En el día de hoy hemos charlado con el entrenador ubriqueño Luis Miguel Fernández sobre esta atípica temporada en la que dirigió al Deportivo Ubriqueño en la Tercera Andaluza infantil y que se vio interrumpida abruptamente por la irrupción de la pandemia del coronavirus. En sus 45 años al frente de los banquillos, Luis Miguel Fernández ha reconocido que ha sido la situación más excepcional a la que se ha enfrentado, aunque, a pesar de todo, se ha mostrado «contento y orgulloso con el rendimiento de los niños y con los padres, que se han volcado con el equipo».

Para el técnico ubriqueño ha agradecido la oportunidad que se le ofreció al club, a los directivos, a los padres y, sobre todo, a los niños por la confianza depositada al principio de la temporada. «Sabía que el equipo venía bien de la temporada anterior. Fue todo un reto y para sorpresa mía, y con la ilusión de los niños, conseguimos estar en los puestos de arriba en la primera parte de la temporada», ha añadido. Eso sí, Fernández también se ha referido al bajón que sufrió el equipo en la segunda vuelta: «El equipo se desinfló un poquito. El parón de un mes por motivo del calendario influyó un poco en el bajo rendimiento de la segunda vuelta. Eso fue lo que nos trastocó de seguir en los puestos de arriba». Por ese motivo, ha señalado que «los entrenadores no podemos estar contentos con el calendario. Nos pegamos un mes parados sin competir, con lo que se mermó la continuidad del equipo».

Luis Miguel Fernández también se ha referido a la incertidumbre que sobrevuela de cara a la próxima temporada, en la que, a día de hoy, se desconoce en qué condiciones se desarrollará la competición liguera. Para el técnico del Deportivo Ubriqueño infantil, «puedes plantear la pretemporada pero a ciegas». En esta línea, ha adelantado que para el curso que viene el club tiene la intención de aumentar el número de equipos con la creación de un juvenil y un alevín que se sumen a los dos conjuntos con los ya cuenta el club.

Con relación a las consecuencias que tendrá esta crisis sanitaria, Luis Miguel Fernández ha huido de todo positivismo: «Al principio de la pandemia se decía que esto nos iba a enseñar a vivir de otra manera y que nos había puesto a cada uno en su sitio, pero terminó todo y todo el mundo sigue igual, en las terrazas, en las playas, sin mascarillas, sin respetar la distancia. Con respecto al fútbol ha sido negativo en todo». El veterano entrenador no cree que la nueva normalidad vaya a cambiar mucho el fútbol tal como lo conocemos ahora y considera que » no va a costar volver a la dinámica de antes».

Por último, el técnico del Deportivo Ubriqueño infantil ha deseado suerte al Ubrique UD senior y ha sugerido a sus jugadores, muchos de ellos ex pupilos suyos, «que no desaprovechen la oportunidad, que se diviertan y vayan sin presión ninguna». «A un partido único puede ocurrir de todo» , ha concluido.

Etiquetado en: