El Ubrique UD cerró la temporada con un empate a un gol ante el Balón de Cádiz en el último partido de la fase de ascenso a la División de Honor. Los dos equipos acudían a este choque sin nada en juego salvo el honor, ya que el filial gaditano tenía asegurado el pase a la final casi desde que arrancó esta segunda fase en la que los ubriqueños apenas tuvieron opciones. A pesar de todo, el equipo de Miguel Domínguez quiso cerrar el curso con una buena actuación ante una afición que pudo despedirse de su equipo in situ. Además, con este resultado y a pesar de acceder a esta liguilla como quinto, el Ubrique UD termina en segunda posición del subgrupo 1 de la fase de ascenso tras superar en coeficiente al resto de rivales. Los ubriqueños finalmente despiden con alivio una temporada que se les ha hecho muy larga en un año muy difícil para la celebración de competiciones deportivas.

La primera parte dejó un partido disputado por parte de los dos conjuntos, sin muchas ocasiones claras y con un Ubrique UD al que le faltó un poco de profundidad para poner contra las cuerdas a su rival. El filial cadista amenazó con un tiro al larguero en el minuto 15 y posteriormente Alberto se tuvo que emplear a fondo para repeler un balón a mano cambiada en un cabezazo dentro del área y para evitar que se colara en su portería un tiro fuerte por bajo tras una jugada al borde del área. El Ubrique UD tuvo una ocasión clara en el 20’ en las botas de Parra, que tras regatear dentro del área disparó al centro de la portería cadista. También la tuvo Peluca tras un centro de Fran, pero su tiro fue desviado por un defensa. Así se llegó al descanso, sin que el marcador se moviera, aunque pronto eso iba a cambiar.

Los visitantes salieron algo más enchufados de vestuarios y encerraron al cuadro serrano hasta que en el 55 Miguel del Alba adelantó al Balón de Cádiz con el 0 – 1. Los ubriqueños, lejos de venirse abajo, reaccionaron bastante bien a este contratiempo y se fueron arriba buscando el empate y poniendo en apuros a su rival. Juanda y Peluca dispusieron de ambos remates en jugadas de córner para haber empatado el partido e incluso Peluca gozó de una buena ocasión pero, al igual que Parra en la primera mitad, su disparo se fue al centro de la portería, poniéndoselo fácil al meta cadista. El Balón de Cádiz pudo sentenciar el choque con un lanza miento que se estrelló en el larguero, pero fue el Ubrique UD el que consiguió el empate en el minuto 75, cuando Paco se internó en el área hasta casi la línea de fondo para armar un disparo que se estrelló en un defensa y en la raya de gol fue remachado por un atentísimo Ángel Román. Lo siguió intentando el equipo de Miguel Domínguez para llevarse los tres puntos de aquí al final, destacando un disparo de Peluca, tras un buen pase atrás de Mario, que el portero cadista desbarató.

De esta manera y con este reparto de puntos el Ubrique UD puso el broche final a una convulsa temporada en la que, al menos, el equipo ha logrado mantener la categoría sin pasar apuros al final. Sobre el partido de ayer, el entrenador del Ubrique UD, Miguel Domínguez ha reconocido que “sabíamos sus armas, pero la actitud nuestra fue encomiable. Hicimos un gran encuentro en el que pudimos sacar un empate. Igual que les competimos allí en su campo también lo volvimos a hacer aquí en Ubrique”.

Según su opinión, “en la primera parte tuvimos bastante tiempo la posesión, a lo mejor carecimos de profundidad, aunque hay que tener en cuenta que el equipo rival también juega y tampoco podíamos dejarle muchos espacios porque es peligroso”. La cosa cambió tras el descanso: “Salimos un poco dormidos, el parón nos vino mal. Ellos con los cambios, se notaba que estaban más frescos y en los primeros minutos lo estuvimos pasando mal. Hasta que llegó el 0 – 1. A raíz del gol dimos un cambio y fuimos a por la victoria. Nos pusimos con defensa de tres y dos delanteros y a intentar conseguir la victoria”. El técnico ubriqueño ha reconocido que con este cambio táctico, el equipo se arriesgó y le salió bien: “Nos la jugamos. Es normal que tengan ocasiones, pero supimos estar bastante bien cuando cambiamos de sistema. Les apretamos bastante arriba, robando balones en su campo y fue lo que nos dio la oportunidad de crear ocasiones”. “Para todo el que lo vio fue un partido bonito, entretenido, en el que se vio a dos equipos con estilos de juego diferentes”, ha añadido.

Miguel Domínguez ha mostrado también cierto alivio por el final de la temporada: “Era un año duro y se ha solventado de la mejor manera, manteniéndonos en la Primera Andaluza. Ahora, borrón y cuenta nueva. Ha sido un año en el que también hemos aprendido”. En esta línea, el entrenador del Ubrique UD ha señalado: “Ahora es tiempo de descansar, de desconectar. En un par de semanas o tres nos reuniremos y veremos los que vamos a seguir y los que no, hacer un proyecto con un equipo bastante competitivo e intentar dar un salto de calidad”. Desde su punto de vista, “este equipo con algunos retoques, mínimo puede competir con los equipos potentes. Hay que ver las carencias que tenemos e intentar subsanarlas”. Lo que tiene claro es que, de cara a la próxima temporada, “si la situación de los campos de fútbol es similar a este año en el sentido de que no puede entrar la gente o con poco aforo, es casi inviable porque los equipos no podremos sacar beneficios de ningún lado”.

Etiquetado en: