El Ubrique FS femenino cayó en casa el pasado sábado ante el Virgili Cádiz por 2 – 6 en un  partido, en el que el marcador refleja mayor diferencia de la que se pudo ver sobre la cancha entre los dos equipos. El choque evidenció que las ubriqueñas habían logrado reducir la distancia con su rival con respecto al partido de la primera vuelta, en el que las gaditanas golearon por 11 – 0. En esta ocasión el Ubrique FS le puso las cosas más difíciles, aunque, una vez más, los errores puntuales en defensa las penalizó en exceso, sobre todo al final del primer período, en el que llegaron a encajar 2 goles en los últimos 15 segundos.

El encuentro comenzó con un Ubrique FS muy serio en defensa, que presionaba arriba a su rival e intentaba complicarle la salida de balón. Además, solo la falta de puntería evitó que el Ubrique FS se fuera al descanso con algún gol en su casillero porque llegó a disponer de varias ocasiones claras. No obstante, fueron las visitantes las que marcaron primero, en el minuto 13, poniendo el 0 – 2 tan solo un minuto después, tras aprovechar una pérdida de balón de la cierre ubriqueña cuando era la última jugadora. La autora de ambos tantos fue Carlota Huertos. A pesar del varapalo de encajar dos goles de manera consecutiva, el Ubrique FS no le perdió la cara al partido, aunque en los últimos solo 15 segundos el equipo se dejó ir un poco y volvió a encajar dos goles seguidos que dejaron el luminoso con un 0 – 4 al descanso.

Tras el paso por vestuarios, las serranas salieron a la cancha dejando atrás el primer tiempo e intentando sobreponerse con independencia de lo que reflejaba el marcador. Así, el equipo optó por presionar muy arriba para evitar que las gaditanas sacaran el balón desde atrás con comodidad e intentando aprovechar los robos de balón para sorprenderlas de cara a portería. Y el plan funcionó en los primeros minutos porque Chiqui pudo acortar lograr el 1 – 4 en el minuto 25 y abría la puerta al intento de remontada, tal como ocurrió la semana pasada. Pero enfrente tenía a esta vez a un equipo mucho más fuerte y trabajado que el Algeciras que, en cuanto piso el acelerador volvió a ver puerta, llegando al minuto 28 con un 1 – 6. El mérito de las ubriqueñas estuvo en que, a pesar de todo, nunca se dejó ir ni bajó los brazos. El Ubrique FSF siguió con su plan y obtuvo el premio de un nuevo gol en el 39’, obra de Leo. Con un 2 – 6 finalizó el partido con la sensación de que las ubriqueñas no merecieron un marcador tan abultado y que el equipo va carburando mejor partido tras partido.

Tras el choque, Noelia Guerrero aseguró irse con un sabor agridulce porque, a pesar del resultado, estaba contenta porque el equipo estuvo a buen nivel y había logrado recortar la distancia que había entre ambos equipos en la primera vuelta. No obstante, afirmó que “no hemos merecido este resultado porque en la primera parte hemos tenido dos o tres fallos que son los que nos ha penalizado”. En su opinión, los dos goles encajados en los últimos 15 segundos dieron la sensación de que habían “casi tirado todo el trabajo y parece que no hemos hecho nada. Los 15 minutos han sido perfectos y en fallos tontos han llegado los goles”.

Por su parte, María del Carmen Saborido ‘Chiqui’ coincidía con su compañera en la lectura del partido: “Hemos aguantado hasta el minuto 15 y en los últimos 5 minutos ha sido una masacre. Las hemos encerrado atrás y hemos tenido 3 fallos que han sido 3 goles”. En esta línea, la ubriqueña explicó que “en la segunda parte hemos entrado mejor, hemos aguantado 10 minutos, hemos marcado el primer gol y cuando parecía que nos habíamos asentado un poco, en otro fallo, otro mazazo. […] Nos metieron otro gol, pero hemos aguantado como campeonas. Con el resultado que teníamos lo más normal era que se echaran los brazos abajo. Sin embargo, los hemos levantado y hemos conseguido el segundo”. Chiqui dejó señaló que “la progresión del equipo se nota de la primera vuelta a esta. Progresión hay, entreno hay, se está luchando y por falta de ganas no es”.

Por otro lado, el delegado del Virgili Cádiz, Juan Carlos Soria, reconoció que el partido había salido “mejor de lo esperado, sobre todo en la segunda parte. Se han visto cosas muy positivas y nos podemos ir contentos”. Soria comentó que su equipo no había llegado en el mejor momento, condicionado por las restricciones de la pandemia que les había impedido entrenar durante un tiempo. En palabras suyas, su temor era “que la falta de competición nos pasase factura”. El delegado gaditano destacó que “la primera parte ha estado súper igualada y han sido los minutos finales los que quizás han descompensado un poco el resultado final” y reconoció que “los primeros minutos han sido muy intensos porque hemos tenido la presión de Ubrique arriba y nos ha costado”. Desde su punto de vista, los dos primeros goles, tan seguidos, había sido la clave para llevarse el partido, ya que a partir de ahí su equipo jugó con menos presión y supo gestionar su renta.