Tras una semana marcada por la dimisión de Mario Casillas, el Ubrique UD senior afronta este fin de semana su primer compromiso liguero con Miguel Domínguez a los mandos de un equipo que necesita reaccionar urgentemente para enmendar la delicada situación en la que se encuentra. Los ubriqueños se desplazarán el domingo hasta San Roque con la intención de dar el primer paso para abandonar la penúltima posición de la clasificación y salvar la categoría, para lo que tendrán un margen de 11 jornadas.

El nuevo entrenador del Ubrique UD, Miguel Domínguez, ha apelado al compromiso de todos los componentes de la plantilla para salir del atolladero en el que se encuentra el equipo: “Ahora lo que hay que hacer es intentar salvar al equipo y todo comienza desde que pisemos el campo para entrenar hasta que empecemos el domingo a jugar”. Según Domínguez, “en la situación en la que estamos necesitamos gente comprometida al cien por cien”. El técnico del Ubrique UD ha reconocido que han vivido una semana convulsa tras la salida de Mario Casillas: “Todo comenzó en el partido del domingo contra el San Bernardo, donde después de lo vivido, Mario tomó la decisión de marcharse, una idea que respeto, pero no comparto, puesto que es duro y choca que una persona que está tan implicada, que aporta bastante a un club, tenga que tomar esa decisión tan drástica”. Miguel Domínguez ha dejado claro que “ahora mismo estamos en una situación bastante complicada, hay que ser realista, hemos tocado fondo y ya lo único que queda es levantarnos. Levantarnos en muchos aspectos, hay que comprometernos al cien por cien con la causa y el que quiera ese compromiso que se monte en el barco y el que no lo quiera, que se quede en el puerto”.

Domínguez no ha dudado en señalar la falta de compromiso como la principal causa de la actual situación del equipo: “Hemos tenido situaciones que tanto él [Mario Casillas] como yo y muchísimos jugadores nunca habíamos vivido. Nunca se ha vivido el tener que ir a un partido casi preguntando quiénes vamos a jugar”. “Esas cosas van quemando y si ya te está afectando personalmente, no puede ser”, ha apostillado. Para el míster ubriqueño los principales errores de la temporada han sido “fallos de compromiso, de que esto tiene que doler. El compromiso es algo que no se puede negociar, pero en ningún aspecto de la vida”. Desde su punto de vista, “el fútbol no es como las matemáticas, una ciencia cierta. Luego se puede perder la categoría porque en la competición unos tienen que ganar y otros que perder, pero lo que no se puede es perder la categoría de la manera que íbamos”. En esta línea ha explicado que “antes de las Navidades tuvimos la victoria al Tesorillo por 5 – 0, fuimos a Sanlúcar y volvimos a ganar. Ahí se veía que el equipo había puesto un techo, que daba lo que nosotros sabemos que podía dar. A lo mejor puede ser una de las causas que más te frustren, que, si lo podemos hacer, ¿por qué no lo hacemos?”. Miguel Domínguez ha apostado por pasar página lo más rápidamente posible y “solucionarlo con mucho trabajo, callar la boca. No estamos para hablar mucho, estamos ahora mismo para trabajar e intentar enderezar la situación. Quedan muchos puntos en juego y lo que está claro es que hay que competirlos como si nos fuera la vida en ello”. Por ello ha subrayado que “en dos o tres semanas el cambio que espero que haya se vea”. Por último, el entrenador del Ubrique UD ha confesado que tenía muy claro que si Mario Casillas dejaba la dirección del equipo “yo también abandonaría. Luego, la situación cambia un poco y hay que remar para adelante”. En su opinión, “lo más fácil hubiera sido irse, pero hay jugadores que sí están comprometidos y por una naranja que está mala no se suelta el árbol entero”.

Etiquetado en: