Reparto de puntos en un calco del choque de la primera vuelta

Ubrique UD B arrancó la segunda vuelta del campeonato liguero de 3ª Andaluza con un empate en casa ante el Rivera CD en un partido calcado al de la primera vuelta, en el que los paterneros supieron imponer su juego de lucha y de brega, sobre todo cuando tuvieron el marcador a favor, con la idea de que se jugara lo menos posible para incomodar a unos ubriqueños que casi al final del partido obtuvieron el premio a su insistencia con el gol de Miguel Rubiales que supuso el definitivo 1 – 1.

En líneas generales el partido dejó poco fútbol. El Rivera CD no dejó jugar a su rival, con muchas interrupciones, juego muy trabado, por momentos duro, y con un árbitro excesivamente permisivo. Aun así, el Ubrique UD gozó de dos buenas ocasiones en la primera mitad que no llegó a materializar, mientras que el equipo visitante tan solo lo intentó con un tiro lejano que Pedro Pazo detuvo sin problemas. Ya en la segunda parte el partido siguió la misma tónica hasta que en el minuto 55 el colegiado señaló penalti por una falta clara dentro del área ubriqueña. Cristóbal Peña fue el encargado de lanzar una pena máxima que Pedro Pazo detuvo en primera instancia, aunque el colegiado obligó a repetir el lanzamiento por considerar que el meta ubriqueño se había adelantado. De segundas, el jugador paternero ya no falló y puso a su equipo por delante. Con el marcador a favor, el Rivera CD se encerró atrás para defender el resultado ante un Ubrique UD B, que tenía dificultades para desplegar su juego, lo que no le permitía crear muchas ocasiones. No obstante, gozó de alguna oportunidad clara que no llegó a definir y no fue hasta las postrimerías del partido cuando por fin consiguió el gol del empate gracias a un zurdazo de Miguel Rubiales desde el borde del área que coló en la portería visitante. Ya no hubo tiempo para más y paterneros y ubriqueños terminaron repartiéndose los puntos.

Sobre este partido hemos hablado hoy con Pedro Barragán, que ha reconocido que el resultado no les deja satisfechos, aunque sí con la sensación de “ganar un punto en vez de perder dos”, teniendo en cuenta que el empate “fue al final, llevábamos todo el partido atacando y no llegaba el gol” cuando los visitantes “estaban bastante concentrados, jugando a lo que querían y estaban a gusto”. No obstante, el delantero ubriqueño ha recalcado que quizás esperaban algo más de este primer partido del año porque “veníamos de una racha de buenos partidos, buen juego y de puntuar, que era lo importante y vino el Rivera CD aquí con un partido parecido a lo que nos impuso allí, un partido duro, correoso y de gente veterana”. “Intentamos imponer nuestro juego, tuvimos algunas ocasiones bastante claras, pero en el momento en el que se pusieron por delante ya jugaron a su juego y caímos en la tentación de ellos”, ha añadido. En su opinión, “pecamos de inocentes y entramos un poco al trapo. Tenemos que hacer autocrítica respecto a esto porque a veces tenemos que saber callarnos, jugar nuestro juego e intentar sacar el partido adelante”. Del mismo modo se ha referido a la llegada del parón navideño cuando el equipo estaba en su mejor momento: “Estos parones nos vienen muy mal porque somos un equipo que físicamente estamos bien, que podemos aguantar muchos partidos seguidos. Cuando llevas una buena racha en la que el equipo coge confianza, tiene la cabeza arriba y va a ganar los partidos, te llega un parón de estos y ya le cuesta arrancar”. A pesar de todo ha asegurado que “va a cambiar rápido”, ya que “confío mucho en todo el equipo y creo que vamos a sacar puntos esta 2ª vuelta, vamos a estar arriba y vamos a estar peleando por el playoff”. “Esta segunda vuelta vamos a perder pocos partidos. Lo fuerte de nosotros va a ser la segunda vuelta”, ha afirmado.