El equipo junior A del CABU de Ubrique ha llevado de nuevo el nombre del club a la primera línea del baloncesto provincial. Los chicos entrenados por Juande Núñez compiten esta temporada en la Copa Andalucía A, una categoría en la que no teníamos representación ubriqueña desde hace algunos años. De momento, la experiencia está siendo difícilmente mejorable, con un equipo instalado en la zona alta de la clasificación y cuyo sueño de jugar el playoff, que parecía una utopía allá por el mes de septiembre, es ahora más real que nunca.

De momento, y tras la disputa de la primera jornada de la segunda vuelta, el Barada CABU es cuarto con un balance de 7 victorias y 3 derrotas, las mismas que Adesa 80 que es tercero, y sólo un punto por detrás del Unión Linense Baloncesto que es segundo. De esta forma, el conjunto serrano vuelve muchos años después a una lucha que, en las últimas ediciones ha estado reservada a ciudades como Jerez, San Fernando o Algeciras, clubes todos ellos cantera de equipos de categoría nacional. “Nos hemos ‘autoinvitado’ a la fiesta y queremos nuestro trozo de tarta”, ha señalado Juande Núñez, quien no ha escondido que al inicio de liga “el objetivo era hacer un papel digno y sacar adelante 3 o 4 partidos en casa”.

Ahora la realidad es completamente distinta, y lo que en un principio parecía un sueño inalcanzable, ahora se ha convertido en un objetivo (que no una obligación) por la que van a pelear con más ímpetu que nadie. “La ilusión que tenemos nosotros no la tiene ningún rival”, ha subrayado el técnico. Sobre los motivos que le han llevado a estar donde están, Juande Núñez ha destacado el grupo que rodea al equipo a nivel táctico y físico, donde cuenta con la colaboración de compañeros como Ángel Pérez o José Antonio Orellana, y la seriedad en el trabajo de un grupo en el que no hay estrellas y tampoco suplentes ya que todos han contado con más o menos minutos en todos los partidos y ninguno se ha quedado sin jugar en ningún encuentro. Este buen hacer no ha pasado desapercibido para el resto de clubes cuyos entrenadores “han mostrado la admiración” que ha despertado el equipo revelación.

Sobre las aspiraciones reales de su equipo, Juande Núñez se muestra cauto y cree que los tres próximos partidos marcarán “dónde vamos a estar a final de temporada y porqué vamos a pelear”. En esta segunda vuelta, cuentan con la ventaja de enfrentarse a los rivales directos en casa donde están consiguiendo atraer a un buen número de aficionados que han creado un bonito ambiente que no se recordaba en el Pabellón Municipal.