La ausencia de las monturas más punteras del Nacional de Montaña en la XXVI Subida Ubrique – Benaocaz tendrá como principal consecuencia la incógnita en torno a los pilotos favoritos a hacerse con la victoria final, ya que las fuerzas están más igualadas en la competición regional. Esto sin duda añadirá más emoción a una carrera que siempre han dominado los equipos con los vehículos más potentes del Nacional, a años luz en muchos casos del resto de participantes. En las quinielas para la victoria absoluta en esta edición se centrarán en la categoría de turismos en los pilotos al volante de unidades de Porsche, BMW o Mitshu, sin obviar al vigente campeón de Andalucía de Montaña, el marbellí Christian Broberg, que con su Ginetta G50 GT4 se postula como el principal candidato a llevarse la victoria en Ubrique.

Por ello, hoy hemos hablado con el propio Broberg, que ha reconocido que la Subida Ubrique “es una prueba que nos gusta mucho, que es muy complicada, muy técnica y se ven las manos del piloto más que la montura, así que vamos a ir a disfrutar y a darle espectáculo al público”. Además, al no ser puntuable este año para el Nacional, será “una oportunidad para las monturas más asequible para poder ganar tanto en monoplazas como en turismo”. Esta será la cuarta participación de Christian Broberg en Ubrique, aunque la primera vez en la que repita montura, ya que sus dos primeras experiencias fueron al volante de una barqueta Radical y de un Silver Car. En este sentido, ha recordado que estrenó su nueva montura “en 2019 en circuito. En 2020 no la usamos y en 2021 ya empezamos en carretera. La tercera carrera que corrí con el coche fue Ubrique, así que vamos a intentar coger los tiempos del año pasado como referencia y a intentar avanzar un poquito más”. En su opinión, “la Ginetta G50 GT4 es un coche muy asequible teniendo en cuenta los tiempos que se hacen en turismos. No llega a los coches nuevos, pero a los viejos de 2006 – 2010 sí les puede echar un poquito la mano encima”. “Es un coche muy versátil, muy bien pensado y que no está basado en un coche de calle adaptado después a carrera, sino que el pensamiento de ese coche en fábrica siempre fue de carrera”, ha añadido.

Por otro lado, el marbellí ha elogiado la Subida Ubrique: “Ubrique lo tiene todo. Ubrique tiene baches, llanos, velocidad, tiene sus horquillas y hay que ser muy técnico y muy fino porque un error en una curva lo arrastras dos o tres curvas después”. Por ello ha considerado que “aunque no sea de las más largas, es de las más complicadas de memorizar”. Sobre esta temporada, el vigente campeón andaluz de Montaña ha comentado que su idea es volver a completar el certamen regional: “Nos gustaría volver a repetirlo, vamos a pelear con todo para conseguir otra vez el Campeonato de Andalucía de Montaña y a enseñar que la Ginetta está aquí para plantarle cara a todo lo que venga”. En este sentido, ha reconocido que “a principios de temporada sí queríamos hacer el Nacional entero, pero después de que Ubrique se haya caído no es suficiente lucrativo para nosotros empezar a hacer carreras fuera para un Campeonato del que tampoco nos sentimos muy atraídos por él. Es un Campeonato de España y tal, tiene mucho nombre, pero las carreras están muy lejos y preferimos hacer las carreras que nos gustan aquí cerca de casa con nuestra afición”.

Sobre la decisión de sacar la prueba del Campeonato de España, Broberg ha señalado: “Comprendo la decisión de la organización. Es un sistema que, para mí, el problema que tiene es el nombre, el de pilotos prioritarios, que es un nombre que no debería existir porque aquí todo el mundo paga el mismo dinero de inscripción y merece tener el mismo servicio”. “He corrido carreras del europeo y del Mundial – ha continuado – y ahí no hay prioritarios. Ahí dividen la mitad y se sube en grupo y se baja, sube otro grupo y baja. El problema que tiene Ubrique es que no tiene físicamente espacio suficiente para permitir una fila de coches listos para salir a carrera y permitir que los coches que ya están en carrera bajen”. En esta línea ha destacado que “es un sistema complicado que hay que hacerlo varias veces para poder pulirlo. Estamos hablando de gente que son voluntarios, que ponen mucho esfuerzo, pero que no se dedican a ello y no podemos exigirles siempre lo máximo”. Por todo ello ha afirmado que “la decisión de Ubrique es la correcta y creo que la decisión de la Federación de no ser flexible en este caso es incorrecta por no darle una salida a Ubrique”.

En otro orden de cosas, también hemos tenido la ocasión de hablar con el cuatro veces campeón de Andalucía Absoluto Manuel Maldonado, que un año más estará en la Subida Ubrique, de la que ha asegurado que solo se ha ausentado de una de sus 26 ediciones. “Ubrique para mí es una prueba especial, siempre lo digo, por la gente, por los amigos. Ya no es participar en una prueba, ya es ir a pasar un fin de semanas con amigos, conocidos y demás. Me encanta ir a Ubrique y mientras pueda no faltaré”, ha explicado. El piloto almeriense, al que en los últimos años las obligaciones laborales le han impedido poder seguir algún campeonato, tanto regional como nacional, llega a Ubrique con su Porsche 997 GT3, por lo que parece que pueda tener muchas papeletas para pelear por la victoria final. En este sentido, nos ha confesado que “el coche llega bien. Ahora mismo está revisándose de arriba abajo. El que llega mal soy yo, que estoy oxidado. Me hace falta subir al coche y empezar a subir y bajar porque, la verdad, es que me siento raro”. Maldonado ha explicado que se estrenará en este 2022 en Ubrique, que su última prueba fue la edición del año pasado de la Subida al Mármol y que desde entonces “no me he subido en el coche ni una sola vez y eso no es bueno. Debería haber hecho algunos test y tal”.

Sobre la salida de Ubrique del Nacional, Manuel Maldonado ha subrayado que “es una pena. Para mí es una de las mejores pruebas del calendario nacional y creo que no se merece que lo pierda por el tema de los pilotos prioritarios”. En su opinión, “el tema de los pilotos prioritarios lo haría de otra forma y no estoy de acuerdo con la forma en la que se está poniendo esto”. El almeriense ha comentado que todo ello puede afectar a la afluencia de público de otras zonas de Andalucía: “La gente lo que quiere es que la prueba tenga nivel, que vengan coches de fuera rápidos y atractivos de ver. Me consta que hay gente que no va a ir a Ubrique a ver la prueba”. A pesar de que ya no sigue los certámenes como hace años, Maldonado compatibiliza el Porsche con su antigua unidad de Seat Ibiza Kit Car con la que quiere participar en rallyes “tipo Legend o grupo A de los 90”. “El Ibiza hay que mimarlo porque ya está viejecillo y cada vez hay menos piezas y tenemos problemas para encontrar según qué cosas”, ha explicado, a la vez que ha reconocido que el Ibiza es el coche con el que se siente más cómodo: “Lleva conmigo casi 20 años y es un coche de carreras de arriba abajo. Es un coche de carreras auténtico”.