81 equipos se darán cita finalmente este fin de semana en la 27ª Subida Ubrique. De ellos, prácticamente un tercio (26) serán ubriqueños que no faltarán a la cita con su prueba un año más. Lo harán, además, con mucho que decir, con pilotos que marchan muy rápido, con atractivos como el BRC con el que competirá Antonio Pérez Orellana, y porque, tal y como ha recordado uno de ellos, Esteban Gutiérrez, “somos la base y los que llenamos las inscripciones y eso debería valorarse”. El piloto ha subrayado la importancia de apostar por esta prueba después del trágico desenlace del pasado año.

Acerca de la inscripción, y pese a la ausencia de nombres como Aznar, Villa, Fombona, Maldonado o Broberg, ha destacado que sigue manteniendo muy buenos pilotos y rápidos, con buenos BMW M3, Mitsubishi Lancer, etc. Y es que ante la imposibilidad de ser puntuable para el Campeonato de España, la Copa de España abre una nueva alternativa a pilotos y organizadores. Los primeros se encuentran con la posibilidad de aspirar a un título nacional con solo cuatro pruebas (la primera esta de Ubrique) y los segundos mantienen la esperanza de entrar dentro del Campeonato en el próximo o próximos años. Eso sí, Esteban sugiere una reflexión por parte de la Federación con respecto al formato de los prioritarios. También considera beneficioso el adelanto de la Subida Ubrique al mes de marzo. “En las primeras del año la gente tiene muchas ganas y está ansiosa de pruebas y puede tener buena aceptación”, afirmaba.

Tras unos años en los que viene apostando por el Campeonato de Andalucía de Rallys, en esta ocasión la cancelación de Ugíjar le rompe “todo el calendario teniendo en cuenta que tampoco se va a hacer el Sierra de Cádiz”. Ello propiciaría “tener que irnos a Almería o Sierra Morena, que duplica o triplica el coste además de ser rallys muy exigentes para el coche, que es fiable, pero tiene sus años”. Así las cosas, se marca junto a los suyos una temporada más tranquila en la que solo tiene como citas más o menos fijas Estepona y el Ciudad de Jerez. Lo que no cambia es su estreno, que siempre suele ser en casa “si no en Estepona”. Desde el pasado Rally de Jerez no se sube al coche, algo que no le preocupa por el grado de adaptación a una montura a la que no ha realizado mejoras. “Siempre se le puede hacer algo, pero para las pretensiones que tengo, que son las de divertirme, va bien”, admite.

Sin duda alguna, el ambiente que se vive durante esta semana, en los días previos, así como a partir de mañana, es uno de los alicientes para todos estos pilotos que tiene el WhatsApp “al rojo vivo”. En este sentido reconoce que “es una rivalidad muy bonita la que se vive. Nos llevamos todos bien independientemente de lo rápido que sea cada uno y durante el fin de semana estamos todos ahí para ayudarnos en lo que podamos”.

En Tiempo de Deportes también hemos conversado con Fran Calvillo, que llega a esta cita con la confianza que le da el cuarto puesto de turismos en el scrash final en la Subida Algar, siendo primero de su clase. Un resultado que no esperaban en un principio ya que fueron con la intención de probar las mejoras que le habían incluido al coche en motor, frenos, electrónica y arco de seguridad. Sin embargo, el coche se mostró rápido desde el primer momento y el piloto logró adaptarse muy pronto.

Fran Calvillo ha señalado que, tras no lograr en Macael el título andaluz de su agrupación, este año están un poco a la expectativa de saber cómo trascenderán los resultados. En función de ellos se plantearán seguir el campeonato o no. En Ubrique estarán Juan Antonio Galván y Jaime de la Calle, quienes completaron el podio en Algar. No obstante, espera disfrutar de su gente y del público mientras compite con sus amigos. Además, ha destacado la gran afición que tiene este hobby en la localidad.