El ubriqueño Carlos Javier Arenas, junto a su compañero Jesús Bracho, logró el pasado sábado finalizar por cuarta vez una edición de la exigente Andalucía Bike Race, una de las pruebas por etapas más prestigiosas del mundo del MTB que se desarrolla durante 6 días en las provincias de Jaén y Córdoba y que es puntuable para la UCI Mountain Marathon Series. Arenas y Bracho, que estaban inscritos en máxima categoría, la UCI Marathon Series Men, completaron los 350 km de recorrido y los casi 11.000 metros de desnivel positivo en un tiempo de 20h04’45’’, finalizando en la 53ª posición.

El ciclista ubriqueño volvía un año más a una carrera que la considera como “una de las mejores pruebas del mundo y tenemos la suerte de tenerla aquí en Andalucía. Ir para mí es un placer e intentaré estar muchos años mientras pueda”. A diferencia de otros años, Arenas ha asegurado que “nos la hemos tomado de otra manera. Hemos querido disfrutar un poquito más de esta carrera y, al final, los tiempos han salido casi igual que el año pasado”. En este sentido ha reconocido que “hemos disfrutado más porque íbamos de otra manera, no paseándonos, pero intentando disfrutar más de la carrera, de los corredores buenos, de estar allí con ellos cuando termina la carrera y de pararnos en los avituallamientos e intentar recuperar un poquito”. El componente del Symisur Centauro Bikes ha señalado también que competir en la categoría élite “motiva mucho más porque sales con los buenos. Además, ellos siempre van delante de ti y tú llevas el terreno libre y no te encuentras tapones”. “Correr con los buenos es ahora mismo un aliciente que me gusta más que correr en Máster 40”, ha confesado.

En lo puramente deportivo, la propuesta de este año englobaba 2 etapas en la ciudad de Jaén, una en Andújar, una contrarreloj en Villafranca de Córdoba y otras dos etapas más en Córdoba capital. En general, recorridos duros y técnicos, aderezados con la belleza del paisaje, tanto en tierras jiennenses como en las cordobesas, en los que tienes que ir regulando las fuerzas para llegar a las dos últimas etapas en buenas condiciones físicas. Carlos Javier Arenas ha confesado haber disfrutado en esta edición porque, además de haber llegado en un buen estado de forma tras haber participado hace dos semanas en la Leyenda de Tartessos, la edición de este año “ha sido como la he conocido años atrás, no como el año pasado con el Covid”. El ubriqueño ha empezado fuerte este 2022, participando en estas dos exigentes pruebas UCI, “y porque no tengo más tiempo, si no hubiera estado en la Mediterranean Epic o en Costa Blanca”, ha añadido. En esta línea ha adelantado que este año quiere seguir participando en pruebas por etapas y que ya tiene entre ceja y ceja Colina Triste en Burgos, 2 Reinos en Murcia, la Vuelta a Andalucía o el Campeonato Provincial de Málaga de BTT Maratón.

En otro orden de cosas, el ciclista junior Alejandro Gómez tuvo ración doble de competición el pasado fin de semana. El sábado participó en el 56º Circuito del Guadiana, primera prueba de la Copa de España de Ciclismo en Ruta que se disputó en Don Benito y donde se llevó la victoria Pablo Lospitao encabezando a un grupo de escapados que entraron en meta con un tiempo de 2h02’10’’. El ubriqueño entró con el pelotón a 32 segundos. Mejor le fueron las cosas el domingo en el Trofeo Antonio Gómez del Moral ‘IX Subida al Santuario Virgen de la Sierra’, segunda cita del Careba en la que logró la tercera posición de la categoría junior, a 50’’ del vencedor, Pablo Torres, que paró el crono en 43’43’’. En la categoría Élite también corrió el ubriqueño Jesús Castellano, que finalizó en la 20ª posición a 08’09’’ del vendedor, Óscar González (42’18’’).

Etiquetado en: