Ubrique UD y Recreativo Portuense empataron a un gol en el partido correspondiente a la jornada inaugural del Campeonato Liguero del subgrupo 2 de la Primera Andaluza gaditana. Los ubriqueños notaron la falta de ritmo y no hicieron un buen partido, aunque consiguieron sumar lejos de casa, algo positivo siempre y cuando logren esta temporada hacer del Antonio Barbadillo un fortín.

Los primeros compases fueron prometedores para el cuadro serrano, que a los 5 minutos ya dispuso de una ocasión de Peluca a pase de Fran para desnivelar el marcador que el ariete ubriqueño no supo definir. Fue solo un espejismo porque a partir de entonces el Ubrique UD dio pocas muestras de dominio y su juego se diluyó con imprecisiones y cierta falta de intensidad, fruto sin duda de la falta de ritmo. Así, con poca historia, el Recreativo Portuense consiguió adelantarse en el minuto 31 aprovechando una de sus pocas aproximaciones con peligro al área ubriqueña. Carballo supo ganarle la espalda a la defensa serrana en una jugada a la contra y superar la salida del debutante Miguel con una vaselina. Con el resultado a favor, los portuenses centraron su juego en balones largos y pocas complicaciones atrás. Antes del descanso, Paco estrelló un balón en el larguero en un lanzamiento de falta desde la frontal del área y el Recre pudo aumentar la distancia con un cabezazo cruzado de Rafi Cruz que sacó la Beni en boca de gol.

Tras el descanso, Miguel Domínguez cambió el dibujo y movió el banquillo para intentar darle la vuelta a la situación. La idea funcionó en los primeros minutos del segundo tiempo en los que gozó de dos oportunidades. Primero fue Parra, tras un pase de Paco, y después Miguelín, al que el portero portuense le paró con el pie un tiro desde el punto de penalti tras otro pase de la muerte de Paco. De nuevo el partido se trabó, con muchas interrupciones, faltas y pérdidas de tiempo y, en estas, llegó una jugada polémica en el área del Recreativo Portuense en el minuto 69 que el colegiado Mariscal Ramírez sentenció con una pena máxima a favor de los visitantes por falta sobre Parra. El grazalemeño Fran fue el encargado de transformar el penalti con un lanzamiento pegado al palo derecho de la portería. De ahí al final, ambos contendientes dejaron poco fútbol, muchos parones y pocas jugadas de peligro.

El entrenador del Ubrique UD, Miguel Domínguez, no se ha mostrado especialmente satisfecho con el papel de sus pupilos, reconociendo que al equipo le faltó concentración e intensidad ante un rival que tampoco les exigió en demasía: “Tenemos que dar las gracias por el punto, puesto que el partido nuestro fue nefasto. Demasiado premio nos traímos para la actitud y la apatía que mostramos en el terreno de juego”.

“No tuvimos actitud, no enlazamos dos pases seguidos ni ganamos ningún duelo”, ha afirmado a la vez que ha calificado la primera parte de su equipo como “de lo peor que hemos visto en los últimos años”. Para Domínguez, “la primera parte nuestra fue totalmente nefasta. Creo que ni comparecimos en El Puerto. Empezamos bien, estuvimos en campo rival y tuvimos una ocasión clara de Peluca porque robamos arriba. Pero fue un espejismo”.

El míster se queda con el punto como lo más positivo, aunque insiste en que no servirá de nada si en casa no se suma de tres en tres. Domínguez espera que poco a poco el equipo comience a mostrar las prestaciones qu7e ya ofreciera la pasada temporada y que les permitirá pelear por la parte noble de la clasificación. Del mismo modo, se ha referido al debut oficial del equipo en casa este próximo domingo ante la Roteña y al protocolo de seguridad que se pondrá en marcha en este partido.

Etiquetado en: