El Ubrique UD sumó ayer su sexta derrota consecutiva y no termina de levantar cabeza antes de afrontar la segunda fase en la que se va a jugar la permanencia en la categoría. Los ubriqueños se midieron ayer al líder de la categoría, el Balón de Cádiz, al que fueron capaces de hacer hasta cuatro goles que finalmente quedaron en nada ante la fragilidad defensiva mostrada ante un rival que no hizo ascos a los regalos para llevarse el duelo por 4 – 6.

Y es que, los errores “groseros”, tal como los calificaría después el entrenador del Ubrique UD, Miguel Domínguez, condenaron al equipo desde el primer minuto, ya que uno de ellos propició que el cadista Roberto Fernández adelantara a su equipo cuando todavía no se había cumplido ni un minuto de juego. Para más inri, el gol llegó en un saque de banda en el que el balón se paseó por la línea de fonda para que el balonista solo tuviera que empujar el esférico a las mallas. La cosa no quedo ahí y en el minuto 7 Pedro Montalbán logró el 0 – 2 para estupor de la grada e incredulidad de los jugadores ubriqueños. Y la cosa pudo ser peor si Juangra no llega a sacar un balón bajo palos cuando ya se cantaba el 0 – 3. El Ubrique UD intentó reaccionar cuando peor pintaba la cosa, logrando acortar distancias en el minuto 17 con el gol de Paco de penalti, tras un derribo claro sobre Montero. No obstante, el Balón de Cádiz no se vino atrás, ni mucho menos, y a la media hora de partido Alejandro Rico mandó al fondo de la portería una volea tras un mal despeje de la defensa local. Tampoco se arrugó el Ubrique UD, a pesar del mazazo, y dos minutos después fue Montero el que volvió a acortar distancia y a poner el 2 – 3, un resultado con el que el partido se fue al descanso.

En la segunda parte, el Ubrique UD salió mucho más vivo, presionando arriba e imprimiéndole mucho ritmo al partido con la idea de agobiar a su rival. El plan dio sus frutos en el 50’, cuando Peluca remató un córner en el segundo palo tras un excelente movimiento de desmarque. Ahí llegaron los mejores minutos de los locales, que se vieron capaces de darle la vuelta al marcador y pusieron en apuros a la defensa cadista. Sin embargo, otro error defensivo iba a permitir al Balón de Cádiz romper ese agobio con muy poquito, y es que en el minuto 61, una falta de entendimiento entre defensa y portero propició que un jugador cadista se internara en el área sin oposición y asistiera a Francesco Contaldo para que solo tuviera que empujar el balón para lograr el 3 – 4. Tocaba remar otra vez y en ello se puso el Ubrique UD, que de nuevo encontraría su premio en el 73’ con el segundo tanto de Montero, que recogió un balón tras un despeje de la defensa y con un tiro cruzado batió de nuevo a Alcedo. Con 4 – 4 y un cuarto de hora por delante, las espadas estaban en todo lo alto y cualquiera podía dar el tiro de gracia a su rival. Y el tiro se lo dio en el pie el Ubrique UD tan solo un minuto después de conseguir el 4 – 4, cuando una internada cadista por la derecha sin posición propició un centro al área del Ubrique UD en el que Jesús Torres remató a placer totalmente solo en el área chica para poner el 4 – 5. Así las cosas, el Ubrique UD, al que ya le empezaban a fallar las fuerzas, puso toda la carne en el asador y se fue de nuevo en busca del empate, aunque ya lo que llegó fue el definitivo 4 – 6 en el 83’, obra de Pablo Rodríguez.

