El Ubrique UD cayó ayer en su estreno en la fase de ascenso ante el Balón de Cádiz por 3 – 0 tras un partido muy igualado y que se decidió en la recta final del mismo, a la que los ubriqueños llegaron con las fuerzas justas tras más de un mes sin competir debido a las restricciones de la alerta sanitaria. Un dudoso penalti rompió la igualdad en el minuto 70, ante un Ubrique que a partir de ahí buscó el empate dejando muchos espacios atrás que fueron aprovechados por los cadistas para sentenciar el choque.

Los ubriqueños salieron bien plantados al terreno de juego, dejando que su rival llevara la iniciativa, pero dejándole pocos espacios y esperando cazar alguna oportunidad. El resultado fue una primera parte muy disputada, con pocas ocasiones de gol claras, a pesar de algunas aproximaciones peligrosas de ambos conjuntos. Por destacar alguna, el Balón de Cádiz dispuso de una ocasión que acertó a despejar Alberto con el pie, mientras que los serranos lo intentaron llevando el peligro sobre todo por la izquierda, en donde Fran intentó desbordar una y otra vez a su par, aunque se les notó faltos de chispa en los metros finales.

El partido se fue al descanso con empate a cero y continuó con el mismo guión en la segunda parte, aunque ahora sí llegaron ocasiones más claras. Así, Leandro la tuvo tras una buena pared con Parra, pero su tiro demasiado flojo e inocente fue atajado por el meta rival. También la tuvo Parra y Alberto se tuvo que emplear a fondo para atajar un remate de cabeza. Con el paso de los minutos los ubriqueños fueron notando el mes sin competir y bajaron un peldaño físicamente. En este contexto, el colegiado Luna Cerezo vio como punible una caída de un jugador balonista en el área ubriqueña tras una jugada embarullada y señaló penalti a favor de los locales. Los visitantes protestaron esta polémica decisión por entender que no existió ninguna falta sobre el jugador cadista. Aun así, el árbitro mantuvo su decisión y Adrián Pascual convirtió la pena máxima en el 1 – 0. Era el minuto 70 y esta jugada condicionaría el partido para un Ubrique UD con las fuerzas justas en esta recta final. Los ubriqueños pelearon y dieron un paso adelante buscando el empate, con lo que dejó muchos espacios atrás que fueron aprovechados por su rival para matar el partido con el 2 – 0 de Adrián Pascual en el 73’ y el definitivo 3 – 0 José María García en el 79’.

El meta Alberto Ruiz, con el que hemos podido hablar en el día de hoy, ha señalado que “el equipo compitió muy bien hasta el tramo final de partido en el que las piernas nos pesaron un poco, aunque el resultado es demasiado abultado para lo que se vio en el terreno de juego”. El portero ubriqueño ha argumentado que el tiempo sin competir se tenía que notar de alguna manera ante un rival que jugaba ya su tercer partido de la fase de ascenso. En este sentido ha reconocido que “la dinámica de competición no era la misma que antes del parón”, aunque ha huido de excusas y ha afirmado que “el equipo compitió bien, pero le faltó ese puntito que nos está faltando esta temporada”. Desde su punto de vista, en la primera mitad “el equipo estaba muy cómodo, no sufrimos en defensa y no llegaron con claridad”. “No teníamos tanto balón como en otras ocasiones, pero el equipo estuvo aguantando bastante bien”, ha añadido, resaltando que su mayor peligro llegó con “aproximaciones con centros laterales que supimos defender”.

Sobre la jugada polémica del partido, Alberto ha calificado de “riguroso” el penalti señalado por el colegiado y, aunque la pena máxima pudo condicionar la última fase del partido, lo que realmente lo marcó, en su opinión, fue el tono físico: “El equipo luchó hasta el final, pero llegó un momento en el que ya no quedaban fuerzas”. Sobre esta fase de ascenso, el portero del Ubrique UD ha insistido en que “el equipo tiene que seguir luchando los partidos que quedan porque hay que intentar quedar lo mejor posible para mantener una imagen que refleje lo que de verdad somos”.

En otro orden de cosas, el Ubrique UD B no disputó finalmente el partido que le tenía que haber enfrentado ayer a la UD Esperanza 2019 debido a la incomparecencia del equipo jerezano. Por tanto, el partido se le da por ganado al conjunto ubriqueño, que se jugará buena parte de sus opciones para proclamarse campeón de liga mañana martes en Puerto Serrano, en donde recuperará el partido que se aplazó en su día ante el equipo polichero.

Etiquetado en: