Hace un par de temporadas, el equipo prebenjamín del Ubrique UD, que dirigía Pepe Rodríguez Soto, llamó la atención de todos los aficionados ubriqueños por su nivel futbolístico y sus conocimientos sobre el terreno de juego, más propios de otras categorías superiores. Ese equipo, que puso en práctica un juego de toque, control y posesión durante toda la temporada, terminó conquistando el subcampeonato de su grupo y enamorando a propios y extraños por su desparpajo y técnica. En esta atípica temporada, el mismo bloque de jugadores forman parte del Ubrique UD benjamín A, que nuevamente dirige desde el banquillo Pepe Rodríguez Soto, con la ayuda de Javier Bautista y Francisco Caro. El equipo está formado por una plantilla de 13 jugadores “muy responsables”, según Pepe Rodríguez Soto, y que llevan casi dos meses trabajando bajo las medidas de seguridad sanitaria correspondientes.

El equipo serrano entrena una hora durante tres días a la semana, un tiempo insuficiente en opinión de su entrenador. “Estamos hablando de niños a los que hay que ponerles juegos y, mientras montas toda una serie de ejercicios, en una hora no puedes hacer muchas cosas”, ha señalado Rodríguez Soto a la vez que ha explicado que sus sesiones se centran en un calentamiento inicial para posteriormente realizar postas, circuitos, circuitos con balón o tiros a puerta, primando más la técnica que lo físico. A pesar de todo el equipo sigue enchufado y muy animado a la espera de que comience una liga cuya fecha de inicio se desconoce oficialmente. El técnico del Ubrique UD benjamín A ha afirmado que no saben “ni cuándo va a empezar, ni terminar, ni si va a haber liguilla o no”. Desde su punto de vista, habrá que esperar más allá de enero para ver el comienzo de la liga, en función de cómo está la situación en estos momentos. Aun así, Soto mantiene la esperanza en que finalmente s epoda jugar: “La liga se jugará. Por muy mal que esté la cosa por lo menos una vuelta habrá que jugar”.

El Ubrique UD benjamín A está encuadrado, junto a 7 equipos más, en el grupo 9 de la Tercera Andaluza. Al respecto, el entrenador ubriqueño ha comentado: “El grupo lo veo menos fuerte, pero eso no quiere decir que sea menos competitivo porque no sabemos si son de primer o segundo año y en estas categorías un año de diferencia se nota”. En esta línea ha reconocido que le hubiera gustado un grupo más numeroso, con 18 o 20 equipos, ya que “si tienes un equipo competitivo lo que te gusta es que te compitan”. Viendo la trayectoria de las últimas campañas, el objetivo será una vez más luchar por la primera plaza del grupo, aunque reconoce que la clasificación no es una prioridad: “Con esa esperanza estamos entrenando y vamos a jugar. Después puede pasar lo que sea, puedes quedar tercero o cuarto, aunque eso da los mismo. Tú lo que tienes es que inculcarle al niño unos valores de humildad, sencillez, esfuerzo y compañerismo, no solamente ganar, ganar y ganar”. Cuestionado sobre la buena relación que mantienen jugadores y cuerpo técnico a pesar de pertenecer a dos generaciones futbolísticas muy dispares, Soto ha subrayado que “hay que adaptarse a los tiempos. Tú te tienes que adaptar a ellos y ellos a ti. Hay un tiempo para el juego, otro de seriedad…hay un tiempo para todo. Alguna vez tienes que dar algunas bromas, juegos y no estar siempre serio”. En esta línea, ha confesado: “Si estoy ahí es por el cariño que me tienen y yo lo agradezco”.