El Ubrique UD B cayó en su último partido de la temporada en casa ante la Fundación Cádiz CF por 1 – 4, perdiendo de esta manera toda opción de poder meterse entre los cuatro primeros clasificados que permitiría jugar los playoffs de ascenso a la Segunda Andaluza. Un Ubrique UD diezmado por las bajas, que tuvo que tirar de tres juveniles para completar la convocatoria, solo plantó cara a los visitantes durante la primera media hora de partido, tras la cual, a pesar de que nunca tiró la toalla, los gaditanos controlaron la situación y corrieron pocos riesgos para llevarse tres puntos fundamentales para sus aspiraciones.

Fue el equipo de Mario Casillas el primero en llevar algo de peligro al área rival, de manera que a los tres minutos un remate forzado de Iván Sánchez tras pase al área de Pablo Arenas se estrelló en el poste. La Fundación Cádiz respondió casi de la misma forma, con otro pase al área chica cuyo remate fue desbaratado pro la defensa ubriqueña. De esta manera, en el minuto 6, la suerte se alió con el Ubrique UD cuando Pablo Arenas presionó la salida del balón del portero visitante que, al intentar quitarse el esférico de encima lo estrelló contra el cuerpo del extremo ubriqueño y se coló en su portería poniendo el 1 – 0.

A pesar del gol, los gaditanos no le perdieron la cara al partido y siguieron intentándolo. En el minuto 8, Cerejido no supo resolver un mano a mano ante Adrián y mandó el balón fuera. Sin embargo, en el 12’ se desquitó empujando un balón a gol tras una asistencia de un compañero desde la línea de fondo para establecer el 1 -1. Así las cosas, cuando Porrúa consiguió poner a su equipo por delante en el marcador con el 1 – 2 en el 35’, la Fundación Cádiz comenzó ya a sentirse cómodo y a dar la sensación de que tenía la situación controlada. A pesar de ello, antes del descanso el Ubrique UD estuvo cerca de empatar con un remate de Pacheco a la salida de un córner que el portero gaditano evitó con una buena intervención.

Tras el descanso, la segunda parte arrancó con un varapalo para los locales, ya que en el 46’ Huertos se sacaba un misil desde fuera del área que se coló en la portería de Adrián para poner el 1 – 3. A partir de ahí, lo del Ubrique UD fue un quiero y no puedo, sin llegar a hilvanar ninguna jugada de peligro real. Porrúa cerró el marcador con el 1 – 4 en el minuto 60 tras plantarse solo ante Adrián, regatearlo en su salida y marcar a placer.

Tras el partido, el entrenador del Ubrique UD, Mario Casillas, reconoció que su equipo no había podido reponerse a las bajas que traía a este partido, destacando al menos que “hemos dado la cara media horita y me quedo sobre todo que hemos terminado con 3 juveniles”, de los que dijo que “han estado muy bien, con muchas ganas e intensidad, que es lo que se les pide, intentando trabajar y ayudar”. Para el míster ubriqueño, a las bajas de jugadores importantes antes del partido, hubo que sumar la lesión de Carlos Benítez, que “era el que estaba llevando el peso de elaborar el juego y es donde más hemos sufrido. Hemos retocado en el descanso, pero ya era muy complicado”. Por ello y desde su punto de vista, “la clave ha sido la lesión de Carlos y a raíz de ahí hemos intentado hacer lo posible y sobre todo que se viera en la grada que no dábamos el partido por perdido”. Sobre el rival señaló que “tiene calidad para jugar y barrer a todos los equipos”, aunque criticó que “se ve que cada uno va a su guerra y no quieren jugar, sino destacar personalmente cada uno”. Por último, y teniendo en cuenta que con este resultado se esfumaban las opciones de su equipo para meterse en los playoffs, Casillas comentó que ya solo quedaba cerrar la liga con el último partido en Prado del Rey y pensar ya en la próxima temporada. En este sentido, considero que “deberían sentarse todas las partes, desde los de abajo hasta los de arriba, y ver qué proyecto va a haber porque creo que el fútbol de Ubrique está pidiendo a gritos que se siente todo el mundo y que veamos realmente dónde queremos llegar, qué es lo que necesita el pueblo y qué es lo que quieren los jugadores y el cuerpo técnico”.

Por su parte, el jugador ubriqueño Isaac Marchante afirmó que había sido “un partido difícil ante un gran rival y, ante las bajas, no hemos podido hacer otra cosa”. En su opinión, “nos han faltado 5 jugadores que son titulares habituales y se nos ha notado mucho, sobre todo en el centro del campo, en la zona creativa, que es donde nosotros podemos hacer más daño”. Sin conocer todavía los resultados de otros partidos, Marchante subrayó que “hasta que las matemáticas no lo digan”, su equipo iba a seguir peleando.

Por último, el técnico de la Fundación Cádiz, José Luis Huerta, resaltó que “era fundamental ganar hoy porque dependiendo de los enfrentamientos podemos estar hasta clasificados”. En esta línea explicó que “en el primer tiempo ha estado todo más igualado y, al ponerse ellos por delante, incluso han estado algo mejor que nosotros. Cuando hemos sido capaces de empatar y ponernos por delante hemos empezado a circular el balón con más tranquilidad, la gente no ha tenido esa tensión y hemos ido ganando espacio y balones en banda. Eso nos ha llevado a un resultado bastante abultado para lo que hemos visto”. Huerta reconoció que en los últimos partidos de la segunda vuelta su equipo no había estado bien, lo que le había hecho perder parte de la renta lograda en una muy buena primera parte del curso: “Ocasiones creamos y nos crean pocas porque somos el equipo menos goleado. Pero no transformar esas ocasiones nos ha penalizado mucho en la segunda parte de la competición”.

Etiquetado en: