El juego ofensivo, la asignatura pendiente del Atlético Ocuri

El Atlético Ocuri cayó nuevamente en casa ante el Barbate CF por 0 – 4 en un partido que siguió el guión de los de las últimas jornadas, en los que las ubriqueñas compiten de tú a tú a rivales que en la primera vuelta del campeonato liguero le pasaban por encima, aunque todavía esa mejoría no tiene su reflejo en la clasificación, en donde ocupa la última posición con una victoria conseguida en 24 partidos.

En esta ocasión, ambos equipos protagonizaron un duelo igualado, en el que las barbateñas supieron hacer valer su mayor experiencia a pesar de la juventud de sus jugadoras. En la primera parte fueron las visitantes las que tomaron la iniciativa ante un Atlético Ocuri bien replegado atrás que intentaba dejar los menos huecos posibles a su rival. Así, el Barbate comenzó a generar ocasiones, aunque unas veces las intervenciones de María del Carmen Pérez y otras la falta de puntería de sus delanteras, evitaron que se pusieran por delante en el marcador mucho antes. Fue en el minuto 42 cuando Laura Cifuentes rompió el entramado defensivo ubriqueño para poner el 0 – 1 y tan solo un minuto después Alba Sobrero transformó un penalti decretado por el colegiado a favor de las visitantes. De esta manera, el partido se fue al descanso con un 0 – 2. Tras el paso por vestuarios, las ubriqueñas dieron un paso hacia delante y comenzaron a merodear el área rival y a llegar con mayor sensación de peligro ante un Barbate que nada más arrancar la segunda parte consiguió el 0 – 3 y apostó por dar minutos a las menos habituales y por probar nuevas posiciones. De esta forma, el Atlético Ocuri tuvo varias llegadas con peligro que no supo resolver en el último momento, mientras que su rival cerró el marcador en el minuto 89 con el cuarto gol, obra de África Melero.

Tras el partido, la capitana ubriqueña Mari Ángeles Saborida ‘Chiqui’ contó que “la idea era aguantar en la primera parte, ver cómo respondía el equipo, ver cómo respondían ellas y así actuar nosotros. Hemos tenido la mala suerte de que los dos goles nos han caído en los dos últimos minutos de la primera parte, con un penalti desafortunado”. No obstante, aseguró que “estamos orgullosas de que al menos ya llegamos a portería, que en la primera vuelta prácticamente no pasábamos del medio campo, todo era defender, defender y defender. Ahora parece que estamos achuchando un poco delante, pero el problema que tenemos es que no vemos de cara al gol”, En esta línea destacó que “hemos conseguido quitar resultados tan abultados” y que “se ve una mejoría. Al principio era muy frustrante porque cuando más intentábamos, menos resultados veíamos. Ahora lo intentamos y lo vemos”. Sobre el estado de ánimo de la plantilla reconoció que “no estamos en una nube, pero al ver mejoría la cosa va cambiando, los ánimos son diferentes. […] A ver si el año que viene el proyecto sigue hacia adelante y al menos podemos competir. Lo que pedimos es poder competir y ver cara al gol”.

Por su parte, la entrenadora del Barbate CF, Mari Hidalgo, explicó que “hemos jugado una primera parte bien planteada, hemos procurado que el balón se moviera de derecha a izquierda, que habitualmente no lo hacemos. Lo que queríamos hacer es empezar a jugar con menos balonazos y más juego decente de fútbol”.  “Ya en la segunda parte hemos manejado un poco a algunas jugadoras que no están acostumbradas a jugar en algunas posiciones y eso también nos ha ocasionado problemas detrás”, añadió. En su opinión, en la segunda parte las jugadoras ubriqueñas “han apretado bastante”, por lo que no dudó en afirmar que “las chicas del Atlético Ocuri lo están haciendo bastante bien porque tampoco es tan fácil la liga en la que estamos”. Hidalgo señaló que “esperaba que no iba a ser fácil y no lo ha sido, ha sido un partido bastante equilibrado y hemos perdonado muchos goles en el primer tiempo”.