Los equipos de fútbol base se enfrentan a un apretado calendario para cerrar la temporada

Los equipos ubriqueños de fútbol base tendrán que redoblar sus esfuerzos de final de temporada para afrontar el apretadísimo calendario que tienen pendiente tras más de mes y medio sin poder haber podido competir. De hecho, gran parte de ellos tendrán que disputar al menos dos partidos por semana en el próximo mes y medio para cumplir con los plazos que la Federación Gaditana de Fútbol ha impuesto para la finalización de las competiciones ligueras. Algo que no ha sentado muy bien a la mayoría de los entrenadores que no han podido entrenar a sus equipos durante todo el mes de abril debido a las restricciones sanitarias, por lo que llegan a esta recta final de la competición sin una preparación física adecuada. A ello hay que añadir el riesgo de lesiones y el esfuerzo extra que supondrá para padres y niños jugar entre semana, al estar metidos de lleno en el último trimestre del curso escolar.

De esta manera, los equipos afrontan esta última parte de la temporada sin poder desarrollar todo el trabajo que requiere la preparación de un equipo de cantera. A modo de ejemplo, el preparador del Ubrique UD infantil B, José Antonio Pacheco ‘Melli’, ha comentado que, en el partido ante Trasmallo del pasado lunes, el primero tras el parón del mes de abril, su equipo llegaba tras “mes y medio sin competir, sin entrenar”, mientras que su rival “viene rodado. Viene compitiendo y entrenando y lo más normal es que esa gente tenga esa chispita de más y mejor toque de balón”. En su opinión, su equipo “se ha estancado e incluso hemos dado un pasito atrás” porque ya “no tienen la dinámica de entrenamiento”. El entrenador ubriqueño ha afirmado que “lo de este año es un despropósito total” y que las cosas no se han hecho bien desde el inicio de la temporada: “Para empezar, nos dan de alta con ficha federativa con un inicio de temporada que no se sabía realmente cuándo iba a comenzar. […] Te vas dando cuenta que esto se va atrasando y tienes que ir parando porque no puedes tener una plantilla en modo competitivo cuando sabes que no vas a empezar a competir. Cuando comienzan, después paran, lo vuelven a reanudar otra vez y todo el trabajo que tenías hecho no vale para nada”.

Además, ahora el calendario le impone una carga importante de partidos casi seguidos, por lo que se ha quejado de que no tiene tiempo suficiente “para trabajar al grupo, ya puedo hacer solo recuperaciones”. Melli ha lamentado que “ya no puedes hacer entrenamientos para corregir los pequeños defectos que tienen ni coger a un niño y enseñarle cómo tiene que golpear o cómo posicionar el cuerpo”. En su opinión, los jóvenes jugadores “no están preparados para este esfuerzo. Son niños que están en la pubertad y todavía no están formados”. Por todo ello, Melli ha criticado duramente la gestión de la temporada por parte de la Federación Andaluza de Fútbol: “Nosotros somos un simple número de ficha en el que se paga un dinero por cada una y ellos necesitan terminar una temporada para cuadrar todo el dinero de esas fichas para no tenerlo que devolver. Lo que han hecho es pensar en ellos, en ellos y después en ellos”. Desde su punto de vista, “hubiera sido más lógico ponerla a una vuelta y cobrar la mitad de la ficha. Pero no, ellos quieren la tarta entera, no la mitad”.

En esta línea y a toro pasado, José Antonio Pacheco ha manifestado que haber jugado esta temporada “ni ha merecido ni va a merecer la pena. Creo que ha sido un error, no de la Federación, que puede hacer lo que le dé la gana, sino de los clubes que deberíamos haber dado un golpe encima de la mesa y haber dicho que por un año sin fútbol no pasa nada”. Para Melli, los protocolos de seguridad anticovid que la Federación Andaluza de Fútbol ha puesto en marcha para este curso “son de risa” y lo argumenta con la respuesta que le dio cuando se detectó un pequeño brote en su equipo: “La Federación me dijo que me buscara la vida por otro lado, que ellos por dos positivos no movían nada”. “El tema de covid ellos no lo controlan. A mí me han defraudado por completo”, ha denunciado. Por último, ha señalado que el único objetivo que se marca en los 14 partidos que todavía tiene pendiente su equipo es que “vayan recuperando el nivel de juego que empezaban a tener”.

El Ubrique UD consigue su primera victoria de la ‘estéril’ fase de ascenso

El Ubrique UD se alzó el domingo con su primera victoria en esta peculiar fase de ascenso de la Primera Andaluza tras superar por 3 – 2 al CD San Bernardo en un partido igualado que terminó desnivelando, una vez más, a 5 minutos del final con otro gol de Parra. Tras la última modificación de normas y criterios de esta fase de ascenso, ambos equipos llegaban a este encuentro sin apenas opciones de pelearle la primera plaza al Balón de Cádiz y, a pesar de ello, los dos buscaron y pelearon por la victoria, aunque sin esa presión de necesitar los puntos de manera imperiosa. Los ubriqueños dominaron durante la primera parte, en la que consiguieron frenar el juego combinativo y de toque de su rival a base de una presión alta arriba. Ya en la segunda, los sanroqueños se hicieron con el control del juego y generaron más ocasiones que su rival, al que le pesaron los últimos minutos por la falta de ritmo de competición.

El encuentro comenzó sin un dominador claro, con un Ubrique UD que le ponía ritmo al partido y presionaba a su rival para incomodarlo e impedir su salida de balón, intentando aprovechar los robos de balón para poner en aprietos al portero sanroqueño. A esto hay que sumar la tremenda efectividad de la que hizo gala el cuadro de Miguel Domínguez, que convirtió en gol las ocasiones de las que dispuso entre los tres palos, mientras que el CD San Bernardo se encontró con la figura de Alberto, que salvó a su equipo varias veces. En el minuto 21, Paco adelantó al Ubrique UD con un gol de falta directa en la que coló el balón por bajo,  raso y pegado al palo izquierdo del portero Tota. La respuesta del conjunto del Campo de Gibraltar llegó nueve minutos después con un gol de pena máxima por derribo de Mario a un rival que convirtió Piqui. Casi a continuación, Paco Volvió a marcar para poner el 2 – 1, al recuperar un balón en la zona de tres cuartos tras un despeje fallido de Tota, acercarse a la frontal del área y batir al meta visitante con un tiro fuerte y raso pegado al palo. Aun así, el CD San Bernardo tuvo un par de ocasiones para empatar el duelo antes del descanso. Primero, fue Pane el que desperdició otro penalti a favor que despejó Alberto en una buena intervención. Posteriormente, en el 45’, el portero ubriqueño también tuvo que desbaratar otra buena oportunidad de Pane, que peleó con Juanda por un balón al hueco que terminó despejando Alberto en su salida.

Tras el descanso, el guión del partido cambió, ya que el CD San Bernardo se hizo con el control de la situación y comenzó a generar más ocasiones ante un Ubrique UD que comenzó a notar el esfuerzo físico de la primera parte. En el 54’, Acevedo remató de cabeza sin oposición un centro desde la derecha que convirtió en el 2 – 2. A partir de ahí, lo intentaron Abel, Ledesma o Raúl, encontrándose siempre con una buena respuesta de Alberto para evitar que el gol sanroqueño subiera al marcador. Así fue la tónica de este segundo acto hasta que en el minuto 85 Paco controló un balón en el centro, abrió a la derecha a la internada de Peluca que sobre la línea de fondo sacó un centro al área visitante que Parra acertó a rematar con un buen cabezazo para poner el definitivo 3 – 2 y darle la victoria a su equipo sin tiempo a que el CD San Bernardo pudiera reaccionar.

Tras el partido, Alberto Ruiz comentó que en este partido “el equipo ha retomado sensaciones que veníamos teniendo al final de la primera fase. Se ha visto que el partido de Cádiz fue algo excepcional, que para nada merecimos ese resultado. Aquí hemos visto que ante el segundo del otro grupo hemos dado la cara y hemos sacado los tres puntos”. En su opinión “el equipo ha competido muy bien, aunque es verdad que al final nos hemos sentido un poco exhaustos”. El meta ubriqueño explicaba esto último destacando que en este partido el fútbol del Ubrique UD había sido “correr detrás del balón, tapar espacios, que jugaran por fuera y defender. Cuando corres todo el partido detrás del balón, sufres más. Ellos lo han tenido todo el tiempo y han llegado mejor a la segunda parte, pero no les ha bastado”. Del mismo modo reconoció que jugar sin nada en juego en la clasificación les había beneficiado en parte: “El equipo se ha soltado, se ha despejado, ha empezado a tener más confianza y a no tener miedo a fallar. Tenemos que aprender de estos partidos para darnos cuenta de que jugando tranquilos y con confianza somos mucho mejores de lo que somos engarrotados y con presión”.

