La peor noticia posible se hizo oficial ayer domingo y no hubo que esperar a que le Ubrique UD jugara su partido ante el Algeciras B, ya que la victoria por la mañana del Puerto Real ante el Tesorillo mandaba matemáticamente al equipo ubriqueño a la Segunda Andaluza. Fue la crónica de un descenso anunciado, ya que el Ubrique UD se agarraba a una mínima posibilidad en la que tenía que ganar todos los partidos que restan y todos sus rivales tenían que perder, algo que no durado ni un fin de semana. Aun así, el equipo de Miguel Domínguez saltó al terreno de juego con la intención de competir y de brindarle una victoria a su afición, algo que no pudo ser, aunque al menos pescó un punto en el último suspiro del choque al gracias a un gol de penalti que sirvió para poner el definitivo 2 – 2.

Los ubriqueños salieron con ritmo, presionando arriba e intentando poner en problemas a su rival en la salida del balón. El en minuto 7, Paco combinó a la izquierda para la incorporación de Montero que la puso en el corazón del área donde Peluca, viniendo desde atrás, empujó a la red y puso el 1 – 0. Los ubriqueños controlaban la situación y no pasaban muchos apuros ante un Algeciras que no terminaba de carburar. Un par de acercamientos al área algecireñas fue lo más reseñable hasta que llegó el fatídico minuto 35. Al igual que en partidos anteriores, tras una media hora más que aceptable, el equipo dio la impresión de perder la concentración en un momento en el que el rival aprovechó para darle la vuelta al marcador en apenas tres minutos y en dos jugadas muy parecidas, con centro desde la banda y remate en el área chica de Armenteros en el 1 – 1, y de Iván Chacón en el 1 – 2. Poco más ofreció el Algeciras B en este primer período, pero lo suficiente para irse con ventaja.

La segunda parte no dejó mucho más. El peligro de los ubriqueños llegaba por la izquierda con las internadas de Montero, que nunca dejó de intentarlo, aunque sin que se crearan ocasiones claras hasta que, ya en el descuento, la colegiada sancionó como penalti unas manos en el área algecireñas. Paco fue el encargado de transformar la pena máxima, pero ya no hubo tiempo para más.

El entrenador del Ubrique UD, Miguel Domínguez, ha insistido hoy en que el partido de ayer fue un fiel reflejo de lo que ha sido toda la temporada y se ha lamentado de que nuevamente “con 3 minutos en los que desconectamos un poquito lo pagamos con dos goles”. Buscando lo positivo, ha destacado que “ayer terminamos con 4 jugadores del B, que lo hicieron bastante bien y son las cosas buenas con las que tenemos que quedarnos, viendo que lo que viene por detrás puede ayudar bastante para la próxima temporada”. Domínguez manifestado que “ha sido un periplo de tres años en esta Primera Andaluza en el que hemos llegado a metas más grandes, pero en este último año no ha podido ser y consumamos el descenso”. En este sentido ha reconocido que “una vez que hemos estado ahí abajo nos ha sido bastante difícil conseguir victorias, siendo superiores en la mayoría de los partidos, pero no nos ha dado”. Desde su punto de vista, esta temporada hubo un punto de inflexión: “Los dos partidos aquí contra Guadiaro y San Bernardo nos hundieron del todo, sobre todo mentalmente, porque veníamos de una buena racha y a partir de ahí entramos en una dinámica donde no conseguíamos ganar”. A eso hay que unir el inicio de la fase de descenso, sobre todo los partidos ante Tesorillo y Algeciras, en los que a pesar de jugar bien y ser superior a sus rivales no fue capaz de ganar. En su opinión, “creo que ha sido el agotamiento de todos los años con casi la misma plantilla. Este año las cosas se nos torció y no hemos sabido enderezarla”. “Los tres partidos que nos quedan vamos a ir a competir. Está claro que el escudo hay que honrarlo y hay que terminar de la mejor manera. No nos podemos dejar ir y hay que darlo todo, despedirnos de esta Primera Andaluza con la cabeza alta”, ha añadido. Por último, el entrenador del Ubrique UD ha dicho que “ahora es el momento de reflexionar y sentarnos” y ha aclarado que “llevamos un tiempo trabajando con miras al año que viene y está claro que hay cosas que cambiar. Hay que mirar qué cambios hay que dar”.

Por su parte, el jugador ubriqueño Dani Gago se lamentaba tras el partido de que una vez más, con muy poco les habían hecho mucho daño: “Es la tónica de todo el año, siempre necesitamos un mundo para meter goles y los demás equipos, en 5 minutos buenos que tengan, siempre nos meten dos o tres goles y ahí ya se acaba el partido porque después es muy difícil remar a contra corriente”. Para Gago, “el partido ha estado igualado. Ellos han tenido dos ocasiones y nosotros hemos tenido más, pero tampoco han sido demasiado claras para habernos llevado más renta”. El centrocampista del Ubrique UD se quejó de la actuación arbitral, que terminó desquiciando a ambos conjuntos: “Si tiene que sacar amarilla a quien sea, que la saque. Lo que no puede permitir es que estemos todo el partido peleando. Echa al que tengas que echar y los que quieran jugar que jueguen. No podemos estar 20 minutos de la segunda parte sin jugar para que después añada 5 minutos”. Por último, ha explicado que hay que “intentar en el próximo partido de despedida aquí en el Barbadillo darle una alegría a la afición y a esperarlos para el año que viene”.

El entrenador del Algeciras B, Miguel Tonda, confesó que “nos vamos rotos porque al fin y al cabo nosotros estamos en la pelea y pendemos de un hilo porque todos los equipos están muy cercanos. Es difícil sacar puntos en este campo porque es un rival duro, pero teníamos que haber sido un poquito más maduros e intensos”. “He visto al equipo muy relajado eso ha dado lugar a esa pelea que ha tenido un Ubrique que no se jugaba nada, pero al que le hemos dado motivos para seguir peleando. Al final la veteranía es un grado”, añadió, a la vez que recalcó que tendrán que pelear hasta el final para lograr la permanencia debido a lo apretada que está la clasificación.

Etiquetado en: