El Ubrique UD se reencontró con la victoria el pasado domingo ante Los Cortijillos después de más de cuatro meses de sequía en los que ha llegado a enlazar 15 partidos sin ganar (5 empates y 10 derrotas), lo que explica a las claras por qué ha terminado descendiendo de categoría esta temporada. Los ubriqueños, sin ningún tipo de presión, superaron por 4 – 2 a un Cortijillos que con esta derrota se complica la permanencia y lo deja todo pendiente para la última jornada en la que solo le valdrá ganar en casa ante Puerto Real para conseguir la permanencia. A pesar de no jugarse nada, los ubriqueños buscaron con más ahínco la victoria y se llevaron un premio más que merecido en el último partido en casa de la temporada.

Tras los primeros minutos de tanteo en los que ninguno de los equipos terminaba de hacerse con el dominio del esférico, el Ubrique UD comenzó a llegar al área rival, rompiendo la defensa rival con rápidas internadas por bandas protagonizadas por Pablo Arenas y Montero. Álex Montedeoca avisó a los 10 minutos con un tiro cruzado que se fue desviado y con poca fuerza, pero no hizo lo mismo en el minuto19. Pablo Arenas se internó en el área visitante desde la izquierda para pasar atrás a Álex que con un fuerte y colocado disparó cruzado batió a Andrés Sánchez poniendo el 1 – 0. El equipo visitante no reaccionó al gol,  mientras que el Ubrique UD siguió gustándose gracias al dominio de la zona de medios, donde Juangra completó una buena actuación. Así, en el 33’ fue Montero el que entró por la derecha y puso un centro preciso al área, en donde Parra remató de cabeza y consiguió el 2 – 0. La cosa pintaba muy bien para el Ubrique UD, que no estaba pasando ningún apuro atrás ante un inoperante Cortijillos. Sin embargo, en el 38’ Pedro Pazo derribó a un rival dentro del área cuando intentaba proteger un balón con escaso peligro, cometiendo penalti. Jaime Zoilo fue el encargado de lanzar la pena máxima y lograr el 2 – 1 para acortar distancias. Así, se fue el partido al descanso.

Nada más reanudarse la segunda parte se produjo una jugada que pudo ser decisiva, en la Pablo Arenas fue sufrió una fuerte entrada sin posibilidad de jugar el balón por parte de Denis Cabeza en una jugada totalmente fuera de lugar en la que el colegiado terminó enseñándole la cartulina roja, dejando a su equipo con 10. Además, en el saque de  falta correspondiente, Aníbal puso un balón perfecto al primer palo en el que Juangra metió la cabeza para mandar el balón a las mallas y poner el 3 – 1. No obstante la tranquilidad no llegó a la parroquia local, ya que, con un jugador menos, Los Cortijillos tuvieron sus mejores minutos, llegando a dominar la situación e incluso a acortar distancias con otro tanto de Jaime Zoilo que volvió a meter a su equipo en el partido, tras aprovecharse de un desbarajuste defensivo de los serranos. El equipo barreño, que necesitaba puntuar para asegurarse la permanencia, buscó el empate ante un Ubrique UD más seguro en defensa que en otras ocasiones y que intentó terminar de romper el partido a la contra. Así, se fueron sucediendo las ocasiones claras para los ubriqueños, que con un poco más de puntería podían haber conseguido un marcador de escándalo. La tuvieron Montero, Parra, Jesús García o Paco, aunque fue hasta el minuto 87 cuando Paco culminó una buena con Montero y Aníbal colocando el definitivo 4  – 2 en el marcador.