Por su parte, el entrenador del Ubrique UD, Miguel Domínguez, considero “el resultado justo o incluso el empate, porque hay que destacar el partido que ha hecho el San Bernardo. En la segunda parte nos ha dominado por completo. Nosotros hemos tenido que hacer muchos movimientos, muchos jugadores que no estaban jugando en sus posiciones y se nos ha hecho largo porque no tenemos el ritmo de competición que tienen ellos”. Desde su punto de vista, “la primera parte que ha sido muy buena, con jugadas de mucha categoría”, mientras que “en la segunda parte se nos ha notado [la falta de] el ritmo de competición”. Del mismo modo, destacó la efectividad de su equipo y elogió la actuación de Alberto, “con paradas de una categoría superior a esta”, por lo que no dudó en afirmar que el meta del Ubrique UD “es el mejor portero de la categoría”. Domínguez también tuvo palabras para los cambios en el reglamento de esta fase de ascenso llevados a cabo la semana pasada por la Federación Gaditana, que llegó a calificar de “chapuza total”. “Te cambian las normas quedando tres jornadas. Ahora en el descenso te unen los dos grupos, pero para el ascenso se mantienen. Es una chapuza más de las que hacen”, añadió. En esta línea, reconoció que ya tienen ganas de que termine una temporada en al que nunca han podido coger el ritmo de competición con parones, suspensiones y jornadas de descanso, con un final en el que ya no se juegan nada.

Por último, el técnico del CD San Bernardo, Alexis de la Paz, confeso irse de Ubrique “con una sensación agridulce porque en la primera parte no hemos estado a la altura de lo que venimos haciendo. Hemos salido a un nivel de competición bajo”, aunque “en la segunda parte ya hemos tenido nuestra identidad de juego y hemos creado muchas ocasiones”. De la Paz también afirmó no entender el “cambio de criterio” en el reglamento a mitad de la fase de ascenso y lo consideró como “una gestión mal hecha”. Cabe destacar la paradoja de que, a pesar de terminar en la segunda posición de su grupo en la primera fase y de ganar el primer partido de la fase de ascenso, el conjunto sanroqueño acudía a este, su segundo partido, sin apenas opciones de pelear por la primera plaza.

El fútbol se muestra cruel con el Ubrique UD B

El Ubrique UD B se quedó sin ascenso a la Segunda Andaluza en la última jornada liguera tras haberse mantenido en la cabeza de la clasificación durante toda la temporada. Las dos derrotas en los dos últimos partidos han terminado dejando fuera del ascenso al equipo que partía con mayores opciones para hacerse con el título liguero. Tras caer en Puerto Serrano ante un rival directo, el equipo de Mario Casillas todavía mantenía opciones matemáticas tanto para lograr el ascenso como para adjudicarse el campeonato liguero, en función de los resultados que se diesen y siempre y cuando consiguiera vencer a La Rock Puente, conjunto al que había superado por 5 – 0 en el partido de la primera vuelta. Sin embargo, todo se torció en una jornada en la que terminó perdiendo por 3 – 1 y poniéndole el ascenso en bandeja al Nexstars, que logró ganar al Puerto Serrano Atlético por 1 – 2.

El Ubrique UD B salió al terreno de juego con esa presión mental de estar a las puertas de un éxito que de igual manera se podía esfumar si el equipo no estaba acertado. La primera media hora dejó un partido con mucho centrocampismo y pocas ocasiones de gol. Los ubriqueños se mostraron algo nerviosos, fallones en las entregas y cometiendo errores no forzados. La Rock Puente optó por intentar no dejar jugar a su rival, parándolo con faltas reiterativas si era necesario. No obstante, fue el cuadro serrano el que cobró ventaja en el marcador gracias al gol de pedro Barragán en el minuto 35, tras aprovechar un rechace del portero tras un tiro lejano. El partido no se le podía poner mejor al Ubrique UD, pero en apenas 5 minutos el equipo sanroqueño le dio la vuelta a la situación. En el minuto 40 Gustavo Lima empató a un gol, tras rematar de cabeza una falta en la que la defensa ubriqueña no estuvo acertada a la hora de hacer el fuera de juego, y tan solo 3 minutos después Francisco García logró el 1 – 2 aprovechándose del desconcierto visitante después de encajar el primer tanto.

Tras el descanso Mario Casillas echó a los suyos hacia arriba, adelantando las líneas y dejando una defensa de tres con el único objetivo de darle la vuelta al marcador, ya que solo le valía la victoria. Los ubriqueños lo estuvieron intentando, aunque el partido se volvió algo bronco con un rival que no quería que se jugara al fútbol, con constantes interrupciones y pérdidas de tiempo. El Ubrique UD B no supo tener cierta serenidad para revertir la situación, con los jugadores algo precipitados en la finalización de las jugadas, de manera que, aunque tuvieron alguna que otra ocasión, no supieron finalizarlas. Con el Ubrique UD B volcado, La Rock Puente amenazaba a la contra, hasta que en el minuto 61 terminó de matar el partido en un contragolpe en el que un defensa serrano se resbaló en el momento menos oportuno y Otmane Louraidi aprovechó para batir por tercera vez a Pedro Pazo. De ahí al final fue un quiero y no puedo de los jugadores ubriqueños, que terminaron abatidos al no haber sabido aprovechar la ocasión de haber ascendido en el año de su debut, después de haberlo tenido todo a favor.

El entrenador del Ubrique UD B, Mario Casillas, se resignaba en el día de hoy ante la derrota de ayer: “Esto es fútbol. A veces tenemos lo que merecemos y otras veces no. Nos quedamos ahí fuera de sitio, con algo que podíamos haber conseguido, que teníamos a la mano y se nos ha escapado”. Casillas ha reconocido que su equipo no estuvo a la altura de otras ocasiones y que quizás el estado de ansiedad le pudo, además de otros factores. Así, ha señalado que desde el inicio no tuvo buenas sensaciones: “Vi que el equipo no carburaba, algo pasaba. Incluso cuando nos adelantamos no me gustaba lo que estaba viendo”. El técnico serrano ha dejado claro que a pesar de todo se siente muy orgulloso del trabajo de su equipo, aunque ha matizado no estar satisfecho de su propio trabajo “porque quizás ayer debería haber planteado otra cosa o enfocar otra cosa”. “Ellos hicieron lo que yo les dije, intentaron hacer el sistema que yo puse y no salió bien”, ha añadido. Mario Casillas ha querido destacar la gran temporada dele quipo, a la que tan solo le ha faltado la guinda: “No puedo centrarme en el partido de ayer nada más, sino en la temporada que hemos hecho. Ha sido un proyecto que estaba ahí, que no se sabía si iba a salir o si no. Hoy es una realidad de un grupo de chavales con una condición humana única”. Para Casillas, “este grupo de chavales ha hecho una gran temporada.  No les puedo reprochar nada porque han trabajado de lo lindo”. Por ello ha considerado que lo de ayer fue “un día triste porque ves a estos chavales con el ánimo por los suelos y te duele”. Por último, ha señalado que el parón después de Semana Santa rompió la gran dinámica positiva que llevaba el equipo cuando quizás estaba en su mejor momento de la temporada y que tras la vuelta de la competición el equipo ha notado más presión y ansiedad para cerrar la temporada.

Al Ubrique UD le pasa factura el parón

El Ubrique UD cayó ayer en su estreno en la fase de ascenso ante el Balón de Cádiz por 3 – 0 tras un partido muy igualado y que se decidió en la recta final del mismo, a la que los ubriqueños llegaron con las fuerzas justas tras más de un mes sin competir debido a las restricciones de la alerta sanitaria. Un dudoso penalti rompió la igualdad en el minuto 70, ante un Ubrique que a partir de ahí buscó el empate dejando muchos espacios atrás que fueron aprovechados por los cadistas para sentenciar el choque.

Los ubriqueños salieron bien plantados al terreno de juego, dejando que su rival llevara la iniciativa, pero dejándole pocos espacios y esperando cazar alguna oportunidad. El resultado fue una primera parte muy disputada, con pocas ocasiones de gol claras, a pesar de algunas aproximaciones peligrosas de ambos conjuntos. Por destacar alguna, el Balón de Cádiz dispuso de una ocasión que acertó a despejar Alberto con el pie, mientras que los serranos lo intentaron llevando el peligro sobre todo por la izquierda, en donde Fran intentó desbordar una y otra vez a su par, aunque se les notó faltos de chispa en los metros finales.

El partido se fue al descanso con empate a cero y continuó con el mismo guión en la segunda parte, aunque ahora sí llegaron ocasiones más claras. Así, Leandro la tuvo tras una buena pared con Parra, pero su tiro demasiado flojo e inocente fue atajado por el meta rival. También la tuvo Parra y Alberto se tuvo que emplear a fondo para atajar un remate de cabeza. Con el paso de los minutos los ubriqueños fueron notando el mes sin competir y bajaron un peldaño físicamente. En este contexto, el colegiado Luna Cerezo vio como punible una caída de un jugador balonista en el área ubriqueña tras una jugada embarullada y señaló penalti a favor de los locales. Los visitantes protestaron esta polémica decisión por entender que no existió ninguna falta sobre el jugador cadista. Aun así, el árbitro mantuvo su decisión y Adrián Pascual convirtió la pena máxima en el 1 – 0. Era el minuto 70 y esta jugada condicionaría el partido para un Ubrique UD con las fuerzas justas en esta recta final. Los ubriqueños pelearon y dieron un paso adelante buscando el empate, con lo que dejó muchos espacios atrás que fueron aprovechados por su rival para matar el partido con el 2 – 0 de Adrián Pascual en el 73’ y el definitivo 3 – 0 José María García en el 79’.

El meta Alberto Ruiz, con el que hemos podido hablar en el día de hoy, ha señalado que “el equipo compitió muy bien hasta el tramo final de partido en el que las piernas nos pesaron un poco, aunque el resultado es demasiado abultado para lo que se vio en el terreno de juego”. El portero ubriqueño ha argumentado que el tiempo sin competir se tenía que notar de alguna manera ante un rival que jugaba ya su tercer partido de la fase de ascenso. En este sentido ha reconocido que “la dinámica de competición no era la misma que antes del parón”, aunque ha huido de excusas y ha afirmado que “el equipo compitió bien, pero le faltó ese puntito que nos está faltando esta temporada”. Desde su punto de vista, en la primera mitad “el equipo estaba muy cómodo, no sufrimos en defensa y no llegaron con claridad”. “No teníamos tanto balón como en otras ocasiones, pero el equipo estuvo aguantando bastante bien”, ha añadido, resaltando que su mayor peligro llegó con “aproximaciones con centros laterales que supimos defender”.

Sobre la jugada polémica del partido, Alberto ha calificado de “riguroso” el penalti señalado por el colegiado y, aunque la pena máxima pudo condicionar la última fase del partido, lo que realmente lo marcó, en su opinión, fue el tono físico: “El equipo luchó hasta el final, pero llegó un momento en el que ya no quedaban fuerzas”. Sobre esta fase de ascenso, el portero del Ubrique UD ha insistido en que “el equipo tiene que seguir luchando los partidos que quedan porque hay que intentar quedar lo mejor posible para mantener una imagen que refleje lo que de verdad somos”.

En otro orden de cosas, el Ubrique UD B no disputó finalmente el partido que le tenía que haber enfrentado ayer a la UD Esperanza 2019 debido a la incomparecencia del equipo jerezano. Por tanto, el partido se le da por ganado al conjunto ubriqueño, que se jugará buena parte de sus opciones para proclamarse campeón de liga mañana martes en Puerto Serrano, en donde recuperará el partido que se aplazó en su día ante el equipo polichero.

Los dos equipos sénior del Ubrique UD vuelven a la carga este fin de semana

Tras más de un mes de parón de la actividad deportiva al entrar Ubrique en el nivel 4 grado 2 de la alerta sanitaria, los equipos ubriqueños sénior del Ubrique UD volverán a competir este próximo fin de semana en sus respectivas categorías. Durante este tiempo, tanto en la plantilla del Ubrique UD como en la del Ubrique UD B se registraron varios casos positivos por coronavirus, por lo que no han podido entrenar con normalidad para preparar lo que será la fase decisiva de la temporada. De esta forma, el Ubrique UD debutará este domingo en la liguilla de la fase de ascenso de Primera Andaluza enfrentándose al Balón de Cádiz, que encabeza la clasificación tras haber ganado sus dos primeros compromisos. Por otro lado, el Ubrique UD B también jugará este domingo su último partido en casa ante la UD Esperanza 2019, manteniendo todas sus opciones de pelear por la primera posición y el ascenso a Segunda Andaluza.

