Paso importante el conseguido en la tarde de ayer por el Ubrique CF, que logró darle la vuelta a un partido que se le había puesto en contra en la primera mitad. A la media hora de partido, el Chiclana Industrial conseguía ponerse por delante por medio de José María Gutiérrez, quien impregnó de cierto nerviosismo el ambiente en el Antonio Barbadillo con un tanto en el que la fortuna les fue esquiva a los ubriqueños. Los visitantes superaron en intensidad durante los primeros cuarenta y cinco minutos al equipo entrenado por Darío Lima y Miguel Domínguez, que, aun así, dispusieron de buenas ocasiones de gol. Fue en la segunda parte y en un periodo de 10 minutos, entre el 68 y el 78, cuando el cadete Jorge Coronil y Parra firmaron los tantos de la remontada. El primero tras recibir un pase atrás en el punto de penalti y batir al meta rival con un tiro raso bien colocado, y el segundo rematando con una espectacular chilena un balón que le llegaba llovido. La alegría se desbordó entre el cuadro ubriqueño, que con este resultado se coloca décimo, adelantando a Olvera y sacándole cuatro puntos más el gol average particular al Chiclana Industrial. El descenso sigue estando a cinco puntos ya que la UD Villamartín sumó su segunda victoria consecutiva y acumula 4 partidos sin perder.Sobre ello hemos hablado con Darío Lima quien ha destacado la capacidad de sufrimiento de su equipo para obtener finalmente la recompensa de la victoria. Del mismo modo, consideraba que el Ubrique CF superó a su rival no solo en lo físico, sino gracias a la aportación de los cambios, con la entrada de jugadores como Aníbal para dar control en el centro del campo y de Luis Fabero y Montero por las bandas. “Decidimos premiar el trabajo de Coveñas y Garcés, unido a que casi nunca repetimos once. Tenemos muy claro que es importante tener un buen banquillo porque muchos partidos se deciden en la segunda parte”, afirmaba. El técnico explicaba que “la percepción es que todos teníamos claro en el descanso que podíamos remontar”.Lima también se deshacía en elogios con los autores de los goles y apuntaba que viene siguiendo a Jorge Coronil desde hace mucho tiempo y del que resalta la calma y tranquilidad con la que es capaz de jugar, impropia de un chico de su edad. Con respecto a Parra mostraba su alegría por el compromiso y el carácter mostrado por el delantero pese a que no estaba teniendo fortuna de cara a gol. En esta ocasión le tocó firmar el gol de la temporada, que no sorprende tanto a quien lo conoce. “Lo intenta mucho en los entrenamientos”, aseguraba el técnico, que se queda con la altura a la que engancha la pelota. “Es el reflejo del querer remontar, ceo que lo mete más con el corazón que con el pie y en la celebración del equipo es donde se ve que para sacar este tipo de situaciones adelante hay que ser una familia”, sentenciaba.El entrenador ubriqueño cree que el triunfo de ayer les va a ayudar mucho por la forma en la que se consiguió, y valora positivamente el ir metiendo equipos entre ellos y el descenso, como ocurre esta semana con el Olvera. Acerca del Villamartín puntualizaba que lo que le sorprendía eran los resultados anteriores, no estos en los que ha sido capaz de sumar 9 puntos de los últimos 12 consiguiendo algunas goleadas. Esta semana el Ubrique CF visitará al Atlético Sanluqueño, un rival impredecible e imprevisible ya que se trata de un filial, por lo que no se sabe con qué jugadores podrá contar. Además, el hecho de estar situado ‘en tierra de nadie’ les está haciendo encadenar resultados muy dispares.