El Montilla Córdoba Triatlón, en el que milita el ubriqueño Eduardo Gómez, se llevó la victoria el pasado fin de semana en última prueba de la Liga Nacional de Clubes de Duatlón, el Campeonato de España de Duatlón por Clubes de Valladolid, con lo que han conseguido auparse hasta la tercera posición de la clasificación final de la Liga.

En este Campeonato de distancia sprint, en el que participaron un total de 18 equipos compuestos por diez duatletas, se sumaban los puntos logrados por todos los componentes en función de la posición que ocuparan en la clasificación. Así, el equipo cordobés consiguió una gran puntuación gracias a buena actuación coral de todo el equipo, en el que destacaron Emilio Martín, que se llevó la victoria absoluta, y Cristóbal Valenzuela, que finalizó en quinta posición. De igual manera, Sergio Ortiz fue 18º; Cristóbal García, 21º; Raúl Espejo, 23º; Pedro Ramos, 37º; Alberto Rubio, 41º; Sergio Fernández, 46º; Eduardo Gómez, 70º y Sergio Espejo, 84º.

Eduardo Gómez se ha mostrado muy orgulloso “por haber conseguido este oro en el Duatlón por Clubes, ya que era el principal objetivo del año, y por aportar mi granito de arena al equipo en mi primer año”. El ubriqueño ha recordado que el Montilla Córdoba ha estado persiguiendo este título durante los últimos cuatro años, en los que ha ocupado posiciones de pódium, pero todavía no había alcanzado el oro. El ubriqueño ha destacado: “Teníamos un equipo bastante homogéneo y nos quedamos con que los 5 primeros de nuestro equipo entraron en las 30 primeras posiciones y logramos cerrar nuestro equipo en la posición 84”. A pesar de todo ha dejado claro que “más que las posiciones, fue la actitud que mostramos cada uno, ya que lo dimos todo hasta la meta”. En cuanto a su actuación individual ha comentado: “Me fue bien, aunque bastante inconforme con mi primera carrera porque en el kilómetro 3 dejé de sufrir y me agobié un poco con tanta gente. Después, al coger la bici recuperé un poco. Fuimos bastante rápidos en un grupo de 20 o 30 personas y en la última vuelta conseguimos contactar con el grupo de delante. En la última carrera, estuve sufriendo todo lo que podía y terminé contento porque llegando a meta pude adelantar varios puestos”. A todo esto, cabe destacar que con esta medalla de oro el Montilla Córdoba Triatlón ha escalado puestos en la clasificación final de la Liga Nacional de Clubes de Duatlón en la 1ª División, terminando en la 3ª posición tras el Club Triatlón Diablillos de Rivas y Cidade Lugo Fluvial.

Eduardo Gómez se ha mostrado muy satisfecho con lo logrado en su primera temporada con el equipo, agradeciendo la buena acogida que ha tenido: “Más allá de las competiciones el buen ambiente que tenemos cada fin de semana. Más que un club de competidores somos un club de amigos”. El ubriqueño ha reconocido que cada competición le ha servido de aprendizaje y que “el año que viene habrá que volver a pelear y espero estar mejor que este año. […] Mi intención es seguir el año que viene y preparar de mejor forma el duatlón tras el cross”. Según Gómez, lo hecho esta temporada era “lo que me hacía falta para el año que viene y quién sabe si en un futuro me pongo a nadar y hago también un triatlón, aunque a corto plazo no me lo planteo todavía”. Por último, ha adelantado que quiere cerrar esta primera parte de la temporada ste próximo fin de semana en el Campeonato de Andalucía de Atletismo sub 23, en el que tiene como objetivo hacer marca en la prueba de los 5.000 metros: “Mi marca personal es de 15’53’’ y creo que estoy para bajarla de sobra”.

Por otra parte, el ubriqueño Carlos Javier Arenas completó la pasada semana su tercera participación en la prestigiosa Andalucía Bike Race, prueba de MTB de 6 etapas que se disputa en las provincias de Jaén y Córdoba y que es puntuable para la UCI Mountain Marathon Series. En esta ocasión, el ciclista del Symisur Centauro Bikes formó pareja con Jesús Arturo Bracho, lo que le llevó a quedar encuadrado en la categoría Élite, en la que finalizó en la 48ª posición con un tiempo de 20h15’45’’ tras 364 km y 11.330 metros de desnivel positivo acumulado. El ciclista ubriqueño ha asegurado que, a pesar de partir en una categoría tan exigente, esta edición ha sido “la mejor que he hecho”. Arenas ha comentado que se había preparado a conciencia para “competirla en condiciones”, aunque la baja de su compañero original le obligó a buscar una nueva pareja más joven que él. Aun así, ha señalado que no se arrepiente de haber corrido en la categoría Élite y que “lo bueno que tiene correr en Élite es que sales en el primer cajón y te quitas todos los tapones”.

Desde su punto de vista, “es una de las carreras más duras que hay por los kilómetros, el desnivel y el calor que normalmente hace en Jaén y Córdoba”. También ha querido destacar la gran organización de la prueba, especialmente en unos momentos difíciles como los actuales, en los que incluso llegaron a hacer tres test de detección de covid a todos los participantes antes, durante y después de la prueba. En lo puramente deportivo ha explicado que “esto es una carrera de supervivencia. Tienes que estar en Jaén guardando un poquito porque cuando llegas a las tres etapas de Córdoba, tanto si llueve como si hace calor, es criminal”. En su opinión es un recorrido rompepiernas en el que “se te ponen las piernas como palos y nunca llegas a coger el ritmo”.

En este sentido, y a pesar de que su rendimiento ha sido bastante bueno durante las seis etapas, Carlos Arenas ha confesado que “la última etapa ha sido la peor que he pasado de las seis etapas. Era la más corta, pero era un continuo sube y baja y no fui capaz de coger el ritmo”. “La salvé como buenamente pude. La hice bien, pero sufriendo mucho”, ha añadido. Después de haber hecho esta prueba y la Mediterranean Epic, Carlos Arenas tiene a la vista la Mágina Bike Race, prueba de 3 etapas que se disputará este fin de semana en Jaén, y posteriormente la Rioja Bike Race y la Asturias Bike Race. Después del verano, quiere participar en la Cataluña Bike Race y la Vuelta a Andalucía MTB.