El entrenador del Ubrique UD, Miguel Domínguez, ha señalado que “han sido unas semanas duras”, ya que, tras el último partido que disputaron en Sanlúcar, el equipo llegaba con “la moral súper alta y con ganas de empezar a entrenar para el playoff” y, por el contrario, tuvieron que parar toda su actividad durante tres semanas. “Ahora habrá que ver cómo nos afecta de cara al partido del domingo”, ha añadido. Domínguez ha aclarado que, a día de hoy, no hay ningún positivo en la plantilla y que, de hecho, se podría considerar que ya está inmunizada, puesto que tan solo hay dos o tres jugadores que todavía no han pasado la enfermedad. Sobre este último brote, el míster del Ubrique UD ha explicado que los jugadores afectados no han tenido síntomas graves: “Lo hemos pasado como si fuera un resfriado, así que, en parte contentos, viendo como están las cosas hoy en día con gente en la localidad que está ingresada”. En esta línea, Miguel Domínguez ha mandado ánimos “para que todas las personas se recuperen lo antes posible y bien”.

De cara al choque ante el Balón de Cádiz, el entrenador ubriqueño cree que este parón puede afectar al ritmo de competición, “puesto que llevamos un mes y una semana sin jugar y nuestro rival no ha parado desde entonces. Ellos han jugado ya dos partidos de esta fase y nosotros ninguno”. Por ello, ha considerado que “en algún momento se tiene que notar porque no es lo mismo estar solo entrenando que estar compitiendo”. No obstante, ha dejado claro que el equipo va dar la cara en Puerto Real: “Queremos intentar hacer algo bonito. Sabemos que es un reto complicado, de los más complicados que hemos tenido en estos años, ya que tendríamos que ganar los 4 partidos para intentar tener opciones”. Sobre su rival es consciente de que “este año de filial tiene poco. Se ha reforzado con jugadores de equipos punteros de la Primera Andaluza, como Puerto Real o Jerez Industrial. Es un equipo hecho para ascender”. Por último, ha manifestado no entender el criterio de la Federación Andaluza de Fútbol a la hora de suspender partidos: “La semana pasada lo suspenden ellos y esta semana nos obligan a ir a Cádiz. Son cosas incoherentes. Se suspende un partido porque tienes cierre perimetral, pero sí lo permiten 5 días después en la misma situación”.

Por su parte, el Ubrique UD B también volverá a jugar este próximo domingo en lo que será el primero de los tres partidos que tendrá que disputar en un plazo de siete días. Desde la Federación Gaditana de Fútbol se ha comunicado que todos los partidos atrasados se tienen que jugar antes de la última jornada, que será la del 2 de mayo. Por ese motivo, la propia Federación fijó de oficio que el Ubrique UD B tendría que jugar este sábado ante Puerto Serrano Atlético, un día antes de su enfrentamiento ante la UD Esperanza 2019. Ubriqueños y policheros mandaron un escrito solicitando el cambio de fecha y finalmente se jugará el martes 27 de abril a las 20 horas, aunque, según el entrenador del Ubrique UD B, Mario Casillas, por ahora se desconoce “dónde y cómo” se va a jugar porque “la situación en Puerto Serrano tampoco es muy buena”. Para Casillas, esta es una situación que perjudica flagrantemente a dos candidatos al título de liga y al ascenso: “No entiendo la forma de pensar de la Federación en esta recta final de la liga. […] Hay 4 equipos que estamos en la lucha y tan fácil era como atrasar la liga una semana más”. En su opinión, “la situación no es grata para nadie. Todos queremos jugar y disfrutar, pero con una seguridad”. Por ello ha sentenciado que “no puede prevalecer el fútbol sobre esta situación”.

El técnico ubriqueño ha explicado, que tras la media docena de positivos por coronavirus que se registró en la plantilla, sin síntomas graves, poco a poco han ido recuperando efectivos: “Hemos tenido una semana y media para ponernos al día. Hemos intentado hacer físico lo máximo posible para que el equipo se encuentre en la mejor situación y lo que sí veo es muchas ganas de jugar y seguir la línea que llevábamos”. A pesar de todo, ha reconocido que “seguramente se note al equipo un poco falto de ritmo” en este próximo choque ante el equipo jerezano de la UD Esperanza 2019. Mario Casillas ha resaltado la importancia de este partido para sus aspiraciones, aunque de momento no piensa más allá de este próximo domingo y quita presión a sus pupilos: “La única responsabilidad que tenemos es disfrutar. El temor que tengo es el ansia que puedan tener y la ansiedad por matar el partido rápido”. Sobre su rival ha advertido que “es un equipo rocoso y grande que intenta que no haya ritmo en el partido y que juega muy directo, por lo que hay que tener cuidado a balón parado”.