Juan de Dios Mateos Garcés, finisher en la Algarviana Ultra Trail

El ubriqueño Juan de Dios Mateos Garcés consiguió el pasado fin de semana finalizar con éxito su participación en la quinta edición de la Algarviana Ultra Trail, una prueba de ultrafondo de más de 300 kilómetros que atraviesa la región del Algarve portugués de oeste a este, desde Sagres, junto al faro del Cabo de San Vicente, hasta Alcoutim, a orillas del Río Guadiana. Mateos cruzó la meta tras 68h12’51’’ en la 26ª posición de la general, siendo además el segundo español. El ganador de la prueba fue el luso Dinis Ribeiro, que empleó un tiempo de 47h35’13’’, por delante de la francesa Claire Bannwarth (47h35’13’’) y del también portugués 49h58’25’’.

La Algarviana Ultra Trail está limitada a solo 100 corredores que para poder participar tienen que acreditar haber participado en otras pruebas importantes de ultrafondo. No se trata de una carrera señalizada, por lo que los participantes deben seguir un track que en su mayor parte recorre el GR 13 conocido como la Vía Algarviana. Además, de los 305 km de distancia, los corredores tienen que superar un desnivel de más de 8.000 metros positivos acumulados y hacerlo en menos de 72 horas. En la edición de este año solo 33 participantes consiguieron terminar la prueba.

“Es una barbaridad, pero era otro reto más de los que suelen haber por ahí y me apetecía probar. Nunca pensé que pudiera terminarlo porque nunca había tenido la oportunidad de hacer una prueba de este tamaño. Sí es cierto que había hecho ya alguna de 225 km y otra de 205, pero eran pruebas que no eran competitivas”, ha expresado hoy en los micrófonos de Radio Ubrique Juan de Dios Mateos.

El corredor ubriqueño ha explicado que planteó la prueba “apurando las horas de corte. Lo hice en el Mont Blanc y me sirvió y en esta ocasión pensé que me podía valer”. No obstante, ha reconocido que “las horas de corte han sido muy estrechas y no te da tiempo a relajarte o a descansar”. En este sentido, ha asegurado que ha dormido unos 40 minutos en los tres días que ha durado la carrera, destacando que “en la segunda noche sin dormir ves visiones y en la tercera hablas con ellas”. Mateos ha señalado que acabó “bien físicamente”, incluso “terminé corriendo los últimos kilómetros” porque “suelo dejar algún cartuchillo para el final de la carrera, sea la prueba que sea”. A pesar de todo, ha confesado tener algunas secuelas físicas, sobre todo en los pies, aunque ya está “deseando volver otra vez, cuando esto se me ponga bien, a salir al monte a caminar, a sentarme en una piedra, a disfrutar y a buscar la soledad que a uno le gusta”.

Juan de Dios Mateos ha explicado que “hace ya mucho tiempo que para mí esto no es competir, es hacer lo que me gusta. Tanto en Bandoleros como en otro tipo de pruebas no me he visto compitiendo para intentar conseguir mejores marcas porque ya no puedo, mi cuerpo ha llegado a un límite en el que es muy difícil conseguir lo que ya conseguía. Por ello, mi manera ahora mismo de hacer deporte es esta, disfrutarlo de esta manera, que me da la posibilidad de sentirme a gusto”.