Tras el partido, el entrenador del Ubrique UD, Miguel Domínguez, se mostró feliz por la imagen que había dado su equipo y por conseguir por fin una victoria que se le venía resistiendo desde el 28 de noviembre del pasado año. Además, Domínguez no quiso olvidar el 7 – 0 encajado en la primera vuelta de esta fase de descenso: “En el partido de allí, si no hubiera sido por las circunstancias que fueron, creo que el marcador hubiera sido otro. Para mí fue uno de los equipos más flojos que nos hemos encontrado y hoy se ha demostrado. Si hubiéramos estado hoy jugándonos algo, con esa chispita de más, y hubiéramos tenido un poco de fortuna, los 7 de allí se lo hubieran llevado también para allá”. El míster ubriqueño reconoció que “personalmente le tenía ganas porque fue la mayor derrota que nos ha infringido un equipo y ha faltado poco para podérselo devolver”. Lejos de esos deseos de revancha, Domínguez señaló que “nos ha costado empezar un poquito, pero luego sí hemos estado bien. Con el 2 – 0, la primera vez que pisan nuestra área, un penalti en contra. Es el reflejo de la temporada, un partido que tienes súper controlado y en una indecisión metemos al equipo en el partido”. A esto añadió que “ellos, con uno menos, han estado mucho mejor que nosotros. Tampoco han tenido ocasiones claras y nosotros sí hemos podido hacer un resultado más abultado”. Por todo esto afirmó que “el último partido de 1ª Andaluza aquí en Ubrique lo recordaremos porque lo sacamos con victoria. Ahora a preparar el año que viene, a preparar el retorno lo más pronto posible a 1ª Andaluza”. En este sentido, Miguel Domínguez adelantó que “ya llevamos semanas trabajando de cara al proyecto para el año que viene y viendo la mejor manera para todos. Hay que hablar mucho, pero hay que hacer las cosas rápidas porque ya estamos en mayo. Se están viendo buenas expectativas y lo que está claro es que hay que tener un equipo con 22 o 23 jugadores mínimo”.

En el mismo discurso que su entrenador hizo hincapié Álex Montedeoca, que también se mostró satisfecho por poder “despedirnos con un buen sabor de boca de la temporada, que no ha sido lo que esperábamos” y además por hacerlo “delante de la afición”. En su opinión, “hemos jugado bien y han salido las cosas hoy. […] El 7 – 0 de allí dolió bastante. Hoy han venido aquí, donde nosotros no nos jugábamos nada y ellos metidos en pleno descenso tenían que ganar hoy y se han metido en problemas”. El jugador ubriqueño insistió en que “a nosotros hoy nos han salido las cosas, hemos estado de cara a puerta bien, hemos fallado un par de ocasiones y le podíamos haber devuelto el 7 – 0”. Montedeoca explicó que, al estar ya matemáticamente descendidos, el equipo había jugado sin presión y eso se había notado: “Para un equipo que lleva dos años jugando los playoffs, verse en esta situación no es fácil y hoy esa presión no la teníamos, estamos matemáticamente descendidos y se ha visto otro equipo”.

Por último, el delegado de Los Cortijillos, Jesús Infante, se mostró contrariado por el resultado y la imagen dada por los suyos, cuando era su equipo el que se estaba jugando la permanencia ante un rival ya descendido: “Cuando haces un mal partido y bajas los brazos te pasa eso. Ellos han estado muy bien, han querido el partido y hay que felicitarlos por la victoria”. Infante reconoció que “no hemos empezado bien. Cuando no empiezas bien un partido, empiezas desordenado, no marcas y no haces las funciones que tienes que hacer en el campo, te pasa eso, llega un equipo con ganas de ganar el partido y te coge, te sorprende y te mete los goles”. Desde su punto de vista, “hemos pecado de relajación ante un rival que ya no tiene opciones”. “El resultado podía haber sido bastante abultado. Hemos sufrido una expulsión de niño, que no está justificada y que ha perjudicado al equipo totalmente, aunque luego hemos reaccionado. Con 10 hemos planteado una defensa de tres, hemos tirado hacia delante y ya nos ha matado el Ubrique al contragolpe”. El delegado barreño también se refirió a la situación en la que queda el equipo de cara a la última jornada: “Se nos ha complicado bastante. Aún dependemos de nosotros en la última jornada, pero no la tenemos que jugar en nuestro campo con un rival directo como Puerto Real, que también lucha por lo mismo”.

Etiquetado en: