El Deportivo Ubriqueño competirá nuevamente esta temporada con dos equipos, uno cadete y otro infantil. Atrás quedan los intentos de este pasado verano por sacar también un equipo juvenil y un segundo equipo cadete, al no conseguir finalmente reunir el suficiente número de inscripciones para afrontar la temporada con suficientes garantías. De esta manera, su primer equipo en este curso 2020 – 2021 será el Deportivo Ubriqueño cadete, que cuenta con una plantilla de hasta 25 jugadores y que volverá a dirigir Alfonso García. En su opinión y deportivamente hablando, “este curso se presenta mejor. Creo que tenemos un equipo más equilibrado y con más experiencia que el del año pasado”.

El Deportivo Ubriqueño de esta temporada está formado en su mayoría por el bloque de jugadores de primer año, que la pasada campaña militaron en el conjunto infantil, más 4 o 5 jugadores que se han mantenido en el equipo. Para el técnico, “este año están los chavales mucho más puestos y con muchas más ganas que el año pasado”. El equipo cadete tuvo una discreta actuación en la competición liguera que se pudo disputar la pasada campaña, en la que le falto cierto nivel de competitividad en comparación con el resto de conjuntos. García ha reconocido que ello también se debió a que el cuerpo técnico “no supo inculcarles la competición”. Por ello y viendo la plantilla con la que cuenta y la experiencia que traen de la categoría infantil, “debemos pedirles más y deberíamos estar luchando por estar arriba”. No obstante, ha dejado claro que “tendrán que esforzarse y trabajar duro para no estar igual que el año pasado”. Precisamente, sobre su amplia plantilla de 25 jugadores ha señalado que “está bien porque tienes donde escoger jugadores que trabajen más y que estén en mejor forma, aunque en esta categoría se intenta que jueguen todos. […] ”. Lo que es difícil es entrenarlos, aunque yo cuento con la ayuda de un preparador físico como Salas y un segundo entrenador como Juan Moreno”.

Alfonso García ha sido crítico con la normativa que restringe la actividad deportiva a los menores de 16 años a partir de las 18 horas. “Entrenar a las 4 es un problema y más con esta edad porque casi todos están con los estudios y los exámenes”, ha afirmado. Por eso motivo, muchos de sus jugadores no pueden acudir a los entrenamientos y “hay muchas cosas que no nos dan tiempo a preparar o hacer”. En esta línea ha explicado que su equipo lleva entrenado más de un mes y medio, que empezó a hacerlo en el Antonio Barbadillo y que posteriormente se han trasladado al campo de césped natural, en el que tiene que compartir campo con el equipo infantil. Un cambio en el que además han perdido un día de entrenamiento. “No entiendo. ¿A partir de las 6 de la tarde viene el bicho más? No tiene lógica. Es igual entrenar a las 6 que a las 4 y media”, ha manifestado, a la vez que ha hecho hincapié en que “dejan a los niños dando vueltas y reuniéndose en los parques, las placitas, etc., y no pasa nada, y ahora los entrenamientos a menores de 16 años tienen que ser hasta las 6”. Según el entrenador del Deportivo Ubriqueño cadete, “si la liga no puede empezar, pues que no empiece. Lo que sí se debería tener es más flexibilidad horaria por las tardes”. Para Alfonso García, “es un problema para todos los equipos. Se deberían poner mejor las cosas de los entrenamientos y los campos de fútbol”.