Hoy en Cara Norte hemos hablado de una de las primeras infraestructuras turísticas y deportivas que se pusieron en marcha en la Sierra de Cádiz, la Vía Verde de la Sierra, un referente nacional e internacional en el aprovechamiento y adaptación de las antiguas infraestructuras ferroviarias para su uso y disfrute hoy en día. La Vía Verde de la Sierra transita por el antiguo trazado ferroviario Jerez–Almargen, que se proyectó a finales del siglo XIX, se comenzó a ejecutar en la década de los años 20 y se abandonó con la crisis de los años 30. De este primitivo proyecto, hoy en día se encuentran transitables 36,5 kilómetros que unen las localidades de Puerto Serrano y Olvera, ideales para la práctica del senderismo, el cicloturismo y los paseos a caballo. Esta ruta, que sigue paralela a las orillas de numerosos ríos, pasa por lugares tan espectaculares como el peñón de Zaframagón, una de las reservas de buitres leonados más pobladas de Europa. En la tarde de hoy hemos hablado con la presidenta de la Fundación de la Vía Verde de la Sierra, María Isabel Moreno, que la ha calificado como uno de los principales valores y atractivos turísticos de la Sierra de Cádiz, destacando que en 2017 tuvo una afluencia de 300.000 visitantes. Moreno ha adelantado que en la actualidad se está trabajando en la ampliación de la Vía Verde, con el objetivo de recuperar la totalidad del antiguo trazado original del tren hasta Jerez, lo que la llevaría a tener más de 100 km de recorrido. Del mismo modo se estudia la posibilidad de conectarla a otras vías verdes de la Bahía de Cádiz.

Etiquetado en: