La XXVI Subida Ubrique – Benaocaz, segunda prueba puntuable para el Campeonato de España de Montaña (CEM), volverá a disputarse en el mes de abril, como ya se anunció a finales del pasado año, en concreto, en los días 22, 23 y 24, en lo que se espera que sea una edición lo más normalizada posible dentro de la situación excepcional en la que se vive desde 2020. A este respecto, el presidente de Escudería Ubrique, Pedro Carlos García, ha señalado que cree que “va a ser lo más parecido posible a lo que tuvimos todos estos años atrás anteriores a la pandemia. Va a ser una edición rayando lo normal, no sé si en todos los ámbitos porque habrá cosas que habrá que tener en cuenta, pero entiendo que va a ser una edición muy parecida a las previas a la pandemia”.

Por todo ello, el club ubriqueño trabaja desde hace meses en la organización de la próxima Subida. De hecho, en la jornada de hoy viernes algunos de sus componentes van a participar en la conferencia de oficiales que tendrá lugar en Toledo. En este sentido, Pedro Carlos García ha explicado que, de cara a esta nueva temporada, ya se han celebrado las asambleas de las federaciones andaluza y española de automovilismo y que por parte de Escudería Ubrique ya han mantenido contactos con distintas administraciones. Así, ha contado que solicitaron una “reunión con la delegada de Carreteras para proponerle ciertas mejoras de la carretera” y que “la idea es darle un repaso y un arreglo a la zona de Socometal y Santa Lucía”. El CEM contará en este 2022 con tan solo 7 pruebas, poco más de la mitad de las que había programada para la edición de 2020. A este respecto, el presidente de Escudería Ubrique ha afirmado que “nadie quiere tantas pruebas del Campeonato de España, quieren tener un número aproximado al que hay”. En su opinión, “un Campeonato tiene que tener las pruebas justas y lo que sí habría que tener es la mayor calidad posible en las pruebas”. Del mismo modo, este año se quiere hacer efectivo el formato de Copas de España ‘Norte’ y ‘Mediterránea’ dentro de certamen nacional, que ya se intentó poner en marcha en 2020 y por el que los pilotos autonómicos podrán ampliar su programa deportivo regional sin llegar a disputar el CEM al completo.

Sobre la XXVI Subida Ubrique, Pedro Carlos García ha adelantado que “vamos a ir perfeccionando y mejorando cosas en las que el año pasado vimos que podían haber fallos”. A este respecto, ha adelantado que conservarán las novedades en el trazado que se aplicaron en 2021, con la incorporación al recorrido de la carretera de las Cumbres. En lo referente a los horarios, ha asegurado que se mantendrán prácticamente igual y que esperan cambiar el formato de carrera que la Federación Española de Automovilismo impuso el año pasado, con la creación de las mangas solo para vehículos prioritarios y la salida en orden creciente. Para García, “aquí no nos sirve ese modelo, empezando por el problema del tiempo”, ya que produce importantes retrasos con respecto al horario oficial y “la limitación del tiempo es justa, nosotros tenemos que terminar a una hora sí o sí”. Por ello, “hemos hecho una propuesta de modificación a la Federación y estamos a la espera de que sea aceptada”.

Otro problema endémico de la Subida es el poco espacio del que se dispone en el parque de trabajo para atender a todos los equipos, algo que se ha ido acrecentando en las últimas ediciones por el aumento de participantes, cuestión por la que Pedro Carlos ha adelantado que “vamos a limitar el número de equipos, vamos a quedarnos con bastante menos para intentar que todos entremos ahí. […] Este año vamos a intentar tenerlos a todos en la Avenida de Jesulín”. De igual manera ha confirmado que se quiere recuperar también la ceremonia de salida: “En ello estamos, perfilando la organización de la ceremonia para el mismo viernes por la tarde. Es un atractivo muy grande para personas que no se pueden desplazar hasta arriba y sobre todo para los niños”.