El Atlético Ocuri senior femenino cayó en casa el pasado domingo ante Guadalcacín por 0 – 4 tras un partido en el que las ubriqueñas plantaron cara y aguantaron el tipo hasta prácticamente la recta final, en el que las jerezanas ya lograron romper la maraña defensiva de su rival y sentenciar el choque con tres goles en el último cuarto de hora.

El Guadalcacín, que llegaba a Ubrique como segundo clasificado invicto y con las opciones intactas de pelear por la liga, salió al terreno de juego con las ideas muy claras y con la intención de resolver el compromiso por la vía rápida. Enfrente se encontró a un Atlético Ocuri muy ordenado y solidario, replegado atrás con la intención de aguantar las arremetidas ofensivas de su rival. Las jerezanas jugaron en todo momento en el campo de su rival, aunque les faltó ese último pase que enlazara con sus delanteras debido a la férrea defensa ubriqueña. No obstante, en el minuto 10, Belén aprovechó un pase en largo para internarse en el área por la izquierda, batir a Lorena y poner el 0 – 1, que pareció que podía ser el principio de la goleada. Sin embargo, a pesar del gol, el Atlético Ocuri no se vino abajo y siguió con su plan inicial ante un Guadalcacín que no terminaba de encontrar la manera de romper la defensa local. Por el contrario, las ubriqueñas apenas pisaron el área jerezana y no llegaron a crear ninguna ocasión en la primera parte. Con esa ventaja por la mínima para las visitantes se fue el partido al descanso y tras la reanudación la tónica fue la misma, con el añadido de la incertidumbre que el paso de los minutos daba a un resultado que el Guadalcacín era incapaz de ampliar. El Atlético Ocuri fue cogiendo algo de confianza ante las dudas de su rival y comenzó a merodear el área jerezana, consciente de que un golpe de fortuna en alguna jugada aislada le podía meter en el partido. Sin embargo, el Guadalcacín consiguió en el minuto 75 el 0 – 2 a través de Yanira, un gol que ya le dio la tranquilidad y que cortó de raíz las esperanzas de las locales. Poco después, Alejandra Puerto consiguió por dos veces, en los minutos 83 y 85, perforar la portería ubriqueña para poner el definitivo 0 – 4.

Tras el partido, el entrenador del Atlético Ocuri, Carlos Menacho, se mostró “muy contento a pesar del resultado porque le hemos plantado cara a un Guadalcacín que viene 2º y es aspirante a ganar la liga. Cada vez veo al equipo más fuerte y creo que este es el camino y van a llegar los resultados”. Menacho destacó que “solo han entrado una vez en la primera parte” y que sus jugadoras “han estado en línea, han trabajado y se han ayudado unas a otras”. Por todo ello, el técnico del Atlético Ocuri subrayó que “cada vez vemos al equipo un poquito más fuerte físicamente”, aunque reconoció que el juego ofensivo sigue siendo la asignatura pendiente de su equipo. En este sentido señaló que “les cuesta ese pasito. Nos falta el gol, nos falta creérnoslo un poquito, salir con el equipo en bloque hacia arriba e intentar hacer una presión para robar un balón y crear algún peligro. Creo que eso lo va a coger el equipo poquito a poco con confianza. Vamos a empezar por atrás, crear atrás una buena base y ya iremos dando pasitos hacia delante”.

Por su parte, el entrenador del Guadalcacín, Manuel Rosado, comentó tras el choque que “al final el resultado ha sido un poco engañoso para lo que se ha visto en el juego. En la primera parte nos ha costado un poquillo entrar en el partido, ha estado bastante igualado y en la segunda hemos dominado un poco más y el resultado se ha decantado a nuestro favor”. En opinión del técnico jerezano, “ellas han salido bastante replegadas desde el principio y eso es una de las cosas que a nosotras este año nos está costando bastante. Dominamos el juego, pero nos cuesta tener claridad arriba porque hay tanta acumulación de gente en la zona de la defensa que a nosotras se nos apagan las ideas”. En esta línea, reconoció que “al principio hemos dominado con mucha claridad, pero luego nos iban pesando el pasar de los minutos y el resultado tan corto. […] Con el 0 – 2 nos hemos tranquilizado en el campo y han ido saliendo las cosas con mayor claridad”.