Luis Zekarías Gálvez se proclamó este pasado fin de semana campeón de España de Atletismo Sub 14 en la modalidad de Triatlón B, que engloba las pruebas de lanzamiento de jabalina, salto de longitud y 1.000 metros. El joven ubriqueño consiguió marca personal en las tres pruebas, siendo su gran regularidad lo que le permitió llevarse el título nacional por delante del gallego Nuno Castro y del castellonense Yoel Pérez.

La primera de las pruebas que se disputó fue la de salto de longitud en la mañana del sábado. Aquí, Nuno Castro consiguió la mejor marca con 5,17 metros, seguido de Luis Zekarías Gálvez que logró un 5,03, cuando su objetivo era intentar llegar a 4,90, algo que consiguió ya en su segundo salto. “En la prueba de longitud estuve muy concentrado. Sabía que en la primera prueba era en la que vería si podía luchar por el Campeonato de España. Cuando vi esos 4,90 metros sabía que lo podía hacer”, ha resaltado Gálvez. En esta línea ha confesado que con ese salto “me relajé, fue como si mi cuerpo dijera que ya lo habíamos conseguido y que ahora íbamos a intentar superarlo. Creo que eso fue lo que me dio la confianza de poder saltar esos 5 metros. No me lo esperaba”. Por la tarde llegó la prueba de los 1.000 metros en la que su objetivo era bajar de los 3 minutos. El corredor del Club de Atletismo Chapín paró el crono en 2:58.18, logrando el octavo mejor tiempo y poniéndose en la cabeza de la clasificación. Según Luis Zekarías Gálvez, “fue una carrera muy táctica que la había estudiado con mi entrenador”. Consciente de que sus rivales tenían una mayor punta de velocidad en los primeros 200 metros, el ubriqueño comenzó atrás, yendo de menos a más y remontando posiciones en los últimos 300 metros. Por ello, también se ha mostrado contento “por mejorar mi marca en los 1.000 metros con 2:58. Aspiraba a bajar de los 3 minutos y desde el Campeonato de Andalucía de hace tres semanas he bajado mi tiempo en 7 segundos”.

Por último, el joven atleta serrano compitió en la prueba de jabalina, a la que llegaba como primero del ránking nacional. En su segundo lanzamiento ya mejora su marca con 36,36 metros, lo que le colocaba en primera posición. Sin embargo, en su último lanzamiento, Nuno Castro consiguió un sorprendente 39,79 metros, arrebatándole la primera plaza de esta disciplina, pero no de la prueba, que terminó ganando con 1.460 puntos por delante de Nuno Castro (1.402) y Yoel Pérez (1.346). Luis Zekarías Gálvez se ha mostrado orgulloso “de haber dado todo lo que podía dar este año. No lo tenía ni en la cabeza proclamarme campeón de España. Solo haber entrado en el pódium me parecía una locura”. El ubriqueño ha destacado el trabajo que ha habido detrás de este título, lo que demuestra el hecho de haber batido sus tres marcas personales en la misma prueba. De cara al próximo año, en el que cambiará de categoría y desaparecen estas pruebas que combinan varias disciplinas atléticas, Gálvez ha reconocido que todavía no tiene claro por cuál decantarse en un futuro: “Tengo todavía un verano por delante para pensar en qué pruebas me quiero centrar porque me gusta correr, pero sé que la jabalina se me da bien”.

En otro orden de cosas, Eduardo Gómez se proclamó el pasado sábado subcampeón de Andalucía Sub 23 de los 5.000 metros en pista. Tras su temporada de duatlón, Gómez volvió al tartán con la idea de mejorar su marca personal en la prueba de los 5.000 metros, algo que logró con 15:42:35, lo que le valió para llevarse la medalla de plata. La victoria fue para Diego Clemente con 15:32:95. Del mismo modo, este Campeonato de Andalucía Sub 23 también contó con la presencia del ubriqueño Antonio Lozano, que participó en las pruebas de los 100 y 200 metros lisos, en las que consiguió un tiempo de 11.82 segundos y 23.42 segundos respectivamente, que no le permitieron meterse en la final.

Por otra parte, el ubriqueño Francisco Pazo volvió a enfundarse un dorsal en la CxM de Alpandeire, en la que además cruzó la meta en la 4ª posición de la general y la 1ª de la categoría de Veteranos A. La victoria se la llevó Antonio Herrera con 1h51’34’’, seguido de Amador Perena (1h56’42’’) y Antonio Jesús Aguilar (2:00:00). Francisco Pazo finalizó con 2h01’27’’. El corredor ubriqueño ha reconocido que ya tenía ganas de volver a competir: “Tenía ganas y a la vez tenía miedo porque no me estaban saliendo muy bien los números de los entrenamientos. […] Tenía ganas de hacer un test para ver cómo estaba y si era verdad que estaba tan mal cono me veía”. El resultado no pudo ser mejor, ya que consiguió mejorar en 6 minutos el tiempo de su última participación con la que consiguió la victoria absoluta en el mismo recorrido. “Estoy muy contento por como estoy, no me lo esperaba”, ha confesado.

Pazo ha explicado que durante la prueba se fue encontrando cada vez mejor, aunque no estuvo metido en la pelea de principio: “Se me fueron al principio y no tuve piernas para seguirlos”. A la altura del km 11 se encontraba en la sexta posición y fue cuando tuvo contacto visual con los corredores que lo antecedían. A partir de ahí, apretó para cogerlos y sobre el km 15 ya se puso en la 4ª posición, que ya no abandonaría. Francisco Pazo ha afirmado que con este resultado se ve “reforzado, con mucha moral. Creía que no cogía el nivel, que no volvía a tener ritmo. Estaba entrenando muy bien, pero los números no me salían. […] Ahora viendo que he quitado 6 minutos a la última vez y que me he quedado a minuto y medio del tercero, que es un chaval muy bueno, estoy con la moral por las nubes”. Esta era la segunda carrera en la participaba Francisco Pazo en este 2021, tras la CxM Nico Molina Sierra de Dúrcal el pasado mes de marzo. En este sentido, el ubriqueño ha señalado que el parón de las pruebas durante el pasado año y buena parte de este le ha servido para tomarse la competición de otra forma: “Ahora esto nos ha servido para tomárnoslo de otra manera, divertirnos un poco más y valorar más lo que nos gusta esto”. Pazo ha comentado que tras 13 años corriendo “ha sido la primera vez que hemos tenido un parón tan en seco de competición y también nos ha servido para recuperar un poco el cuerpo, escucharlo y tomárnoslo de otra manera”. Por ello ha aclarado que este año está compitiendo tal como le va apeteciendo y que no tiene ningún objetivo, “divertirme y ya está”.