El Ubrique UD mejoró su imagen en el encuentro que le midió ayer al CD San Roque, aunque fue insuficiente para traerse la victoria de tierras sanroqueñas después de haber dominado la mayor parte del partido y ver como el conjunto local lograba igualar en el minuto 90 el gol  que logró Lolo al inicio de la segunda parte.

La salida de Mario Casillas el pasado lunes pareció espolear a un equipo que todavía confía en revertir la situación en las jornadas que le restan al campeonato. La primera prueba de fuego tuvo lugar ayer y el equipo mostró un buen nivel competitivo, hasta el punto de dominar el partido por juego y ocasiones ante un rival que apenas inquietó a Pedro Pazo durante el primer acto. El planteamiento de inicio era intentar defender de forma sólida, sin presionar tan arriba, pero rompiendo el juego del rival en la zona del centro del campo. Eso le permitió robar continuamente balones que le permitía montar el juego ofensivo y disfrutar de buenas ocasiones de gol. Así, se sucedieron las ocasiones en las botas de Fran Llucia, Lolo o del propio Peluca, que estrelló en la cruceta un trallazo desde 25 metros. Sin embargo, ninguna jugada llegó a buen puerto y el partido se fue al descanso con empate a cero.

Tras la reanudación, el partido siguió la misma tónica, aunque el Ubrique UD dio un pasito hacia delante que pronto dio sus frutos. En el minuto 48, Lolo culminó tras un centro raso una buena jugada personal por la izquierda de Pablo Arenas para poner el 0 – 1. A partir de ahí los locales recurrieron al juego directo para buscar el empate, algo que aprovechó el Ubrique UD para intentar sentenciar a la contra. Parra, Francisco Llucia o Pablo Arenas gozaron de buenas ocasiones para ello, pero de nuevo no pudieron o supieron resolver. De esta manera, el partido llegó a su recta final cuando un incidente con un espectador obligó al colegiado a detener el juego durante más de 10 minutos, justo cuando el CD San Roque procedía a sacar una falta peligrosa sobre la portería de Pedro. Una vez reanudado el encuentro, el CD San Roque botó la falta y, tras varios rechaces, Rubén Cárdenas metió la puntera para enviar el balón al fondo de las mallas, darle el empate a su equipo y dejar a los ubriqueños con la miel en los labios.

Sobre este choque hemos hablado hoy con Antonio Domínguez ‘Peluca’, que ha reconocido que se vinieron se San Roque con un sabor agridulce porque la imagen del equipo fue bastante aceptable: “No te voy a decir que lo de menos es el resultado e incluso nos vamos con la espinita del resultado porque nos merecimos mucho más, pero más que nada, ayer se notó que cambió sobre todo la actitud, competimos mucho mejor, metimos piernas y corrimos igual o más que el rival. La imagen del equipo cambió radicalmente”. Según el delantero ubriqueño, “hicimos una primera parte bastante buena, tuvimos muchas ocasiones, un larguero, varios mano a mano, tiros cruzados que se iban por poco. Fuimos superiores completamente. En la segunda parte, cuando metimos el gol, ellos se volcaron y tuvimos también para meterles el segundo y el tercero”. Sin embargo, “no estuvimos acertados, tomamos malas decisiones, el portero de ellos también estuvo acertado y eso es lo que sucede cuando fuera de casa, aunque hayas hecho un partidazo, si te vas con un marcador tan ajustado te pueden meter el empate en cualquier jugada”.

Peluca ha explicado que “defendimos no tan atrás como la gente pueda pensar, sino en tres cuartos de campo de ellos hacia adelante y robando muchos balones en el centro del campo, que es lo que nos dio la ventaja para poder enlazar jugadas y llegar a puerta contraria con bastante facilidad”. Del mismo modo ha querido resaltar también que “la defensa estuvo muy seria en todo el partido y Pedro estuvo muy bien también”. Cuestionado sobre cómo se ha vivido la dimisión de Mario Casillas, Antonio Domínguez ha señalado: “Me lo podía esperar porque el equipo había cogido un rumbo al que yo no le veía salida. Quiero agradecer a Mario por el trabajo y la dedicación que ha tenido con nosotros, lo que estamos haciendo esta temporada es culpa de todos. Se ha vivido con pena porque no es de agrado que alguien al que le gusta tanto y ponga tanto empeño se tenga que ir de esa manera, pero en el fútbol lo más fácil es que cuando las cosas no van bien, el entrenador se vaya porque es uno nada más más”. Por ello, ha considerado que este punto de inflexión “nos va a servir como azote para cambiar el rumbo y saber que por lo menos hay que inventar quedarse en esta categoría”. En esta línea se ha mostrado confiado en la reacción del equipo y ha subrayado que “ningún equipo ha sido muy superior a nosotros. Han sido superiores a nivel de intensidad y competitividad, pero a nivel técnico no he visto a ningún equipo mejor que nosotros. Quedan muchos puntos y seguramente lo vamos a hacer mejor”.

Etiquetado en: