Los ubriqueños Juan Antonio Domínguez y José Antonio Moreno participaron el pasado fin de semana en Jaén en la Mágina Sky Race, prueba por montaña que en esta edición acogió tanto el Campeonato de España Individual y por Selecciones de CxM como el Campeonato de España de Kilómetro Vertical. La organización, que repartió estas pruebas entre las localidades de Albanchez y Torres de Mágina, diseñó un recorrido muy exigente para satisfacer las expectativas de los mejores corredores por montaña de nuestro país que se dieron cita en tierras jiennenses. De hecho, la propia Federación Española de Montañismo se atrevió a calificar este Campeonato como uno de los de mayor nivel de los últimos años, a la altura de las pruebas de la Copa del Mundo de la Internacional Skyrunning Federation (ISF).

En lo puramente deportivo, los dos corredores ubriqueños tomaron la salida en la prueba en línea de 28 km de distancia y un desnivel positivo acumulado de 2.250 metros, en la que se llevó la victoria el castellanoleonés Manuel Merillas con 2h34’19’’, por delante del catalán Jan Margarit Solé (2h36’11’’) y del vasco Aritz Egea (2h36’33’’). Juan Antonio Domínguez completó la carrera en 4h26’05’’, mientras que José Antonio Moreno lo hizo en 4h58’45’’.

Juan Antonio Domínguez ha reconocido hoy que “alucinó” porque “allí se vio lo mejor de España y prácticamente son gente del top mundial. Fue una oportunidad muy bonita de estar con grandes corredores y echar un rato de charla”. El ubriqueño, que hasta el momento en este 2021 solo ha participado en pruebas oficiales de carácter nacional, ha señalado que “se ve que vamos mejorando el tema del protocolo covid y, aunque había acceso restringido a los aficionados, nada más que con las selecciones autonómicas, entrenadores y demás había un buen ambiente de carrera”.

Sobre la carrera en sí, Domínguez se ha referido a la dureza de la prueba, afirmando que “nosotros estamos acostumbrados a subir cuestas, piedras y demás, pero aquello era una locura. Yo no he visto una subida tan dura nunca”. En este sentido, no ha dudado de destacar la dureza del pico Aznaitín, en el que tuvieron que superar una subida de 1.000 metros en 2,4 km. “Ya me habían advertido que, aunque el km Vertical [el ascenso al Aznaitín] era durísimo, tuviera cuidado con la última subida que no era tan complicada pero que tenía un repecho de 300 metros aun más empinado que las zonas del vertical”, ha explicado, por lo que decidió tomárselo con tranquilidad, disfrutar del ambiente y reservar fuerzas para alcanzar su objetivo de finalizar la carrera. Por ello, ha subrayado que “iba a hacer el mejor tiempo posible, pero con la cosa de que había que conservar, me sentí muy bien y muscularmente también”.

Sobre esta temporada, Juan Antonio Domínguez ha recordado que está optando por este tipo de pruebas nacionales porque “hay que aprovechar las pocas oportunidades que hay y que las grandes citas las tenemos este año en Andalucía” y además “te dan una garantía” de que se celebrarán. Por esta razón, ha querido resaltar que “si le sacamos algo bueno al tema de la pandemia es que en un año normal no hubiera ido a correr a Jaén teniendo pruebas tan cerca”.