Dos días después de su conclusión y tras el éxito organizativo que ha supuesto, la Subida Ubrique sigue dando que hablar y lo hace por motivos menos agradables que la repercusión tan positiva que ha tenido en lo que se refiere al impacto económico, turístico y a la buena imagen dada en pilotos y visitantes. Escudería Ubrique ha denunciado y condenado públicamente un intento de boicot con una llamada falsa al 112 que alertaba de un grave accidente en la prueba automovilística. Así nos lo relataba un Paco Galán, director de carrera, que no daba crédito una vez se acercaba a la caseta en la que se ubicaba un mando de la Guardia Civil comentando que desde su centro le trasladaban ese aviso al Servicio de Emergencias de Andalucía. Tras comprobar que todo estaba en orden, y pasado unos minutos, el agente volvió alertando que en esta ocasión era un Comandante de la Guardia Civil quien informaba de que la llamada se sucedía, teniendo incluso que enviarle un enlace al streaming de la carrera para que constatasen que el aviso era falso.

Galán calificaba de “miserable” a la persona responsable de la llamada falsa, que incurre en una infracción “similar a la de una falsa denuncia”. “Con el lío que llevábamos, con los horarios que manejamos y se nos suma esto”, lamentaba el director de carrera que anunciaba que van a preocuparse personalmente de que se identifique y se actúe conforme esté tipificado. “Me encantaría y lo deseo”, apuntaba al tiempo que reconocía no alcanzar a adivinar quién puede estar detrás: “mi mente no es tan retorcida, no se me ocurre hacer un mal de este tipo a nadie”. Tal y como ha reconocido, no es la primera vez que tratan de entorpecer el buen desarrollo de la prueba y ya en una ocasión hubo quien se encargó de cortar la frecuencia, lo que obligó a cambiar el sistema de transmisiones entre los miembros de la organización, dirección y comisarios.

Afortunadamente, todo se puso solventar gracias a la comunicación y a la buena coordinación de todo el dispositivo de seguridad de la Subida Ubrique y, finalmente, no hubo que poner en marcha ningún medio que hubiera dejado de estar disponible para alguna emergencia que sí pudiera ocurrir. El componente de Escudería Ubrique recordaba lo presente que han tenido durante los preparativos lo acontecido el año pasado cuando Manolo Pantoja, quien ejercía de comisario, perdía la vida en un accidente de un piloto. “Hemos cerrado dos años. Ha sido un año muy duro. Tirar para adelante con lo que ocurrió… Son muchos los fantasmas que aparecen en los preparativos y hemos tenido que hacer tripas corazón”, afirmaba. Un Manolo Pantoja que tuvo su reconocimiento en la mañana del sábado con la colocación de un monolito en el lugar del accidente. Al tratarse de una zona dentro del Parque Natural, no podían colocar nada artificial pero sí se permitió colocar una piedra de la misma zona a la que incluyeron una semblanza.

Paco Galán aseguraba que el intento de boicot no debe empeñar “ni mucho menos” el éxito que ha supuesto el desarrollo del evento pero esgrimía que “ya tenemos bastante con que todo salga bien y vaya fluido como para que encima…”. Asimismo ha recordado que desde Escudería Ubrique no solo cumplen con los requisitos mínimos exigidos para el transcurso de una prueba de este tipo sino que duplican esfuerzos. Ello permitía, por ejemplo, atender con sus propios este fin de semana un principio de infarto en un punto cercano a la línea de salida, desplazando al afectado con una de sus dos UVIS móviles sin que ello provocara la suspensión momentánea, ya que seguían contando con otra. “Hoy en día no hay ninguna prueba en España que cuente con el número de sanitarios, Guardia Civil y Policía Local como el que disponemos nosotros”, puntualizaba al tiempo que agradecía “a FFCCS, Ayuntamiento, Diputación, Junta y apoyos privados además de todos los que a título personal vienen a echar una mano y que queremos que se vean reflejados en esto”.