escatimamos ningún esfuerzo, como hemos hecho hasta ahora. […] Los estándares de montaje de la prueba no iban a cambiar y si se pudiera mejorar en algún lado, lo mejoramos. La mala suerte nos ha tocado. 25 años sin pasar nada y en el 26 ha ocurrido”, ha apostillado.