El CABU infantil femenino se no pudo acceder a la final provincial de nivel B tras caer en semifinales ante el Cádiz CB Gades por 42 – 45 en un choque en el que las ubriqueñas se vieron lastradas por la falta de acierto desde la línea de tiros libres, sobre todo en los dos últimos cuartos en los que solo acertaron a convertir 4 de 24 lanzamientos. Aun así, el CABU infantil femenino tuvo sus opciones y, a pesar de ir por detrás en el marcador durante todo el partido, en el último cuarto estuvo a punto de dar la sorpresa y remontar el resultado gracias a un excelente parcial de 15 – 4, que finalmente se antojó insuficiente.

En el inicio del partido el equipo que dirige José Manuel Richarte estuvo excesivamente nervioso, lo que se tradujo en errores no forzados que supo aprovechar el Cádiz CB Gades para irse con una ligera ventaja de cinco puntos (11 – 16). En el segundo cuarto las gaditanas aumentaron su diferencia aprovechándose sobre todo del bajo porcentaje de acierto en tiros libres (26% en todo el partido) de sus rivales, de manera que al descanso el marcador reflejaba un 22 – 35. Tras el descanso, las ubriqueñas estuvieron un poco más centradas en defensa, pero no lo compensaron con un mayor acierto anotador, de manera que el parcial de este tercer cuarto reflejó un pobre 5 – 6. La cosa cambió en el último período, en el que el CABU infantil femenino siguió mostrándose intenso en defensa (el Cádiz CB Gades solo anotó 4 puntos) y mejoró sus números anotadores, hasta el punto de acercarse con peligro en el marcador ante un equipo gaditano que no podía parar el empuje de las ubriqueñas. Sin embargo, los errores desde la línea de tiros libres fue una carga demasiada pesada y quizás fue lo que impidió que la remontada se culminara. Finalmente, el Cádiz CB Gades se llevó la victoria por 42 – 45 y consiguió el pase a la final en la que notó el desgaste de la semifinal y no pudo con el equipo anfitrión, el Ciudad de Algeciras, que terminó proclamándose campeón provincial de nivel B.

José Manuel Richarte se ha referido hoy a este partido afirmando que “el partido en sí fue bueno, se compitió, se disfrutó y a eso no se le puede decir nada. Ellas hicieron los deberes, pero por los nervios se les notó que la mano estaba más corta de los normal”. En este sentido ha señalado que sus jugadoras son conscientes de que “los nervios les jugaron una mala pasada”. De igual manera, Richarte ha aludido a la falta de acierto en los tiros libres como uno de los motivos principales por los que su equipo no pudo pasar a la final, resaltando el pobre balance de 12 de 44 al final del partido. En este aspecto, y dado que el equipo también tuvo ese problema en el duelo de la liga regular, el técnico del CABU infantil ha subrayado que “durante las dos últimas semanas estuvimos súper centrados en los tiros libres. Estaba practicado y con porcentajes muy buenos”, aunque finalmente esa falta de acierto salió a relucir, sobre todo, en momentos decisivos de los dos últimos períodos: “En el tercer cuarto tuvimos 14 tiros libres y ellas 2. Nosotras hicimos buenas defensas y ellas solo conseguían pararnos con faltas, pero, si de esos dos tiros libre que te regalan no metes ninguno, se te escapa el partido”.

A pesar de todo, José Manuel Richarte ha aclarado: “Todavía no he encontrado una excusa buena. Yo le pongo más a que si se lo llegan a haber creído antes, incluso con el porcentaje de tiro libre tan malo, nos podríamos haber llevado el partido”. En esta línea, el entrenador ubriqueño ha destacado el juego de su equipo en el último cuarto: “Si el partido hubiera durado un minuto más, las niñas se lo llevan. Ahí es cuando noté a las de Gades que no podían pararnos. Era una tras otra para nosotros y ellas no conseguían meter, solo lograron dos canastas en el último cuarto”. En este sentido, Richarte ha querido destacar el partido realizado por María González, cuya actitud contagió a sus compañeras en el último período: “Cogieron la energía de María”. A pesar de todo, el técnico del CABU infantil femenino ha destacado que se ha conseguido “un objetivo y un premio muy grande, que es la unión que se ha creado este año”. Por eso, se ha mostrado satisfecho con el balance general de la temporada, resaltado el compromiso y la disciplina de su plantilla. Por último, cabe destacar que, tras su partido y antes de regresar a Ubrique, la expedición ubriqueña se desplazó hasta San Fernando para apoyar y animar al Barada CABU junior en su final ante el Xerez Club Deportivo Baloncesto.

En otro orden de cosas, el CABU cadete disputó el pasado fin de semana sus dos últimos partidos de la liga regular, logrando superar al Xerez CD Baloncesto Rosa por 58 – 26 en la tarde del viernes y al DKV Jerez Amarillo por 91 – 18 en la mañana del domingo. El equipo de Paco Ruiz y Pepe Domínguez han terminado en la segunda posición del grupo C con 8 victorias y dos derrotas, estas últimas en los dos choques ante DKV Jerez Blanco, que ha sido el equipo que finalmente ha accedido a la final a 4.