El Ubrique UD volvió a pescar un punto fuera de casa donde todavía no conoce la derrota, aunque, como ocurrió en su último desplazamiento hasta San Roque para enfrentarse al San Bernardo, regresó a casa con la sensación de haber merecido mucho más, tanto por juego como por ocasiones. Finalmente, el choque ante el Vejer Balompié terminó con empate a un gol.

Con la idea de borrar la imagen de la última derrota en casa, el Ubrique UD salió enchufado, presionando arriba y dificultando la salida de balón a su rival.  De esta manera, en el minuto 9 la presión dio su resultado y posibilitó el robo de un balón que llegó a Peluca para que probara al portero local, que pudo despejar el balón, aunque el rechace le cayó a Aníbal que aprovechó la ocasión para de tiro cruzado poner el 0 – 1. El Ubrique UD dominaba la situación y llevaba peligro al área rival, gracias a sobre todo a la aportación de sus hombres de banda. Así fueron llegando las ocasiones, como el balón que estrelló en el palo el juvenil Fran o el remate de Peluca en el segundo palo a la salida de un córner que la defensa sacó sobre la línea. Cuando parecía que estaba cerca el 0 – 2, el Vejer Balompié sacó petróleo de una de sus pocas ocasiones de peligro, ya que en el 34’ el colegiado pitó un penalti a favor de los locales que se encargó de transformar Domingo González. Sin embargo, el árbitro no tuvo el mismo criterio poco antes del descanso, cuando se produjo una caída de Parra en el área vejeriega en la que no vio nada punible.

Tras el descanso, el Ubrique UD reordenó sus líneas y volvió a protagonizar las llegadas de peligro ante un rival que no llegó a tirar a puerta en esta segunda mitad. A pesar de eso, las llegadas visitantes no se convertían en jugadas de verdadero peligro por la falta de precisión y acierto en los metros finales. Aun así, el Ubrique UD gozó de una buena ocasión para haber desnivelado el marcador a diez minutos del final, cuando Álvaro González mando al larguero un remate de cabeza a la salida de un córner.

Sobre el partido de ayer hemos hablado hoy con Josué Pinilla, componente del Ubrique UD, que ha afirmado que “nos quedamos con la miel en los labios porque nos merecimos la victoria y nos vinimos con ese empate, que fuera de casa es mucho, pero que nos supo a poco”. “Teníamos ganas de darle la vuelta a la tortilla y supimos dársela, pero no tuvimos la suerte de conseguir la victoria”, ha apostillado. El defensa ubriqueño ha considerado que ellos “no fueron mejores que nosotros” y que en la primera mitad el equipo estuvo bien plantado y tuvo ocasiones claras. De igual modo se ha quejado del posible penalti cometido sobre Parra justo antes del descanso que el colegiado no consideró como tal. En referencia a la segunda parte, Josué ha explicado que, aunque el equipo estuvo bien en líneas generales, le faltó clarividencia arriba: “Pusimos muchos balones al área, pero no tuvimos la suerte de finalizarlos”. El jugador del Ubrique UD ha destacado la importancia de “sacar el mayor número de puntos fuera de casa porque al final de la liga eso se va notar. Es verdad que te da coraje porque ves en el partido que te mereces la victoria y no te la llevas, pero después a la larga un puntito es mucho”. Cuestionado sobre el hecho de que el Ubrique UD todavía esté imbatido fuera de casa, Josué ha asegurado que “no es que nos sintamos más cómodos fuera de casa, es que es la situación que se ha dado de esa manera. […] En el último partido fue un poco la actitud, que no supimos echar el equipo para arriba. Eso es lo que hay que tener en esta categoría, el equipo que tenga más actitud es el que casi seguro que se lleva el partido”. En ese sentido ha señalado que el cambio de una jornada a otra “ha sido un giro de 180 grados. Ha cambiado la actitud de aquí ante el San Roque a ahora contra el Vejer”.

Etiquetado en: