Panadero reaparece con el gol de la victoria en el derbi asturiano de la 2ª RFEF

El delantero ubriqueño Francisco Panadero volvió el pasado fin de semana a los terrenos de juego, tras casi dos meses de lesión, y lo hizo a lo grande, marcando el gol que le dio la victoria al Unión Popular Langreo en el derbi asturiano de la 2ª RFEF ante el hasta entonces imbatido Real Avilés. Los langreanos, que llevaban seis partidos sin ganar en casa, se adelantaron en el marcador al cuarto de hora, pero los avilesinos lograron igualar de penalti en el minuto 77. Ahí emergió la figura de un Panadero que poco antes había entrado al terreno de juego y tan solo 7 minutos después aprovechaba una gran asistencia de su portero Adrián Torre para controlar en la frontal del área, deshacerse de la marca de su defensor y marcar el definitivo 2 – 1.

Para el ubriqueño fue el regreso soñado: “Es por lo que uno trabaja, para volver lo mejor posible y, encima de todo, si tengo la suerte de volver y marcar el gol que nos daba el triunfo en un derbi tan importante, pues la moral por las nubes”. “Las sensaciones fueron buenas porque el gol cambia mucho la perspectiva del delantero. Físicamente sé que me falta todavía bastante porque después de dos meses parado pierdes una pretemporada que es lo que te hace estar bien para la liga”, ha comentado el ariete ubriqueño que esta temporada tan solo pudo disputar los dos primeros partidos de liga antes de lesionarse. En este sentido, Panadero ha explicado que esta última lesión tuvo su origen en otra que sufrió el pasado año en el filial del Levante que derivó una fibrosis muscular que acabó rompiéndose de nuevo. De esta manera y tras hablar con los servicios médicos del Langreo, Pana pudo acceder a un programa de recuperación de la AFE que le llevó durante una semana a una de las mejores clínicas de España en Madrid, para posteriormente continuar la recuperación siguiendo las pautas que le marcaron hasta su total puesta a punto. Tras su reaparición, el delantero de la UP Langreo ha asegurado que “trabajando como trabajo, con el equipo, el míster y el preparador físico, en poco tiempo recuperaré el nivel físico que quiero”.

A buen seguro será un refuerzo importante para su equipo en estos momentos, ya que hasta el pasado domingo llevaba 6 partidos sin ganar en casa. Según su opinión, “esta victoria ante un equipo que venía invicto como el Avilés, de los llamados a luchar por el ascenso a la 1ª RFEF, nos da mucha moral para lo que viene. Creo que a partir de esta semana se va a marcar dónde vamos a estar este año”. Desde su punto de vista, “merecemos más puntos de los que tenemos, por los partidos de casa, sobre todo. Fuera no hemos conseguido competir durante todos los minutos que nos hubiera gustado. Ha habido minutos muy buenos y otros en los que no hemos conseguido ser el equipo reconocible que queremos”. Para Panadero, “tenemos que tener los pies en el suelo y certificar la permanencia lo antes posible porque solo hay que ver la clasificación para saber que es una liga muy igualada. Después, si la plantilla nos lo permite y nos respetan las lesiones a todos, mirar lo más arriba posible y soñar con lo más grande”.

Francisco Panadero ha reconocido que tras su etapa en el filial levantinista vio con buenos ojos el interés en su regreso de la UP Langreo: “Estaba dispuesto a volver porque aquí estuve muy bien, muy a gusto y muy feliz. El ambiente que hay dentro del club es fantástico y el vestuario es uno de los mejores en los que he estado en mi carrera. Encima se le sumaba que este año la afición podía entrar y podía disfrutarla. La mejor opción para mí y para mi futuro era volver aquí”. Por último, ha confesado sentirse muy bien en Langreo: “Es un sitio muy recomendable para vivir. La gente apoya mucho al club, te apoyan a ti y sentirse querido es un plus más”.