La 27ª jornada de la 2ª Andaluza dejó, además de la derrota del Ubrique CF, unos resultados que aprietan muchísimo la zona baja de la tabla de clasificación. Los ubriqueños cayeron por 1-0 frente al Atlético Sanluqueño B en un choque en el que los de Miguel Domínguez y Darío Lima merecieron más. La falta de acierto les condenó en un partido en el que el tanto local llegaba en el minuto 58 en un disparo lejano de Salvador Pozo. Sin perderle la cara al partido, el cuadro serrano lo intentó hasta el final sin la recompensa de obtener al menos un punto que, tal y como está la situación, le hubiera dado bastante aire. Las victorias de Chiclana Industrial y UD Villamartín, unido al empate de Tarifa, dejan a cinco equipos en tres puntos, con una plaza de descenso en juego que ahora mismo ocupa el equipo villamartinense. El Ubrique CF queda undécimo en la tabla con 34 puntos, uno más que Chiclana Industrial y dos por encima del descenso. En estas tres jornadas que restan, los ubriqueños se medirán a dos descendidos (Juventud Sanluqueña y Recreativo Portuense) y entre medias recibirá al Villamartín.El técnico del Ubrique CF, Miguel Domínguez, ha hecho balance del último encuentro, en el que admitía que “en los primeros compases nos costó adaptarnos”, siendo el de ayer “el mejor campo en el que hayamos jugado, con un césped espléndido”. En esa primera mitad dispuso montero de un mano a mano así como varias internadas por banda que pudieron acabar en gol. Los locales también tuvieron las suyas. Jaime desbarató la más clara con una gran parada mientras que el otro acercamiento de peligro acabó con el balón en el poste. En los minutos finales, dos cabezazos pudieron darle el empate a los ubriqueños, que finalmente se vinieron con las manos vacías.Pese a la situación, Domínguez destaca que “dependemos de nosotros y viendo sensaciones del equipo hay más motivos para ser optimistas que para preocuparnos”. Asimismo, resaltaba la valentía de sus jugadores de cara a estas tres últimas jornadas en las que “lo que tenga que pasar va a pasar” para una plantilla “que no se va a arrugar ni se va a esconder. Otra cuestión es que salgan las cosas o haya acierto, pero eso es algo que forma parte del fútbol”. La primera muestra podrá verse este domingo, a las 16:30 en el Antonio Barbadillo, cuando reciben al Juventud Sanluqueña. “Jugar contra equipos descendidos es un arma de doble filo porque vendrán sin presión y no conozco a nadie que no salga a un campo a competir, pero que no quepa la menor duda que se va a reflejar en el terreno de juego que los que nos jugamos la vida somos nosotros”, apuntaba.

Miguel Domínguez espera un escenario muy diferente al de la primera vuelta cuando perdieron por 3-0 en el que ha definido como “el peor partido de la temporada”. Para ello también cuenta con la afición, la cual califica como la mejor de la categoría tanto en casa como fuera, tal y como ocurriera en el día de ayer.