Tras el partido, Miguel Domínguez no podía esconder su decepción, a pesar de reconocer que en su equipo había trabajado bien: “Ante el líder, que le regales 5 goles… Demasiado hemos estado en el partido porque el equipo ha trabajado bien, pero es muy difícil, goles regalados, falta de concentración…”. Según el técnico ubriqueño, “este es el camino, como ha trabajado hoy el equipo, como se ha luchado y creo que, en lo que ha sido jugando al fútbol, hemos sido superiores a ellos, aunque luego el resultado marca las diferencias”. No obstante, fue tajante al señalar que “no nos podemos conformar solo con dar la cara, hay que sacar los puntos porque estamos en una situación en la que los necesitamos. Y los puntos, somos nosotros los que los estamos perdiendo, no es que nos los están ganando los rivales”. “Son fallos que hay que arreglarlos y más ahora en la situación que vamos a tener, en la que vamos a jugar una liguilla a cara de perro. Fallos así lo único que nos puede hacer es condenarnos a no conseguir el objetivo”, sentenció. En esta línea también se refirió al acuerdo al que han llegado los dos equipos senior del Ubrique UD para entrenar juntos y afrontar conjuntamente lo que queda de las dos competiciones ligueras, apoyándose uno en el otro: “Vamos a trabajar juntos los dos equipos y lo que queremos es el bien, tanto para ellos como para nosotros. Creo que esa unión nos va a venir bien porque durante la semana vamos a tener a 25 – 30 tíos entrenando. […] La solución está aquí en casa. Tenemos que estar todos unidos e intentar salvar la categoría nosotros y ellos tienen que luchar por el objetivo de subir”.

En cuanto a la expedición del Balón de Cádiz, hay que destacar la ausencia en Ubrique de su primer y segundo entrenador por dar positivo en covid, por lo que fue el analista del cuerpo técnico Perla el que tuvo que hacer de improvisado entrenador, junto a otros componentes del staff. Fue Pella el que atendió a los medios y el que se refirió al “resultado muy llamativo, bastante atractivo para el espectador y poco habitual en la categoría porque suelen ser resultados más cortos. Es señal de que ha habido dos equipos en el campo que han querido ir por la victoria”. El analista gaditano se mostró sorprendido por “la clasificación del Ubrique UD. He visto varios partidos y me sorprende negativamente que esté metido ahí abajo porque me parece que del medio campo hacia arriba juega muy bien al fútbol, con futbolistas importantes como Paco, que es de otra categoría”. Eso sí, para Perla era evidente que “hay bastantes diferencias entre su fase ofensiva y su fase defensiva y ahí puede estar la clave. En esta categoría los errores se penalizan mucho y por ahí puede andar la cuestión”. Para el cadista, “si necesitas hacer cuatro goles para ni siquiera ganar, pues ahí tienes un problema”. Por último, Perla confirmó que su equipo no piensa en otra cosa que en ascender esta temporada: “Se llevan 2 ocasiones perdiendo la final y el objetivo es sacar a este equipo de esta categoría y acercarlo al Cádiz B”.

Por su parte, uno de los capitanes del Ubrique UD, Carlos Gil, señaló que “se ha visto que haciendo las cosas medianamente bien podemos dar mucho más de lo que hemos dado hasta ahora”. No obstante, el defensa dejó patente que “no puede ser que empatemos dos veces el partido y a la siguiente jugada ellos nos metan. Tenemos que mejorar eso”. En su opinión, “es difícil defender tan mal. Defendiendo tan mal como lo hemos hecho hoy, no se puede hacer otro partido. […] Estamos cometiendo muchos errores de bulto y eso se nota. Si concedes tantas ocasiones tan fáciles lo más normal es que ellos las definan como ha ocurrido hoy”. Carlos Gil ha insistido en que “tú metiendo cuatro goles en casa no puedes perder el partido” y que “ahora tenemos que afrontar este final de temporada y luchar por no descender”. En esta línea ha resaltado que “ll primer rival que tenemos somos nosotros mismos porque no tenemos confianza. Tenemos que creernos que vamos a una. Otras veces hemos destacado por las individualidades, pero esta vez lo que tenemos que hacer es apiñarnos todos, estar juntos y sacar esto adelante”.

Etiquetado en: