Escudería Ubrique publicó en la tarde de ayer la lista oficial de inscritos de la XXVI Subida Ubrique – Benaocaz, prueba puntuable para el Campeonato de Andalucía de Montaña que contará finalmente con un total de 69 equipos entre las categorías de turismos y monoplazas. Entre ellos, esta edición volverá a tener una amplia representación de pilotos locales que alcanzará la cifra de 22 participantes, un número que se ha mantenido a lo largo de los años y que revela el excelente estado de salud del automovilismo ubriqueño.

Por este motivo, hoy hemos hablado con dos de los pilotos ubiqueños que el próximo sábado estarán en la línea de salida. Por un lado, hemos podido charlar David Suárez (Renault Clío), un piloto ya experimentado que vuelve a competir en Ubrique después de cinco años de ausencia. Suárez ha justificado este período de ausencia en que, después de su última participación en 2017, desmontó el motor de su Clío para su revisión correspondiente y no pudo llegar a la Subida de 2018, a lo que después se unió la cancelación de la prueba en 2019 y 2020 y el cambio de fecha de 2021. De esta manera, su vehículo se estrenará tras la revisión este fin de semana: “Está prácticamente nuevo en todo, no lo he sacado desde entonces. Se ha revisado entero, se ha ajustado todo, suspensiones, alineaciones y el motor está rodado nada más. Lo he cogido simplemente para la ITV, hacer rodaje y ahora meterlo en competición”.

Por todo ello, el piloto ubriqueño ha adelantado que “el objetivo es salir, probar a ver cómo me encuentro y a ver el clima. En las primeras mangas se probará y ya se verá”. “Yo salgo a divertirme y a pasármelo bien, bajarme contento del coche y que no falle”, ha apostillado. Sobre la posibilidad de que algún piloto ubriqueño pueda dar la sorpresa en un año en el que habrá más igualdad debido a la ausencia de equipos del Campeonato de España, David Suárez ha comentado que es difícil pero no imposible: “Es nuestra prueba. Tiene que acompañar todo, el tiempo, la mecánica, las ganas, que estés motivado. Aquí tenemos gente muy rápida”.

El ubriqueño también se ha referido a la salida de Ubrique del calendario nacional de montaña, resaltando que, aunque a los pilotos del regional “nos viene mucho mejor, el ambiente del pueblo, la gente que viene y el dinero que deja sí se va a notar”. A este respecto, ha mostrado su desacuerdo con el formato de pilotos prioritarios: “En el Nacional siempre ha habido cosas que arreglar, pero claro, el año pasado fue un follón. El tema de los prioritarios, coches para arriba, coches para abajo, ahora los del regional los últimos y si les da tiempo a salir, salen, y si no, no salen, pagando lo mismo que todo el mundo. No lo veo bien”. En este sentido, se mostrado esperanzado en que el Nacional “vuelva porque esto se nota en todo y a la gente le gusta venir a Ubrique”. Por último y cuestionado sobre sus planes para esta temporada, Suárez ha asegurado que “voy sobre la marcha, no suelo hacer planes. Dependerá del trabajo y del tiempo

Por otra parte, hoy también hemos tenido la ocasión de conversar con otro piloto veterano como Antonio Luis Rodríguez (Lancia Delta Integrale), que llega a la prueba de casa con muchos ánimos y con algunas mejoras en su unidad: “Le he puesto un turbo nuevo y algunas cosas más. Esperemos que salgan bien las cosas. Es un coche delicado, que hay que estar muy encima de él, pero lo veo bien”. El estar al volante de una auténtica joya de coleccionista también le hace tomarse la competición de una forma más relajada, ya que “es un clásico, sus piezas escasean más y es más caro de mantener. También hay que mirar por el coche porque si le das un golpe no hay piezas de carrocería. Con un coche así es mejor dedicarse a los clásicos y a hacer eventos esporádicos que competición pura y dura. Por eso tampoco me dedico fuerte a esto porque el coche este es para cuidarlo más que otra cosa”. “26 años llevo con él. Conozco hasta el último tornillo del coche. Ya me une el romanticismo, es como al que le gusta algo y ya no se puede desprender”, ha añadido.

A pesar de todo, el piloto de Ubrique ha señalado que su idea es “salir a divertirme y hacer un buen papel. A ver cómo se comporta el tiempo y nos permite disfrutar de la carrera en condiciones, acabarla bien y disfrutar”. En este sentido ha afirmado que “con lluvia la cosa se empareja más. En seco es más difícil porque hay coches como los EVO, Ginetta o BMW que son más rápidos que el mío. Yo estando en el top ten y yendo bien el coche me conformo”. De esta manera ha reconocido que “con acabar y habiéndomelo pasado bien y que todo el mundo acabe bien, sin ningún percance ni nada, lo veo perfecto. Yo no buscó ganar, lo que pasa es que tengo un coche que va bien”.

Sobre la Subida, Antonio Luis Rodríguez ha considerado “acertada” la decisión de salirse del Campeonato de España: “No estoy a favor del tema de los prioritarios, tiene que ser todo el mundo igual, como siempre ha sido […]. La primera vez que se hizo lo de los prioritarios fue hace tres años en Estepona, yo estaba allí compitiendo y medí cuenta de que era un rollo. Tenía que estar en línea de salida una hora esperando a que subieran los prioritarios, a que bajaran, a que subiesen otra vez. La verdad es que fue un desconcierto porque no sabías si tenías o no que salir”. Desde su punto de vista, este formato de prioritarios también “perjudica al público, que tiene que estar todo el día en el tramo, y a los pilotos, todos cabreados por las pérdidas de tiempo”. Rodríguez ha comentado que, aunque la salida Ubrique del calendario Nacional “afectará un poco al ambiente de la carrera”, desde su punto de vista “la carrera de Ubrique tiene un prestigio y una fama que quieras que no la gente vendrá a echar el día”. Sobre sus planes para 2022, ha explicado que al igual que en los últimos años participará en las pruebas que “vayan saliendo. Si el coche va bien, pues voy a la siguiente y así”.