El Comité Local de Fútbol Sala de Ubrique (CLFSU) está estudiando en la actualidad la posibilidad de reiniciar la competición en los próximos meses, consciente de la dificultad en estos momentos de organizar eventos deportivos que no tengan carácter federado, como es el caso. El presidente del CLFSU, Daniel Villanueva, ha anunciado que su intención es mantener una reunión con los responsables municipales para ver las pautas que tendrían que seguir para poder organizar su liga. No obstante, desde su punto de vista considera que mientras la situación sociosanitaria siga así, no ve factible que permitan usar las instalaciones por los menos hasta 2021. “Lo primero es la seguridad de la gente y sería una tontería ponerla en peligro por echar un rato”, ha afirmado.

El CLFS presentó a primeros de septiembre una instancia en el Patronato Municipal de Deportes (PMD) en la que solicitaba información sobre las condiciones en las que podrían retomar la Liga de Fútbol Sala 2019 – 2020 e iniciar de la temporada 2020 – 2021. Ayer martes, el ente deportivo municipal respondió con un escrito en el que expone el protocolo que se tendría que cumplir. Entre las medidas se destaca que al no ser una actividad de deporte federado “deberán acogerse al protocolo de la Federación Andaluza de Fútbol (FAF), que establece a su vez que el propio organizador de la actividad tiene que desarrollar su propio protocolo, independientemente del existente en la instalación por parte del propietario de la misma”. El PMD recuerda además que, según el protocolo de la FAF para eventos no federados, “los deportistas deberán tener en vigor seguro de accidentes deportivos, y la actividad deberá contar con seguro de Responsabilidad Civil para participantes y espectadores según Ley 5/2016 del Deporte de Andalucía”.

Ahora, el balón está en el tejado del CLFSU, que tendría que asumir un coste importante para poner en marcha todas las disposiciones que exige del protocolo. Es por ello que quiere consensuar con los responsables municipales todas las disposiciones necesarias que garanticen la seguridad de los usuarios y la viabilidad de la competición.

En el caso de que la liga de fútbol sala pudiera volver, la intención del presidente del CLFSU es “acabar las 5 jornadas que quedaron pendientes de la temporada pasada e iniciar la nueva temporada”. Según el máximo representante del fútbol sala ubriqueño, en el momento que se diera luz verde se abriría la inscripción para la temporada 2020 – 2021, que en el plazo de un mes podría comenzar. Villanueva ha señalado que jugadores y equipos tienen muchas ganas de retomar la competición y que ya “hay 4 o 5 equipos nuevos interesados en disputar la próxima temporada”.