El Barada CABU junior conquistó el pasado sábado un nuevo título provincial para su palmarés tras vencer en la finalísima al Xerez Club Deportivo Baloncesto por 53 – 78. Los ubriqueños, que llegaban a esta final a 4 junior de nivel B  sin la condición de favoritos, supieron hacer valer el buen nivel por el que atraviesa su plantilla y su experiencia en este tipo de situaciones.

Ya en semifinales, el Barada CABU fue superior al Descubre Ceuta desde el primer cuarto, con ventajas superiores a los diez puntos, lo que le permitió a Ángel Pérez rotar a toda su plantilla y dosificar sus esfuerzos. Así, al descanso el marcador reflejaba un 25 – 38 a favor de los serranos, con una ventaja que fue creciendo en los posteriores períodos hasta el definitivo 59 – 80. Para el entrenador ubriqueño, “Ceuta era un equipo que había estado estudiando y, comparado con nosotros, creía que no estaba a nuestro nivel, que eran jugadores muy luchadores pero que tácticamente no tenían un alto nivel”. “El margen que tuvimos al principio de 10 o 15 puntos de ventaja en los primeros minutos te hace pensar en la posible final y te permite rotar a los jugadores. […] Siempre tuvimos esa ventaja y cada vez que entraba un jugador el equipo no caía”, ha explicado. En la otra semifinal, en la que se enfrentaron el CB Cimbis y el Xerez Club Deportivo Baloncesto, los xerecistas dieron la sorpresa ante el anfitrión y se llevaron el partido por 64 – 73, en un partido disputadísimo en el que el ganador iba a llegar más desgastado físicamente a la final.

Ya en la final provincial, Ángel Pérez ha confirmado que sus pupilos afrontaron el partido “relajados, descansados y con muchas ganas”. Así, ha señalado que “desde el minuto uno tuvimos mucha ventaja. A dos minutos y medio el marcador era un 3 – 18 de ventaja”. Esa diferencia ya se mantuvo durante todo el partido, ante un rival que, aunque lo intentó, no pudo en ningún momento acortar distancias para meterse en el partido. Desde el punto de vista del técnico ubriqueño, “el partido estaba roto desde el minuto dos porque por muchas cosas que quisieron hacer ellos, no pudieron. Para ellos fue un querer y no poder”. En este sentido ha comentado que “con 15 arriba, puñetazo que daban ellos, puñetazo que dábamos nosotros. Se mantuvo la diferencia y no se bajó en ningún momento”.

Ángel Pérez ha reconocido que su equipo no le sorprendió en esta final a 4: “Durante la temporada, hemos estado arriba y abajo, con partidos mejores y peores, pero cuando tuvieron que dar la cara, que fue en la final, la dieron totalmente. Salió todo perfecto y vi lo que quería ver de mi equipo, que era jugar, disfrutar y llevarse la victoria”. En su opinión, “el equipo respondió muy bien, tanto en la semifinal como en la final. Si no responden unos, responden otros. El nivel de los jugadores con la motivación que conlleva todo fue espectacular”. El principal secreto del éxito de este equipo radica, según Pérez, en el equilibrio de su plantilla: “Tengo 10 jugadores que han llegado a un nivel en el que cada uno ha querido dar lo máximo de sí mismo y he intentado buscarle su sitio en el equipo. […] No se notaban los cambios. No ha habido ningún momento de flaqueza en el equipo rotando 10 jugadores”. Por ello ha mostrado su satisfacción por el nivel al que han llegado sus jugadores, aunque ha advertido que “todavía pueden dar mucho más, pero lo dejaremos para la próxima temporada”.

Etiquetado en: