Los ubriqueños Jesús Hinojos y Miguel Santos Orihuela lograron el pasado sábado entrar en meta en el XIII Triatlón Titán Sierra de Cádiz, en el que más de 250 participantes fueron eliminados de la prueba debido a las restricciones en los tiempos de corte que impuso la Jefatura de Tráfico. De hecho, tan solo 48 triatletas pudieron finalizar la prueba, siendo la victoria para Dominique Wymmersch, que empleó un tiempo de 5h13’13’’ en completar los 2 km de nado, los 97 de ciclismo y los 20 de carrera a pie. Tras Wymmersch, los siguientes en cruzar la meta  fueron Joaquín Guerrero (5h21’30’’) y Antonio Luis Alcaraz (5h21’57’’). Entre los que no se vieron afectados por los tiempos de corte estuvieron los ubriqueños Jesús Hinojos, que finalizó en la 14ª posición de la general con 5h45’09’’, y el debutante Miguel Santos Orihuela, 32º con 6h06’14’’ después de sufrir en el sector de natación y realizar una espectacular remontada en el sector de ciclismo. No tuvo tanta suerte el otro ubriqueño que tomó la salida, Ángel Pérez, que no pudo acabar al  no entrar en el estricto tiempo de corte impuesto por la Guardia Civil de Tráfico.

Los organizadores de la prueba han informado en un comunicado que  “la Jefatura de Tráfico ha establecido un tiempo de corte de carrera inesperado e incomprensible para nosotros que ha supuesto, de facto, la retirada del dorsal y del chip a la mayor parte de los participantes”. La gran mayoría de los triatletas fueron eliminados en el sector de carrera a pie.

“Sorprendidos, consternados, decepcionados y sin dar crédito porque la decisión de la Jefatura de Tráfico de establecer un tiempo de corte que ha afectado al 85% de los deportistas en carrera supone, desde nuestro punto de vista, una interpretación incorrecta de la autorización emitida”, continúa el comunicado.

Para los promotores del Titán Sierra de Cádiz  los participantes a los que se les retiró el dorsal “eran deportistas que, desde nuestro punto de vista, estaban cumpliendo los tiempos de corte exigidos por la propia Jefatura. No solo iban a llegar a meta en menos de ocho horas, tiempo límite establecido por el reglamento de la prueba, sino incluso en tiempos inferiores a 6 horas 30 minutos, una marca extraordinaria para este triatlón”.

Tras pedir disculpas a los afectados, la organización ha afirmado que va a “iniciar las consultas técnicas y jurídicas del documento de la mencionada autorización, y elevar la correspondiente consulta a la Jefatura de Tráfico sobre lo sucedido y los motivos precisos de su decisión en plena celebración de la carrera. En base al resultado de estas medidas, tomaremos decisiones”.

Sobre esta decimotercera edición hemos hablado hoy con Jesús Hinojos y Miguel Santos Orihuela que, lejos de la polémica que ha rodeado a la prueba, nos han hablado sobre su experiencia en uno de los triatlones de media distancia más duros del calendario nacional.