El CD Azuaga, en el que milita esta temporada el ubriqueño José Manuel Solano, dio un golpe de autoridad en la última jornada del grupo 14 de la 3ª RFEF al vencer por 3 – 0 al hasta entonces líder invicto AD Llerenense, y postulándose como un firme candidato al ascenso directo, a tan solo tres puntos de la primera posición. El equipo pacense ha enlazado una racha de 10 jornadas sin perder desde el pasado mes de octubre y, lo que es más destacable, 7 victorias consecutivas que lo han consolidado en la segunda posición de la clasificación. En el apartado individual, José Manuel Solano se ha hecho con la titularidad desde su llegada al club el pasado verano y, según sus palabras, esta temporada “está siendo de las mejores tanto en lo personal como en lo deportivo”.

El habilidoso extremo ubriqueño ha contado que “está siendo un año muy bonito para seguir soñando, el equipo está muy unido, el club también y eso al final se refleja en el campo”. En esta línea ha destacado que “es un pueblo muy futbolero” y que “a pesar de ser un pueblo pequeño y la categoría que es, vives como si fueras un profesional”. “Tenemos un juego muy vistoso, muy posicional. Tenemos jugadores muy desequilibrantes en la zona de arriba, un medio campo muy bueno y en defensa, junto con nuestro portero Joaquín, somos el segundo equipo menos goleado de la liga. Nuestros partidos se basan en mantener la posesión y crear espacios para poder hacer gol y nos está funcionando bien”, ha explicado Solano. Del mismo modo ha señalado que, aunque la pasada temporada el equipo se quedó a tan solo un punto del playoff, este curso partía con el objetivo de mantener la categoría, pero “conforme iban avanzando los resultados la directiva se puso a trabajar para poder pelear por el playoff y, por qué no, por un primer puesto”. Para Solano, tanto el club como la afición “están a la altura de una categoría superior porque es la primera vez que veo tantísima gente viéndome en un partido de fútbol”, en referencia al gran apoyo social que tiene el equipo y que se refleja en las más de 1.100 espectadores que inundaron las gradas en el último partido en casa.

Este gran momento que vive el CD Azuaga contrasta con el delicado momento que vivió el club el pasado mes de septiembre, justo antes del comienzo de la liga, cuando estuvo a punto de desaparecer a causa de las deudas: “Recuerdo que era la semana previa al primer partido de liga y justo nos dieron el fin de semana libre y yo bajé para Ubrique. Me llamó mi representante diciendo que había que buscar equipo, que el club iba a desaparecer, que había una deuda bastante gorda […]. Por suerte varias personas y varias empresas del pueblo se volcaron, pusieron un presupuesto, el Ayuntamiento también ayudó y parece que salió adelante. La anterior directiva dimitió, se metió una completamente nueva y parece que ahora mismo va todo sobre ruedas y de maravilla. En cuanto a resultados y pagos, la verdad es que no nos podemos quejar”.

José Manuel Solano llegó al CD Azuaga procedente del Conil, una decisión, desde su punto de vista, totalmente acertada: “Decidimos apostar por el Azuaga y creo que caí de pie aquí. Desde el primer partido estoy siendo titular y con una primera vuelta fantástica”. En su opinión, “creo que lo necesitaba, necesitaba un proyecto de no estar cerca de casa porque mentalmente me afectaba un poco el tema de estar cerca de casa, no me gusta, y decidimos apostar por Extremadura”. “La vida aquí es un poco pobre en cuanto a ocio, pero a nivel de fútbol, que es a lo que he venido yo, es espectacular y hay un compromiso muy grande en el pueblo con lo que es el club”, ha resaltado.

Tras una primera vuelta espectacular, el equipo pacense afronta ilusionado una segunda vuelta en al que no será fácil mantener el nivel exhibido hasta el momento. Para Solano, “ya todos los equipos nos conocen, todos sabemos cómo jugamos, nuestras características más fuertes y va a ser una segunda vuelta muy complicada”. En este sentido, el extremo del CD Azuaga ha destacado que es un grupo fuerte con un nivel bastante igualado entre los equipos.

Por último, el joven jugador ubriqueño de 23 años se ha mostrado feliz con esta nueva etapa de su trayectoria deportiva y ha dejado claro que “mientras pueda seguir llenando la mochila y vaya todo bien seguiré dando vueltas por España y quién sabe si no es por el mundo entero. Me gusta el fútbol y disfruto. Aparte de ser mi hobby, es mi trabajo y me cuido para ello. Ojalá que siga durante muchos años”.

Etiquetado en: