La 33ª Subida Algar abría el Campeonato de Andalucía de Montaña de automovilismo. Desde la organización destacaban un gran éxito deportivo y de público al igual que en las anteriores ediciones, gracias a una participación cercana al medio centenar de equipos. Como marcaban todos los pronósticos, el Porsche 997 de Humberto Janssens repetía la victoria cosechada en 2023 con un registro final de 3:02,052. El veterano piloto compartiría podio con José Manuel Segura, segundo de la general, con 3:19,899 y con Juan José Ruiz con 3:27.5.

Con Antonio de los Ríos (3:16,033) con su solitaria barqueta BRC B-49; el scratch final de car-cross contó sin embargo con dosis doble de emoción. Un trompo en los últimos metros de la Subida del líder cordobés, Javier Avilés, le hizo perder el triunfo in extremis en favor del granadino Daniel Romero que fue finalmente el gran vencedor gracias a sus 3:13,232 con Speed Car Xtreme. El gaditano Manuel Ramón Nieto obtenía la segunda plaza final a apenas 3 milésimas de segundo con La Base RX01, y cerrando el cajón en tercera posición se situó el joven granadino Antonio Salguero conduciendo MV Racing Pro SP2 a 6 milésimas del vencedor.

En cuanto a los ubriqueños, Fran Calvillo fue el mejor, finalizando cuarto del scracht general con un tiempo de 3:30,413 y quedándose a menos de tres segundos del podio general. Sí subió al cajón como primero de su clase. El otro podio para los nuestros lo consiguió José Luis López cuyo tiempo de 3:44,671 le servía para ser 16º de la general y segundo de su clase. De esa clase XII también formaba parte José Luis Raposo, que concluía 22º de la general y quinto de la misma con total acumulado de 3:53,179. Por su parte, Antonio Rodríguez y Fernando Orellana tuvieron que abandonar mientras que Antonio Puerto no pudo participar pese a estar inscrito dentro de la Copa Car Cross.

José Luis López explicaba que acudía a Algar con la idea de probar las mejoras de potencia y refrigeración que le ha incluido al motor de su Citröen Saxo desde que compitiera la última vez en la Cronometrada de Zahara de la Sierra. Unos cambios que le han proporcionado confianza a la hora de conducir, lo que le ha dejado unas sensaciones mejores a las esperadas. Asustado por la meteorología sobre todo el sábado, López fue de menos a más durante el fin de semana, aunque, más allá de los resultados, recordaba que su mejor premio “es montar el coche en el remolque el domingo de vuelta a casa”.

Tanto él como Fran Calvillo han alabado el trabajo de Escudería Sur al frente de una prueba que nunca defrauda, tanto en organización como en la aceptación que tiene por parte de un pueblo que se vuelca con la misma. Del mismo modo, ambos han hablado de la sensación agridulce que les deja la decisión de la Federación Española de Automovilismo a la hora de dejar fuera del Campeonato y de la Copa la Subida Ubrique. Si por un lado reconocían que les beneficia en el plano económico y celebraban la llegada de los atractivos Car Cross, por otro lamentaban que dicho organismo no tuviera en consideración y reconocimiento la tradición y el peso de una cita como esta.

En el plano deportivo, Fran Calvillo refería los problemas que tuvo en la jornada del sábado, lo que les obligó a trabajar durante la noche para estar en las mejores condiciones el domingo. Fue ese segundo día cuando marcó sus mejores tiempos del fin de semana, si bien apuntaba que, de no haber tenido esos percances, hubiera podido pelear el podio del scracht final. Pese a ello se mostraba satisfecho, también con los ajustes de electrónica que ha incluido en su Renault Clio, que adquirió en el tramo final del pasado año. Con todo, agradecía la labor de su asistencia en unos momentos en los que “mentalmente te aburres” y son ellos “los que te ayudan y tiran hacia delante”.