El Ubrique UD juvenil no pudo pasar del empate en casa ante un rival directo como el Trasmallo, tras un trepidante partido que tuvo momentos de buen fútbol, goles, alternativas en el marcador, expulsiones, etc. y que terminó con un llamativo 4 – 4. El conjunto de José Antonio Pacheco ‘Melli’, tuvo más ocasiones, sobre todo en la primera mitad, pero no fue capaz de mantener la ventaja las dos veces que gozó de ella. En cambio, cuando estuvo por detrás en el marcador nunca bajó los brazos y ello le permitió también igualar el partido en otras tantas ocasiones.

El Ubrique UD tuvo el dominio del primer acto y fue el primero en romper el marcador, cuando Bonilla transformó una pena máxima a la media hora de partido. Poco le duró la alegría al equipo local, ya que el Trasmallo empató tan solo tres minutos después, para dejar el marcador en tablas al descanso. Tras el paso por vestuarios, el Ubrique UD volvió a adelantarse por mediación de Álvaro Prieto, pero de nuevo el Trasmallo empató a los 5 minutos. Poco después los portuenses tomaron la iniciativa en el luminoso y se pusieron con 2 – 3, pero al igual que ocurrió antes su rival empató a los dos minutos con el gol de Daniel Moreno. En el 74’, el Trasmallo se puso otra vez por delante y 9 minutos después Francisco Llucia consiguió el definitivo 4 – 4 para el Ubrique UD, con el que ya se cerró el partido. Con este resultado, el Ubrique UD se mantiene en la penúltima posición, pero a tan solo un punto de la zona de fuera de peligro.

Melli ha señalado hoy que “fue un partido que no nos gusta a los entrenadores, pero que para la afición fue muy entretenido y muy bonito”. Para el entrenador ubriqueño, su equipo “mereció más, no solo por cómo jugó, sino por la actitud que demostró”. “En la primera parte mi equipo fue superior al Trasmallo. La posesión y casi todas las ocasiones las tuvimos nosotros, tuvimos hasta siete saques de esquina consecutivos […]. Ellos cometieron un error en el que hicieron un penalti infantil que transformó Bonilla, pero no habían pasado ni 4 minutos cuando, en una contra, en un mal despeje metieron gol”, ha contado en lo que fue una tónica habitual de todo el partido. El míster del equipo juvenil del Ubrique UD ha manifestado que a su equipo en esta temporada “le está lastrando los empates. Si hubiéramos ganado un par de partidos más estaríamos entre los 10 primeros”, resaltando que la categoría “es muy competitiva, una liga bastante fuerte, con equipos muy buenos, con una trayectoria y muy trabajados desde la base”. “Estamos a un punto de salir del descenso, pero creo que a este equipo se le va a ir viendo la cara a partir de la segunda vuelta. Yo les he metido muchos conceptos a los que no estaban acostumbrados”, ha añadido. Desde su punto de vista, “es cuestión de tiempo que el equipo, en el momento que saquemos un par de partidos ganados, va a subir para arriba, va a mantener la categoría y va a haber un trabajo bastante serio para la temporada que viene”.

No obstante, ha explicado que su principal objetivo es formar futbolistas, algo que, en su opinión, no tiene tan claro la mayoría de los equipos base de hoy en día. “Tenemos que saber que desde prebenjamines tenemos que hacer un trabajo un poco más exhaustivo con los niños, no ir tanto a buscar el resultado. […] Te van entrando chavales que, aspectos que deberían saber de sobra, no los saben. Ahora tienes que empezar tú con un chaval con unos vicios adquiridos que es muy complicado quitárselos, empezar a corregirlos”, ha comentado. En esta línea ha criticado que hoy en día desde la mayoría de los banquillos se les mete mucha presión a los jugadores: “La mayoría de los futbolistas salen con una ansiedad que no es normal en una categoría de infantiles, cadetes o alevines. Creo que en estas categorías no debería haber ningún niño que salga al campo con una ansiedad tan grande, debería salir a disfrutar y a pasárselo bien”.

Etiquetado en: