El Deportivo Ubriqueño cadete, con ganas y experiencia para mejorar su papel en la liga

El Deportivo Ubriqueño competirá nuevamente esta temporada con dos equipos, uno cadete y otro infantil. Atrás quedan los intentos de este pasado verano por sacar también un equipo juvenil y un segundo equipo cadete, al no conseguir finalmente reunir el suficiente número de inscripciones para afrontar la temporada con suficientes garantías. De esta manera, su primer equipo en este curso 2020 – 2021 será el Deportivo Ubriqueño cadete, que cuenta con una plantilla de hasta 25 jugadores y que volverá a dirigir Alfonso García. En su opinión y deportivamente hablando, “este curso se presenta mejor. Creo que tenemos un equipo más equilibrado y con más experiencia que el del año pasado”.

El Deportivo Ubriqueño de esta temporada está formado en su mayoría por el bloque de jugadores de primer año, que la pasada campaña militaron en el conjunto infantil, más 4 o 5 jugadores que se han mantenido en el equipo. Para el técnico, “este año están los chavales mucho más puestos y con muchas más ganas que el año pasado”. El equipo cadete tuvo una discreta actuación en la competición liguera que se pudo disputar la pasada campaña, en la que le falto cierto nivel de competitividad en comparación con el resto de conjuntos. García ha reconocido que ello también se debió a que el cuerpo técnico “no supo inculcarles la competición”. Por ello y viendo la plantilla con la que cuenta y la experiencia que traen de la categoría infantil, “debemos pedirles más y deberíamos estar luchando por estar arriba”. No obstante, ha dejado claro que “tendrán que esforzarse y trabajar duro para no estar igual que el año pasado”. Precisamente, sobre su amplia plantilla de 25 jugadores ha señalado que “está bien porque tienes donde escoger jugadores que trabajen más y que estén en mejor forma, aunque en esta categoría se intenta que jueguen todos. […] ”. Lo que es difícil es entrenarlos, aunque yo cuento con la ayuda de un preparador físico como Salas y un segundo entrenador como Juan Moreno”.

Alfonso García ha sido crítico con la normativa que restringe la actividad deportiva a los menores de 16 años a partir de las 18 horas. “Entrenar a las 4 es un problema y más con esta edad porque casi todos están con los estudios y los exámenes”, ha afirmado. Por eso motivo, muchos de sus jugadores no pueden acudir a los entrenamientos y “hay muchas cosas que no nos dan tiempo a preparar o hacer”. En esta línea ha explicado que su equipo lleva entrenado más de un mes y medio, que empezó a hacerlo en el Antonio Barbadillo y que posteriormente se han trasladado al campo de césped natural, en el que tiene que compartir campo con el equipo infantil. Un cambio en el que además han perdido un día de entrenamiento. “No entiendo. ¿A partir de las 6 de la tarde viene el bicho más? No tiene lógica. Es igual entrenar a las 6 que a las 4 y media”, ha manifestado, a la vez que ha hecho hincapié en que “dejan a los niños dando vueltas y reuniéndose en los parques, las placitas, etc., y no pasa nada, y ahora los entrenamientos a menores de 16 años tienen que ser hasta las 6”. Según el entrenador del Deportivo Ubriqueño cadete, “si la liga no puede empezar, pues que no empiece. Lo que sí se debería tener es más flexibilidad horaria por las tardes”. Para Alfonso García, “es un problema para todos los equipos. Se deberían poner mejor las cosas de los entrenamientos y los campos de fútbol”.

El Ubrique UD se hace fuerte en casa

El Ubrique UD senior logró ayer su segunda victoria a costa del Trebujena, al que superó por 3 – 0 en un partido en el que los ubriqueños fueron mejores, sobre todo en la segunda parte, y dominaron la situación tanto en defensa como en el ataque. Con este resultado, el equipo que dirige Miguel Domínguez suma 7 puntos y se coloca en 4ª posición a la espera de la doble cita del próximo puente.

El partido se puso de cara muy pronto para los de Miguel Domínguez, que se adelantaron en el marcador cuando apenas se había cumplido el primer minuto. Aníbal recogió un balón en el segundo palo a la salida de un córner para cederlo a Paco que, tras un recorte, remató a la red. Tras este comienzo el partido se igualó y ninguno de los dos conjuntos terminó por hacerse con el control del mismo, sin llegar a crear muchas ocasiones claras. Así, en el minuto 17, Juan Caro remató un balón de cabeza que blocó perfectamente Alberto, que debutaba en esta temporada. En el 34’ fue Peluca el que mandó fuera un remate de cabeza y un minuto después, el portero visitante Antonio tuvo que mandar a córner un lanzamiento de Peluca tras asistencia de Paco. Antes del descanso, Alberto también se tuvo que emplear a fondo para parar en dos tiempos el tiro de Ismael, tras recoger un balón en largo de su propio meta.

Tras el paso por vestuarios, Miguel Domínguez movió el banquillo y retiró a Miguelín y al lesionado Paco por Parra y Mario, pasando Aníbal a ocupar la posición del 4 ubriqueño. El equipo no solo no se resintió, sino que comenzó a hacerse dueño de la situación, de manera que en el 54’ eso se tradujo en el 2 – 0, cuando Parra peleó un balón en una contra y tras deshacerse de su defensor picó el balón por encima de un Antonio que se quedó a media salida para colar el esférico con maestría en el interior de la portería trebujenera. Un gol que daba una tranquilidad al cuadro serrano que solo se vio alterada cuando Fernández Sánchez decretó penalti en el área ubriqueña tras un tropiezo de Mario con Ismael. Fue el delantero visitante el que asumió la responsabilidad del lanzamiento, pero Alberto leyó muy bien sus intenciones y evitó el gol con una gran estirada. Corría el minuto 61 y al Trebujena se le disipó la principal opción que tuvo para meterse en el partido. A partir de ahí, el equipo visitante no supo reaccionar, mientras que el Ubrique UD rozó en varias ocasiones el tercer gol. La cosa se le complicó cuando Juan Caro vio la segunda amarilla en el minuto 80 por derribar a Parra al borde del área. Lolo fue el encargado de lanzar el libre directo que superó a la barrera por abajo y se coló en la portería de Antonio para poner el definitivo 3 – 0. Poco más dejó el choque en el que los ubriqueño volvieron a hacerse fuertes en casa, algo que va a ser clave en esta primera fase de la liga.

Miguel Domínguez se quedó con las buenas sensaciones que había transmitido su equipo y con la actitud de toda la plantilla en un partido en el que las circunstancias le obligaron a mover el banquillo. El míster ubriqueño comentó que, tras una primera parte que fue más de tú a tú, su equipo fue mejor en la segunda y volvió a mostrarse fuerte en casa. No obstante, insistió en la importancia de los próximos duelos fuera de Ubrique para mantenerse con opciones en la parte alta.

Por su parte, el entrenador del Trebujena, José Luis Huerta, quiso resaltar las bajas con las que llegó a este partido, que le obligaron a recurrir a 4 juveniles para completar la convocatoria. Sobre el choque, argumentó que no le podía achacar nada a un equipo que había trabajado, pero al que condenaron los errores en defensa, según su opinión. Huerta lamentó el penalti cuando perdían 2 – 0 al considerar que podría haber metido a su equipo en el partido, aunque la posterior expulsión de Juan Caro y el gol de Lolo terminó por sentenciar el duelo.

Por último, Alberto Ruiz se postuló ayer como uno de los protagonistas del partido, tanto por su debut esta temporada como por el penalti detenido a Ismael. El meta serrano destacó la importancia de haber superado a un rival directo y haber dejado la portería a cero para seguir cogiendo confianza en defensa. “Sabemos que no somos un equipo que vaya a tener el balón en posesiones largas ni transiciones de tocar, pero sí sabemos a lo que jugamos y arriba tenemos las cosas muy claras”, afirmó. Para Alberto, “en esta categoría lo más importante, más que la calidad individual o colectiva, es la intensidad que se le mete a los partidos”. Sobre la buena imagen que ofreció el Ubrique UD, ha confirmado que el equipo se encuentra bien, que la disputa de los playoffs les ha venido vino muy bien tanto en la preparación física como en el apartado anímico: “Gracias al playoffs nos hemos empezado a creer que somos un equipo que puede llegar a conseguir cosas”.

Darío Lima vuelve a casa para ponerse al frente del Ubrique UD juvenil B

Siguiendo con la ronda a los equipos ubriqueños que están a la espera de poder comenzar sus competiciones, hoy nos hemos centrado en el Ubrique UD juvenil B, que militará esta temporada en el grupo 7 de la Cuarta Andaluza. Será la primera vez que el club cuente con dos equipos en la categoría juvenil, algo que ha propiciado el contar con hasta 42 jugadores con ficha. La dirección desde el banquillo del Ubrique UD juvenil B será responsabilidad de Darío Lima, al que acompañará como segundo Adrián Carretero. El entrenador ubriqueño es un hombre criado en la cantera del Ubrique UD, cuya primera experiencia al frente de un banquillo fue en el WEA Sierra de Cádiz cadete la pasada temporada. Por ese motivo, a pesar de ser su primer año como entrenador del juvenil, ha explicado que ya tenía algunas referencias de su nuevo equipo: «Personalmente no conocía a los chavales, pero el año pasado sí que me enfrenté a ellos. Es un equipo que tenía bastante estudiado y bastante visto porque, ya sea analizando a ellos o a los rivales que venían a Ubrique, los veía casi todas las semanas». Para Lima, «es un lujo dirigirlos. Tanto yo, como mi segundo, Adrián Carretero, estamos muy contentos, tanto por su compromiso y comportamiento como por el rendimiento».

El Ubrique UD juvenil B lleva casi dos meses de entrenamientos, en los que «más que centrarnos en prepararlos físicamente, nos centramos un poco en el trabajo táctico, en asimilar a lo que queremos jugar. Tenemos un grupo que a nivel técnico táctico no es malo, pero es de primer año. Te puedes encontrar con equipos de tercer año hechos y derechos, por lo que habrá que asimilar la manera de jugar para enfrentarnos a este tipo de equipos». No obstante, ha aclarado que «en las últimas semanas nos hemos centrado en la preparación física viendo que podía llegar el inicio de la competición».

Sobre su planteamiento para este temporada, Darío Lima ha subrayado que «el objetivo no es otro que surtir de jugadores al equipo A. Eso lo tenemos claro desde el primer momento». En cuanto al sistema de juego, ha reconocido que le gusta «amoldarme, no a mis ideas de juego, sino a lo que tengo en el equipo». En esta línea, el técnico ubriqueño ha aclarado que, ante la perspectiva de enfrentarse a equipos más fuertes físicamente, «la idea principal es jugar al fútbol con poco espacio porque cuanto más retengas el balón más se te van a echar encima. Queremos evitar el cuerpo a cuerpo con jugadores grandes». En su ponión, «en estas edades lo más importante es enseñarles a jugar en todas las posiciones y sistemas para cuando lo tengan que hacer en un futuro en una categoría senior que estén preparados ante cualquier situación».

Sobre el inicio de la competición liguera, Lima ha afirmado que, a día de hoy, el partido previsto para el próximo sábado ante el CD CLVT, que supondría su debut en liga, todavía no se ha aplazado definitivamente, por lo que esta semana se dedicarán a preparar el choque y «en caso de que se suspenda, seguiremos con nuestra atípica pretemporada y a esperar que llegue el día».

Por último, ha querido felicitar a los operarios del Patronato Municipal de Deportes (PMD) «por las labores que están haciendo, porque si no fuera por ellos no podríamos ni siquiera entrenar. Aquí se está haciendo bastante bien comparado con otros lugares».

El Ubrique UD infantil B se pone a punto para una liga sin fecha de inicio

El Ubrique UD infantil B, que esta temporada dirige José Antonio Pacheco ‘Melli’, es otro de los equipos que lleva mes y medio trabajando y que todavía desconoce cuándo podrá empezar a competir. El calendario original de la Federación Andaluza de Fútbol (FAF) había establecido que la liga en la 4ª Andaluza infantil comenzaría el pasado 21 de noviembre, pero como ha pasado con el resto de categorías, su inicio fue aplazado.

De hecho, Melli ha comentado que en una reunión de entrenadores nacionales que tuvo lugar la semana pasada, el director del CEDIFA, Francisco López Servio, les trasladó que posiblemente haya que esperar hasta el mes de enero para que se reanuden las competiciones de fútbol base.

A pesar de todo, el equipo sigue trabajando con las dificultades propias de un estado de alarma sanitario en el que además se han establecido restricciones horarias para la práctica deportiva de los menores de 16 años. Según el entrenador ubriqueño, el cambio de horario de los entrenamientos ha hecho que muchos niños no puedan acudir por coincidir con actividades extraescolares, por lo que «te encuentras en la instalación con 7 u 8 niños y  tienes que modificar los entrenamientos». Además, también se ha reducido la duración de las sesiones: «Tenemos nada más que una hora, en la que solo te da tiempo a hacer un calentamiento, un par de postas y terminar. Todo el trabajo que tenía hecho de agosto para acá lo tengo aparcado». A modo de ejemplo ha explicado: » La temporada pasada por esta época tenía con ellos casi 10 jugadas de estrategia de diferentes zonas del campo. Este año todavía no he podido practicar con ellos ninguna jugada ni movimientos en el campo».

Melli ha reconocido que es complicado «tenerlos enganchados sin saber cuándo va a empezar la liga». «Los tienes que tener enganchados semana tras semana para que tengan la motivación de ir a entrenar y de seguir aprendiendo y disfrutando de este deporte», ha añadido.

En principio, el Ubrique UD infantil B cuenta con una plantilla de 17 niños, que es prácticamente la misma que tenía la pasada temporada en la categoría alevín. Según el entrenador, es un grupo «muy bueno y que se involucra mucho. Es fácil trabajar con un grupo de chavales así». Melli ha expuesto parte de su filosofía como entrenador de categorías inferiores: «Voy buscando que todos jueguen, que todos se sientan partícipes y que sean una piña. Aquí no hay ni mejores ni peores. Aquí hay un grupo y tenemos que funcionar como grupo». Para el técnico ubriqueño, prevalece el comportamiento, la educación deportiva y la asistencia a los entrenamientos: «Yo lo que quiero es que aprendan a jugar al fútbol, el resultado me da igual. Prefiero perder 3 – 0, pero que el equipo sepa lo que está haciendo en el campo y que le den sentido al juego, antes que estar pegando pelotazos arriba porque tienes un delantero rápido que te mete cuatro goles. Te crees que tienes buen equipo, pero en realidad no, porque no están aprendiendo a jugar y no son partícipes todos los niños».

 

El Ubrique UD alevín A sigue trabajando con restricciones horarias incluidas

En nuestra ronda para conocer la situación de los equipos ubriqueños que ya están trabajando de cara al comienzo de sus respectivas competiciones, hoy nos hemos centrado en el Ubrique UD alevín A, conjunto que esta temporada dirige un Antonio Barragán que no tiene muy claro que finalmente la temporada se pueda disputar. “Todo está más complicado y más difícil que otras veces”, ha afirmado haciendo hincapié en las últimas medidas que restringen hasta las 18 horas la práctica deportiva de los menores de 16 años. En este sentido, ha explicado que comenzaron los entrenamientos dentro de la normalidad que requiere la situación, entrenando una hora y cuarto en el campo 3 y alternándose con el alevín B. “Al hacer el cambio nos hemos tenido que ir a las 4 de la tarde, 1 hora nada más y, al no poder Villa por cuestiones de trabajo, ahora estoy yo con su equipo también. Nos juntamos con 20 niños y con una hora nada más es complicado. […] Estamos pasando el tiempo como podemos… calentamiento, tocar balón, partidito, tirar a puerta, etc. Y se nos va la hora volando”, ha explicado Barragán. En esta línea, ha señalado que “cuando se anunció lo del cambio de los horarios para los menores de 16 años el nuevo cuadrante estuvo hecho en 20 minutos. Después se rectificó y se dijo que podrían entrenar después de las 6 y aquí no mueve nadie un pie. Estamos en las mismas”.

Con respecto a su equipo, el técnico ha contado que esta temporada tiene el mismo grupo con el que el pasado curso militó en categoría benjamín, al que se han incorporado 3 o 4 jugadores de segundo año. Antonio Barragán ha aclarado que, al inicio de la pretemporada, se registraron 21 inscripciones, por lo que para formar un equipo tenían que dejar a un jugador fuera. Esto, unido a que la competición va a ser más corta, les hizo decidirse por crear dos equipos, de manera que el club contará esta temporada con un equipo en 3ª Andaluza y otro, dirigido por Paco Villa, en la 4ª Andaluza.

Sobre el comienzo de la competición, Barragán se ha mostrado poco esperanzado en que se pueda cumplir el calendario que ya ha publicado la Federación Andaluza de Fútbol: “Íbamos a empezar en diciembre, pero si empezamos, que yo lo dudo, será en enero. Esto está muy difícil, yo no creo que empecemos”. Sobre esta situación ha lamentado que se esté entrenando “sin saber si vamos a jugar o no. Las competiciones que tendrían que estar empezando no lo están haciendo. No sabemos absolutamente nada y de la noche a la mañana cambia la cosa”. En su opinión, “si empieza en diciembre será una sorpresa”. Por todo ello, el entrenador del Ubrique UD alevín A ha señalado que “lo mejor es cortar por lo sano, no competir este año, que no haya liga, que sigamos entrenando hasta mayo, que los niños hagan deporte, que se hagan grupos y el año que viene ya dios dirá”.