El próximo 4 de junio, el madrileño Álvaro Trigo tiene en mente llevar a cabo el reto deportivo solidario de unir corriendo la localidad de Ubrique y la ciudad de Sevilla a lo largo de 110 km con el fin de recaudar fondos para colaborar en la adquisición de unas prótesis que permitan volver a andar al ubriqueño Daniel Gómez Oñate, que a raíz de un incendio en diciembre de 2019 sufrió la amputación de sus dos piernas.

Trigo también es un superviviente de un incendio en el que se quemó el 63% de su cuerpo y que le llevó a estar 10 días en coma en la Unidad de Grandes Quemados del hospital Virgen del Rocío y 4 meses ingresado. «Estuve en la misma planta del Virgen del Rocío en la que estuvo Dani y allí me salvaron la vida a mí también”, ha recordado. Por suerte, en el caso de Álvaro Trigo, el accidente solo le dejó como secuelas varias cicatrices por todo el cuerpo: “Fueron 13 operaciones de injertos de piel en las piernas, la espalda y los dos brazos, pero por suerte nada más que eso. He podido recuperar prácticamente la movilidad y hago una vida completamente normal”. El madrileño ha reconocido que “una vez sales del hospital te encuentras con el mundo real y es bastante duro. A mí lo que me ayudó muchísimo fue el deporte, marcarme unos objetivos, y a la vez que me iba recuperando físicamente me servía también de ayuda psicológica”.

A esa catarsis le dio forma con los retos solidarios: “Fue al salir del hospital cuando me di cuenta de que tenía la necesidad de devolver parte de lo que me había regalado la vida. Al final, me sentía en deuda tanto con la vida como con la gente que no había sobrevivido a un accidente similar al mío y tenía que aportar algo”. En este contexto, Álvaro Trigo pudo conocer a Daniel Gómez: “Un enfermero nos puso en contacto a Dani y a mí y la verdad es que desde el principio me impactó mucho tanto la actitud como la historia de Dani. […] Yo fui a intentar animarle y salí animado yo. Era un chico de 22 años que me contaba las cosas con una naturalidad increíble y con una actitud alucinante”. Fue entonces cuando se planteó este nuevo reto solidario, que será el tercero que afronta. Para el madrileño, su manera de “estar en paz” son este tipo de retos solidarios. “Hago uno anualmente. Intento que conlleven un esfuerzo bastante grande que también me exijan mucho tiempo para que merezca la pena”, ha puntualizado. De esta forma, en agosto de 2019 cruzó a nado desde la isla de Formentera hasta la de Ibiza a lo largo de 18 km y el pasado año hizo lo propio desde las islas Cíes a la playa viguesa del Vao con los pies encadenados. Ambos retos los llevó a cabo para recaudar fondos para la ONG Formación Senegal.

Para esta ocasión, Trigo completará 110 km por carreteras secundarias y caminos entre Ubrique y Sevilla, saliendo desde la casa de Daniel Gómez y finalizando en el estadio Benito Villamarín, ya que “el Real Betis Balompié nos ayudó y animó mucho a los dos cuando estuvimos ingresados y han cedido el estadio para que sea allí la meta”. Su idea es salir el viernes 4 de junio entre las 5 y las 7 de la tarde para llegar a la capital andaluza en la mañana del sábado, aunque todavía está por confirmar esa fecha debido a que podría adelantarse una semana dependiendo de la disponibilidad del estadio. Además, Álvaro Trigo está abierto a que aquellas personas interesadas en participar en este reto le acompañen en algunos tramos del recorrido.

Por otra parte, el nadador ubriqueño Javier Herrera consiguió ayer la 5ª mejor marca nacional en la prueba de los 50 metros mariposa de la categoría de 18 años y menores en el XXVIII Campeonato de España de Natación de la Federación de Deportes para Personas con Discapacidad Intelectual (FEDDI) que se están disputando desde el pasado martes Torrevieja. El ubriqueño forma parte, junto a Antonio Olmo y Laura Alba, de la expedición que el Club de Natación Adaptada Gades ha desplazado hasta la localidad alicantina. A lo largo de la jornada de hoy, Javier Herrera seguirá compitiendo en otras pruebas de este Campeonato.