Javi Villa: el hombre récord de la Subida Ubrique

Hoy, de nuevo, hemos dedicado parte de nuestro tiempo a la XXV Subida Internacional Ubrique – Benaocaz y para ello hemos hablado con el asturiano Javi Villa, una de las voces más autorizadas a la hora de hablar sobre un trazado ubriqueño en el que siempre ha logrado la victoria desde que participara por primera vez allá por 2012. El piloto oficial de Bango Rácing Car regresa a Ubrique con el úiltimo BR53 con el objetivo de seguir trabajando en el desarrollo de la unidad, pero sin olvidarse de la lucha por la conquista de lo que sería su 7º título de Campeón de España: “En principio se sale para conseguirlo, aunque siempre para nosotros en cada carrera no se pierde el objetivo principal que es ir desarrollando el BR53”. A este respecto ha señalado que “cada día vamos demostrando que tenemos más material, que somos más rápidos y que estamos más cerca”, como ya se pudo comprobar en el Fito el pasado mes de mayo. En estos momentos, objetivo principal es “acortar la distancia que tenemos con los de cabeza en el Europeo”.

Por ello ha insistido en que “no todos los fines de semana estrenas gomas ni buscas el mejor tiempo ni muchísimo menos. Hay veces que terminamos carreras sabiendo que tenemos 3 y 4 segundos para ser más rápidos, pero nuestro foco está en el desarrollo del coche”. En este sentido ha anunciado que “a Ubrique vendrá un equipo de gente para ayudar con el tema, ya no solo de la electrónica en la parte del motor, sino de la parte técnica del chasis, desde ingenieros a telemetristas”. El piloto asturiano ha explicado que, en comparación con el BRC que vino a Ubrique en 2018, el nuevo coche “es fácil que esté rodando 4 y 5 segundos más rápidos por pasada”, aclarando que “de aquella unidad, quitando el chasis, en todo el resto no hay nada que vaya igual”, como por ejemplo el motor, que “ya no es que solo hayamos evolucionado el 1.000 cc, sino que ahora venimos con el 1.340 cc”.

Javi Villa ha mostrado sus ganas por ver la modificación del trazado que se incluye este año y se ha mostrado partidario de “hacer de una forma natural y no hacer chicanes artificiales”. Cuestionado sobre la posibilidad de batir el récord de la prueba que está en su posesión desde 2018 con 2:10.533, Villa ha afirmado que “habría que ver los metros que hacemos de más y la velocidad a la que podemos pasar por esa en comparación a antes de la chicane”. Por otro lado, ha destacado la calidad de una lista de inscritos más reducida que en años anteriores: “Ya no es solo el volumen. También considero que la calidad de los participantes que están este fin de semana es muy buena y eso nos tiene que importar también”. Por último, se ha referido a la ausencia de última hora de uno de sus máximos rivales, como es Joseba Iraola: “Es una pena que no esté Iraola que es la persona que nos puede apretar y con el que siempre tenemos un poco más de lucha”.

En otro orden de cosas, José Antonio Nieto ha llegado ya al ecuador de su Reto Solidario 2.200 Kilómetros tras completar en el día de ayer la cifra de 1.116 km en lo que fue su 27ª etapa, entre Santiago de Compostela y Arzúa. El ubriqueño ha recorrido en esta última semana lo que ha denominado como “el epílogo de ese triángulo entre Muxia, Finisterre y Santiago”, tras completar en una primera parte el Camino del Norte. “Ya vamos camino de Ubrique”, ha afirmado. En este sentido ha explicado: “Parece que tengo otra sonrisa en la cara, de oreja a oreja, porque ya voy para abajo, ya le estoy quitando muchos km a estos 2.200, tengo otro ánimo y vamos en camino, en el sentido bueno hacia Ubrique”.

Nieto asegura sentirse bien físicamente a estas alturas, aunque ha reconocido que “a partir de los 32 o 33 km el cuerpo se empieza a resentir y se siente uno bastante cansado”. En este sentido ha comentado que, tras casi un mes de pateo, como es normal, aparecen algunas pequeñas molestias en la espalda, los pies, las rodillas, los hombros y la parte lumbar que no le impiden seguir con el plan trazado. Eso sí, a partir de ahora el calor va a jugar un papel importante y será algo a tener en cuenta. Por eso, ha comentado que cuando el termómetro supere ya los 30° “habrá que cambiar un poco el comienzo de las etapas, empezar antes, sobre todo cuando entremos en Extremadura y Andalucía”. Por otra parte, José Antonio Nieto ha señalado que ahora que está recorriendo el Camino Francés sí se está encontrando con muchos más peregrinos, hasta el punto que ha pasado de no ver ninguno en alguna etapa a cruzarse con más de medio centenar.

El Ubrique UD benjamín se proclama campeón de su grupo y ya espera la fase de ascenso

Con una goleada ante el Bornense Atlético por 10 – 0, el Ubrique UD benjamín puso el punto y final el pasado viernes al campeonato liguero del subgrupo 9 de la 3ª Andaluza y lo hizo además como campeón invicto, con 9 victorias y solo un empate. Los ubriqueños han sido muy superiores a sus rivales y tan solo Villamartín y WEA Sierra de Cádiz han podido plantar cara de alguna manera al conjunto que ha dirigido Pepe Rodríguez Soto.

En opinión del técnico ubriqueño, “este año ha habido muy poca competitividad en este subgrupo”, a lo que hay que sumar una liga “demasiado corta y muy atípica”. Los continuos parones en la competición han complicado su seguimiento regular, de manera que ha sido difícil enlazar partidos más de tres semanas seguidas. Por ese motivo, “los niños no han entrado en la dinámica de la competición. No se ha tenido regularidad en los entrenamientos, hemos tenido horarios restringidos y en una hora tenías que hacer lo que te diera tiempo”. Desde su punto de vista, lo de este año ha sido más parecido a una pretemporada larga, en la que “no ha dado tiempo ni a analizar los partidos ni a prepararlos. Se han jugado tal como han venido”. Además, ha afirmado que también “hubiera preferido un grupo más competitivo porque los niños se acomodan”. Por todo ello, el entrenador del Ubrique UD benjamín ha señalado que, al final y a toro pasado, la competición liguera “no ha merecido la pena. Yo no hubiera comenzado la temporada porque a última hora esto ha sido un año perdido”. “No ha servido para nada porque no hemos entrenado como queríamos y no se ha hecho una competición buena que tuviera continuidad. Se han jugado 4 partidos salteados y nada más”, ha añadido. Para más inri, hasta el momento no ha recibido noticias desde la Federación Gaditana sobre el formato y la fecha de la fase de ascenso que le correspondería jugar como campeón de grupo, por lo que todavía no han dado por concluida la temporada y seguirán a la espera de los dictamine finalmente la Federación.

En otro orden de cosas, hoy hemos contactado con el ubriqueño José Antonio Nieto tras cumplir una semana desde que iniciara desde Irún el Reto Solidario 2.200 Km. Ayer jueves se encontraba en Santander en perfectas condiciones físicas después de haber recorrido casi 300 y “llevando las etapas como las teníamos planteadas, entre 40 y 45 km”. Aun así, Nieto ha reconocido que en los primeros días sí se había resentido físicamente un poco “porque no estaba habituado a la mochila y en la parte de los hombros y en la zona dorsal estuve resentido, pero a base de cremitas lo llevo bastante bien ahora mismo”.

Una de sus preocupaciones antes de empezar era la respuesta de sus pies a tiradas tan largas, pero en este sentido ha afirmado que “el mismo camino te va entrenando” y que “ojalá me duraran los pies tal como los tengo ahora mismo hasta Ubrique. Los cuido bastante por la mañana, por la tarde y por la noche”. En cuanto a los albergues y a pesar de que en el País Vasco la mayoría estaban cerrados, el marchador ubriqueño ha podido pernoctar sin problemas en todas las etapas, aunque en alguna ha tenido que cambiar el itinerario. Sobre el recorrido en sí, ha confesado que no le estaba gustando mucho porque “el 90% es alquitrán y acerado y hay muy pocos senderos”, aunque ha reconocido que “algunos paisajes que son de encanto”

Por otra parte, José Antonio Nieto ha contado que durante esta semana apenas se ha encontrado con más peregrinos en el Camino, a excepción de una pareja, que además colaboró económicamente con el reto solidario. También colaboró con un donativo el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, con el que coincidió en la inauguración de un albergue público de peregrinos de Santullán, en Castro Urdiales, y quiso sumarse a esta causa solidaria.

Más pódiums para un Rafael Carrillo que vive un momento dulce

El ubriqueño Rafael Carrillo volvió a subirse a un pódium en una prueba de triatlón el pasado sábado, con lo que últimamente cuenta todas sus participaciones por medallas. En esta ocasión fue en el Triatlón Marbella 2021, una prueba de distancia súper sprint (400 metros de natación, 10 km de bici y 3 km de carrera a pie) en la que se hizo con la tercera posición de la categoría junior con un tiempo de 32’57’’, consiguiendo además la 15ª posición de la clasificación general. El vencedor absoluto fue Juan José Durán, que empleó un tiempo de 30’29’’, mientras que el ganador en la categoría junior fue Rafael Arroyo, con 31’26’’. Esta medalla se suma a la lograda una semana antes en el I Triatlón de San Fernando, en el que también subió al tercer escalón del pódium.

El joven triatleta del AD Sevilla se ha mostrado satisfecho con su actuación: “De los tres triatlones que llevo este ha sido en el que la natación se me ha dado mejor. […] Lo que más perdí fue en la bicicleta. Era un circuito en el que cada trescientos o cuatrocientos metros había un giro de 180°, similar a una rotonda, y ahí no supe mantener la misma intensidad durante los 10 km y fui a trompicones”. Pero sobre todo, lo que ha querido destacar ha sido el segmento de carrera: “De la carrera a pie es de lo que estoy más contento. Creo que tengo ya una base bastante sólida. Me puedo bajar todo lo reventado que sea de la bicicleta que consigo tirar para adelante con la carrera a pie”. Carrillo ha reconocido que no esperaba terminar tan adelante en la clasificación general: “Sí que me esperaba estar en un top 30 o top 25, pero 15º no. Alegrías que te da la vida”

Cabe destacar, que las tres últimas pruebas en las que ha conseguido medalla han sido de distancias diferentes. Si en Guadix fue distancia olímpica y en San Fernando sprint, en esta ocasión afrontó una prueba más corta y explosiva que las anteriores. A este respecto ha afirmado que en esta prueba “no se puede pensar en guardar un poquito para la carrera a pie ni nada. Aquí era todo el rato a piñón” y que pequeños detalles como ponerte mal las zapatillas o dejar el desarrollo en la bicicleta para salir bien de la transición te pueden hacer bajar o subir un puesto en la clasificación. Rafael Carrillo ha reconocido también que ahora se encuentra en mejor estado de forma: “Los entrenamientos de ahora son los que más rápidos estoy metiendo en los 4 años que llevo en el triatlón. Quitando las competiciones, es ahora cuando más fuerte estoy”. Sus próximos compromisos serán un triatlón cross en Sevilla el 5 de junio y el 10 de julio un triatlón de distancia olímpica de San José del Valle.

En otro orden de cosas, el ubriqueño José Antonio Nieto comienza mañana viernes su ‘Reto Solidario 2.200 Kilómetros’ con el que pretende recorrer a pie esa distancia siguiendo varios itinerarios del Camino de Santiago con el fin de dar visibilidad y colaborar con la recaudación fondos que sufraguen la adquisición de unas prótesis que permitan volver a andar al ubriqueño Daniel Gómez Oñate. La idea es recorrer el Camino del Norte, para enlazar después con los epílogos de Muxía y Finisterre, tomar el Camino Francés en dirección contraria hasta Astorga y bajar por la Vía de la Plata hasta Ubrique. De esta manera, mañana arrancará su periplo desde Irún, con una primera etapa de 47 km que le llevará hasta Lezama. José Antonio Nieto tiene la intención de completar los 2.200 km en 48 etapas a una media de entre 42 y 50 km diarios. A pocas horas de comenzar su reto, Nieto ha reconocido que “los nervios están a flor de piel” y que “dormir, he dormido poco, pero estoy preparado física y mentalmente”.

Este componente del Club Senderismo 3 Caminos está totalmente concienciado con la responsabilidad de afrontar una empresa de esta envergadura: “Es un reto complicado, esto no lo he hecho nunca, no soy un profesional de esto y no tengo un equipo detrás que me esté apoyando, aunque sí tengo muchos compañeros del Club de Senderismo 3 Caminos y compañeros del trabajo que ahí están apoyándome y dándome ánimos”. Eso sí, una de sus preocupaciones que tiene a esta hora es el tema de la pernocta: “Lo que más me preocupa es encontrar sitio donde poder descansar y dormir. El 95% de los albergues están cerrados y de las 48 etapas tengo entre 20 y 23 etapas que no encuentro donde dormir. Tengo que ir solucionando el problema conforme se vaya presentado”. José Antonio Nieto va a cubrir una distancia diaria superior a las que marcan las etapas oficiales del Camino porque “si lo marco por etapas iba a necesitar 3 meses para poder terminar. Físicamente creo que estoy bien, pero eso lo van a decir los kilómetros poco a poco”. “Me he marcado un reto, unas etapas y tengo que ir mentalizado de cumplirlas más o menos y llevarlas casi a rajatabla. Todo va a depender de la forma física en la que me vaya encontrando y también un poco de los pies, que son los que van a mandar en el Camino”, ha añadido.

También se ha referido a la última parte del reto, la que le llevará a recorrer las comunidades de Extremadura y Andalucía en pleno verano, con la dificultad añadida de las altas temperaturas y la mayor dispersión existente entre los núcleos urbanos. Por ello ha explicado: “Estoy concienciado de que, si tengo que caminar de noche y descansar de día, lo voy a hacer”. Por último, José Antonio Nieto ha manifestado: “Yo tengo mi reto por delante que son 2.200 km y el pueblo de Ubrique tiene otro reto, que es intentar colaborar con un donativo e intentar que se puedan llevar esos dos retos conjuntamente”.

Las contribuciones económicas a beneficio de la familia Gómez Oñate se podrán realizar en dos números de cuentas de entidades bancarias (Santander y Unicaja) y a través del Bizum 628 735 654.

El GESUB concluye los trabajos de exploración de la sima Jibe

El Grupo de Exploraciones Subterráneas de Ubrique (GESUB) anunció hace dos semanas la finalización de los trabajos de exploración y topografía de la sima Jibe que revelan que esta cavidad cuenta con una profundidad de 134 metros y un desarrollo de 662 metros, con lo que se convierte en la sima más importante del término municipal de Ubrique, siendo además la 14ª en profundidad y la 7ª en longitud de la provincia de Cádiz.

David Canto, componente del GESUB, ha explicado que hasta su descubrimiento no se conocía ninguna sima que bajara de los 60 metros en el término municipal de Ubrique. Por ello ha mostrado una gran satisfacción, a pesar de que finalmente no han podido encontrar agua, como en principio esperaban: “Todo el mundo sabe que Ubrique está encima de un lago, pero todavía no hemos podido dar con él”, ha afirmado.

Los trabajos de exploración comenzaron hace unos 3 años, cuando componentes del GESUB localizaron la entrada de la sima. En total se habrán realizado más de una veintena de entradas en la que han llegado a participar casi 20 grupos diferentes de espeleólogos.

David Canto ha comentado que la sima Jibe es “una diaclasa, una falla que se hace en la piedra. El problema es que, cuando se crea esa falla, la grieta está más abierta, pero conforme se baja, se va cerrando más hasta que llega un momento en el que se hace impenetrable”. Eso hace que este tipo de formaciones no sean muy atractivas visualmente, aunque no es precisamente el caso de Jibe: “A pesar de ser una diaclasa, “tiene la peculiaridad de que está muy concrecionada. Tiene estalactitas, estalagmitas, columnas, etc”.

A todo esto, hay que añadir que, en su penúltima entrada, los componentes del GESUB localizaron un ejemplar de pseudoescorpión, una especie que solo conocían por fotos. Para Canto, “gracias al descubrimiento van a venir espeleólogos de toda Andalucía porque quieren conocer la sima”.

El espeleólogo ubriqueño ha señalado que el final de la sima está marcado por una grieta que les impide el paso, pero insiste en que “la sima nos da un viento que nos dice que ahí abajo hay algo, o un cavernamiento o agua”. En esta línea, ha subrayado: “No hemos llegado al nivel freático de Ubrique, pero sí más abajo del nacimiento de Ubrique Alto”.

La Sima Jibe está localizada en la sierra de Ubrique, cerca de la pared del aljibe, de ahí su nombre. El acceso tiene un descenso inicial en una pared vertical de ocho metros, a los que le siguen distintos pozos, alternándose grandes espacios como puntos de gran estrechez. Todo ello junto a rampas, subidas y bajadas que pueden realizarse a pie, algunos destrepes y zonas más técnicas. En cuanto a formaciones, podemos encontrar una gran variedad de estalactitas, estalagmitas, columnas, banderas, coladas, excéntricas, gours, perlas y otras concreciones que se forman bajo el agua.

‘El 8 Andaluz’: el reto de unir las ultras del Bandolero y del Genal

‘El 8 Andaluz’ es un reto deportivo surgido de la mente del ubriqueño Pedro Jesús Domínguez Rincón consistente en completar los recorridos de las 100 Millas del Bandolero y de la Gran Vuelta Valle del Genal en menos de 73 horas, o lo que es lo mismo, recorrer 300 km y 12.900 metros de desnivel positivo en ese tiempo. Y eso es lo que hizo junto a su compañero del club San Pedro Atletismo Víctor Manuel Doblas el pasado fin de semana, empleando para ello un tiempo de 71h56’. Todo un reto físico, personal y deportivo al alcance de muy pocos.

Para realizar esta proeza, Pedro Jesús Domínguez se inspiró en su amigo Fali ‘el Coletas’, que hace años unió las dos pruebas de montaña más importantes de Europa, la Ultra Trail du Mont Blanc y el Tor des Geants, en una hazaña que denominó ‘El 8 Alpino’ por la forma del recorrido que completó. Pedro Jesús Domínguez Rincón ha confesado que la idea la tenían en mentes desde hace años: “Desde que empezó el Genal me animaba combinar los dos recorridos y este año era el idóneo por el dichoso Covid”. A modo de homenaje a Fali ‘el Coletas’, el deportista ubriqueño decidió bautizar su reto como ‘El 8 Andaluz’. El reto se iba a hacer en régimen de autosuficiencia y con un tiempo límite de tiempo de 73 horas, resultante de sumar los tiempos de corte de las dos carreras.

El recorrido arrancó en Prado del Rey el viernes a las 6 de la tarde para completar la primera parte de Bandoleros hasta Jimera de Líbar. A partir de ahí enlazaron por carretera con el recorrido del Genal en Atajate. Tras completarlo, volvieron de Atajate a Jimera y afrontaron la segunda parte del recorrido de Bandoleros. En su planteamiento estipularon los tiempos de paso por todos los puntos de control de las carreras para ir controlando, aunque en el Genal se encontraron con el problema de que en los tracks del recorrido diseñado para este año se incluían senderos que finalmente no se han limpiado y otros que pasan por fincas privadas que solo se abren el día de la carrera. Esta eventualidad les hizo perder mucho tiempo buscando caminos.

La pareja no durmió la primera noche y la segunda lo hicieron una hora en la parada de autobús de Genalguacil. “Llegamos a Jimera sobre las 2 de la madrugada del domingo al lunes y allí vimos que la cosa estaba muy justa para poder llegar en el horario previsto. Hicimos un cónclave, pensamos en los horarios que nos quedaban y las posibilidades de llegar y vimos que teníamos para dormir media hora”, ha afirmado Domínguez. Lo hicieron así y a las 3 de la madrugada salieron, ‘clavando’ todos los tiempos que se habían planteado para llegar.

Sobre si éste ha sido el reto deportivo más duro que ha afrontado, Pedro Jesús Domínguez ha señalado que “cada cosa tiene lo suyo, posiblemente sea casi de lo más, aunque las sensaciones y las percepciones son distintas. Hay cosas en las que he sufrido más o me ha costado mucho más trabajo. Esto se me ha dado muy bien y quizás eso le quite que sea capaz de valorar lo que hemos hecho”. Del mismo modo también ha reconocido que el esfuerzo realizado les ha dejado pocas secuelas: “Los pies bastante hinchados el día después y muscularmente un poco cargado. Hay días que he entrenado 30 o 40 km y estaba mucho peor al día siguiente”.